La parte 'nueva' del 'nuevo mandamiento' de Jesús

Usted está aquí

La parte 'nueva' del 'nuevo mandamiento' de Jesús

La noche antes de ser crucificado Jesús les dijo a los discípulos: “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros” (Juan 13:34 Juan 13:34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

¿Reemplazó Jesús los mandamientos previos de Dios con este nuevo mandamiento? Muchos enseñan que esto es exactamente lo que ocurrió. Pero este razonamiento no tiene en cuenta todo lo que Jesús dijo. La mayor parte de lo que dijo no era nada nuevo.

Moisés había escrito casi las mismas palabras muchos siglos antes (Levítico 19:18 Levítico 19:18No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Jesús tan sólo agregó algunas palabras que Moisés no pudo haber escrito porque Jesús todavía no había nacido. Aquellas palabras que Jesús habló fueron “como yo os he amado”, ¡refiriéndose a su perfecto ejemplo de amor!

Su ejemplo personal elevó la marca del carácter amoroso hasta una nueva altura. Nos amó hasta el punto de que dio su propia vida por nosotros. Sólo dos capítulos después explicó: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (Juan 15:13 Juan 15:13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Pero Jesús también demostró por medio de su ejemplo que el amor y la obediencia deben ir de la mano. Explicó: “Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” (Juan 15:10 Juan 15:10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Cumplimos con el nuevo mandamiento de Dios cuando nos amamos unos a otros con la misma medida que él hizo: estando dispuestos a dar nuestra propia vida por el bien de otros. Esta es la clase de amor que Jesús quiere que todos sus verdaderos discípulos practiquen de todo corazón. Y esto es lo que estaba aclarando al dar su “nuevo” mandamiento.