Un pacto matrimonial

Un pacto matrimonial

Pocas personas se dan cuenta de que el antiguo pacto era esencialmente un pacto matrimonial por medio del cual Dios era un esposo para Israel (Jeremías 31:32 Jeremías 31:32No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En ese pacto, Israel, la esposa, había consentido en someterse a Dios y obedecer sus leyes. Pero ella no lo cumplió. El adulterio que Israel cometió con los dioses extranjeros fue tan abominable que Dios se divorció de su pueblo, con excepción de unas pocas personas que todavía se esforzaban por servirlo (Jeremías 3:8 Jeremías 3:8Ella vio que por haber fornicado la rebelde Israel, yo la había despedido y dado carta de repudio; pero no tuvo temor la rebelde Judá su hermana, sino que también fue ella y fornicó.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Jeremías 3:14 Jeremías 3:14Convertíos, hijos rebeldes, dice Jehová, porque yo soy vuestro esposo; y os tomaré uno de cada ciudad, y dos de cada familia, y os introduciré en Sion;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Isaias 50:1 Isaias 50:1Así dijo Jehová: ¿Qué es de la carta de repudio de vuestra madre, con la cual yo la repudié? ¿O quiénes son mis acreedores, a quienes yo os he vendido? He aquí que por vuestras maldades sois vendidos, y por vuestras rebeliones fue repudiada vuestra madre.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El pueblo nunca tuvo la actitud correcta de mente ni de corazón para poder obedecer (Deuteronomio 5:29 Deuteronomio 5:29¡Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Romanos 8:7 Romanos 8:7Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Como lo explica la Epístola a los Hebreos, esta falla de las personas fue el problema con el antiguo pacto y la razón por la cual se hacía necesario un nuevo pacto (Hebreos 8:7-8 Hebreos 8:7-8 7 Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo. 8 Porque reprendiéndolos dice: He aquí vienen días, dice el Señor, En que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). En Hebreos se cita dos veces este importante pasaje de Jeremías (8:8-13; 10:16-17).

¿Qué es entonces el nuevo pacto? Es básicamente un nuevo contrato matrimonial que Dios hace con Israel y Judá.

La propuesta matrimonial de Jesucristo

Vemos reflejado esto en las palabras y acciones de Jesús en la noche previa a su muerte. En la última cena pascual que compartió con sus discípulos, él introdujo los símbolos del pan para representar el sacrificio de su cuerpo quebrantado y del vino que representaba su sangre derramada. “Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados” (Mateo 26:27-28 Mateo 26:27-28 27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesús estaba explicando que el derramamiento de su sangre como sacrificio por los pecados era necesario para hacer posible el nuevo pacto. Sin esto, no había forma de pagar por los pecados de todos aquellos que iban a participar en el pacto.

Notemos además que Jesús estaba iniciando el nuevo pacto con sus discípulos. Esto puede confundirnos un poco, ya que la profecía del nuevo pacto con Israel y Judá se sitúa después del regreso de Cristo a la tierra (Jeremías 31:31-34 Jeremías 31:31-34 31 He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. 32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová. 33 Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. 34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Asimismo, “las bodas del Cordero” —una clara referencia al matrimonio de Cristo con la iglesia— no ocurrirán hasta que él regrese (Apocalipsis 19:6-9 Apocalipsis 19:6-9 6 Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! 7 Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. 8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. 9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Esto nos ayuda a entender que la Iglesia de Dios es el Israel espiritual (Romanos 2:28-29 Romanos 2:28-29 28 Pues no es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; 29 sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu, no en letra; la alabanza del cual no viene de los hombres, sino de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), un pionero de la relación que Dios anunció por medio de Jeremías. Sin embargo, esto no explica por qué la iglesia está bajo los términos del matrimonio del nuevo pacto en la actualidad, aunque el matrimonio no se llevará a cabo hasta que regrese Cristo.

Costumbres bíblicas del matrimonio

Para poder entender es necesario conocer algo acerca de las costumbres matrimoniales en épocas bíblicas. Las parejas se comprometían formalmente compartiendo una copa de vino. Este compromiso no se parece a los compromisos actuales, que fácilmente pueden romperse. Un compromiso judío era un contrato legal en que ambas partes tenían obligaciones. Se requería un divorcio para romperlo.

Durante el período del compromiso la pareja ya se consideraba casada y eran tenidos como esposo y esposa. Vemos reflejado esto en Mateo 1:18-20 Mateo 1:18-20 18 El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. 19 José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. 20 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, cuando José y María estaban comprometidos y ya se consideraban esposo y esposa. Romper este contrato de compromiso hubiera implicado un divorcio (v. 19).

Aunque se consideraban casados, no vivían juntos como esposo y esposa hasta que se llevó a cabo una celebración pública, usualmente unos meses después del contrato de compromiso. Como ocurre actualmente, la pareja utilizaba el período del compromiso para prepararse para su boda y vida matrimonial posterior.

Con esto en mente, podemos entender mejor la relación del nuevo pacto. Jesús inició el nuevo pacto; podríamos decir que les propuso matrimonio a sus verdaderos seguidores. Como hemos visto, el antiguo pacto no era suficiente. Aun los discípulos de Jesús, las personas más fieles de su época, eran todavía carnales y estaban condenados por sus pecados. Para entrar en esta nueva relación con Jesucristo necesitaron ser transformados en un pueblo nuevo y espiritualmente convertido.

Esto se logró por medio de la muerte y resurrección de Jesús, y después de recibir el Espíritu de Dios, que permite que comience esta transformación espiritual (Romanos 7:1-4 Romanos 7:1-4 1 ¿Acaso ignoráis, hermanos (pues hablo con los que conocen la ley), que la ley se enseñorea del hombre entre tanto que éste vive? 2 Porque la mujer casada está sujeta por la ley al marido mientras éste vive; pero si el marido muere, ella queda libre de la ley del marido. 3 Así que, si en vida del marido se uniere a otro varón, será llamada adúltera; pero si su marido muriere, es libre de esa ley, de tal manera que si se uniere a otro marido, no será adúltera. 4 Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 1 Corintios 7:39; Gálatas 2:20 Gálatas 2:20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; 2 Corintios 5:16-17; Romanos 8:5-10 Romanos 8:5-10 5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. 6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. 7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; 8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. 9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. 10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esto también los constituyó como la Iglesia de Dios, el verdadero “Israel de Dios” (Gálatas 6:16 Gálatas 6:16Y a todos los que anden conforme a esta regla, paz y misericordia sea a ellos, y al Israel de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), o sea el remanente fiel de Israel de acuerdo con la gracia de Dios (comparar con Romanos 11:1-5 Romanos 11:1-5 1 Digo, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo soy israelita, de la descendencia de Abraham, de la tribu de Benjamín. 2 No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: 3 Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme? 4 Pero ¿qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. 5 Así también aun en este tiempo ha quedado un remanente escogido por gracia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Habiendo entrado a formar parte del nuevo pacto, la iglesia ahora es la prometida de Cristo (2 Corintios 11:2). Ya vive bajo los términos del nuevo pacto, pero aún está esperando la plenitud del nuevo pacto matrimonial que comenzará con “las bodas del Cordero” (Apocalipsis 19:6-9 Apocalipsis 19:6-9 6 Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! 7 Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. 8 Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. 9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Estando comprometidos con él, los miembros de su iglesia se someten a su liderazgo y guía amorosos, porque él es la cabeza de esa iglesia (Efesios 5:22-32 Efesios 5:22-32 22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. 24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. 28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, 30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. 31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. 32 Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), la cual se está preparando para vivir eternamente con él.

La iglesia ha crecido e incluye a más personas de las que originalmente accedieron a celebrar este pacto como los discípulos de Cristo. Para ser parte de esta iglesia y parte del contrato del pacto, se requiere participar de los símbolos del nuevo pacto cada año, reafirmando los términos del contrato matrimonial: un compromiso de obedecer a Dios y aceptar la sangre derramada de Cristo como paga por cualesquier pecados que cometamos.

Toda la humanidad participará de esta relación

Cuando Cristo regrese, aquellos que ya estén comprometidos con él participarán en una fiesta de bodas tal como se menciona en Apocalipsis 19. Con cuerpos espirituales glorificados, serán perfectos y nunca volverán a pecar, teniendo las leyes de Dios grabadas perfectamente en su carácter. A partir de ese momento permanecerán en una unidad inquebrantable con Jesucristo.

Esta será la culminación y la plenitud del matrimonio del nuevo pacto. Sin embargo, Dios pretende entrar en un pacto matrimonial con todos los seres humanos (Apocalipsis 21:9 Apocalipsis 21:9Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Todos los que finalmente estén de acuerdo en someterse y ser espiritualmente transformados de la misma forma, lo pueden recibir también.

Cuando Jesucristo regrese y se cumpla la plenitud del matrimonio con su iglesia, entonces extenderá su propuesta de matrimonio a toda la humanidad. Pero el pacto sigue siendo con Israel (Jeremías 31:31 Jeremías 31:31He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), ya que todos deben volverse israelitas espirituales para poder participar de él. Finalmente, todos los que elijan servir a Dios y ser fieles a su pacto serán transformados en seres espirituales y entrarán en la plenitud del nuevo pacto.

Y a medida que toda la humanidad tenga la oportunidad de disfrutar de esta relación, la paz se extenderá por toda la tierra, todo bajo el reinado de Cristo y de sus santos perfeccionados, el Israel espiritual glorificado.

Por supuesto, ellos no se vuelven perfectos de la noche a la mañana. Con la ayuda de Dios por medio de su santo Espíritu morando en ellos, crecerán en obediencia. Las leyes de Dios serán grabadas gradualmente en su carácter. Y finalmente, tal como las Escrituras lo indican, estas personas serán transformadas en seres espirituales perfectos, que nunca jamás volverán a pecar.

Así es cómo llegará un día en el que el pecado —y el sufrimiento y la muerte que resultan de pecar— no se recordará ya más (Jeremías 31:34 Jeremías 31:34Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Simplemente dejará de existir.

Si desea aprender más acerca del proceso de transformación espiritual y cómo puede usted entrar a formar parte de esta relación con Jesucristo, no vacile en solicitar nuestro folleto gratuito Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana. O si lo prefiere, puede descargarlo directamente de nuestro portal en Internet.