¿Fue llevado Enoc al cielo?

¿Fue llevado Enoc al cielo?

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

Algunas personas suponen que en Génesis 5:24 Génesis 5:24Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
y Hebreos 11:5 Hebreos 11:5Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
se declara que Dios llevó a Enoc al cielo. ¿Es esto verdad?

En Génesis 5:24 Génesis 5:24Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
leemos: “Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”. Y Hebreos 11:5 Hebreos 11:5Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
añade: “Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios”.

Ninguno de estos versículos nos dice cómo o adónde lo llevó Dios; solamente nos dicen que lo hizo. ¿Se llevó Dios a Enoc al cielo? Claro que no, porque Jesús mismo dijo: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre . . .” (Juan 3:13 Juan 3:13 Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Más adelante, Hebreos 11 nos hace una lista de hombres y mujeres de la Biblia que fueron fieles (entre ellos Enoc) y concluye que “. . . aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido . . .” (v. 39). Resulta obvio, pues, que Enoc ni subió al cielo ni recibió la vida eterna prometida.

¿Qué ocurrió con Enoc? Génesis 5:23 Génesis 5:23Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
nos dice que finalmente Enoc murió: “Y fueron todos los días de Enoc trescientos sesenta y cinco años”. Él vivió 365 años y no más; no está todavía vivo y caminando con Dios. La expresión “fueron todos los días” se utiliza en ese mismo capítulo para referirse por lo menos a ocho personas más, y todas, por supuesto, murieron.

En Hebreos 11:5 Hebreos 11:5Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
se nos dice que Enoc “fue traspuesto”. La misma palabra griega traducida como “fue traspuesto” se usa también en referencia a los restos del patriarca Jacob y sus hijos, que fueron trasladados desde Egipto hasta la tierra de Canaán, donde finalmente fueron sepultados (Hechos de los Apóstoles 7:15-16 Hechos de los Apóstoles 7:15-16 15 Así descendió Jacob a Egipto, donde murió él, y también nuestros padres; 16 los cuales fueron trasladados a Siquem, y puestos en el sepulcro que a precio de dinero compró Abraham de los hijos de Hamor en Siquem.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Las Escrituras simplemente no nos revelan todos los detalles de lo que ocurrió con Enoc. Pero sí nos dicen que en una forma similar Elías fue trasladado en un torbellino a otro sitio geográfico y que más tarde murió. (Al respecto, puede leer el recuadro “¿Fue al cielo el profeta Elías?”, en las páginas 32-33.)

Dios le dijo a Moisés que subiera al monte Nebo para que muriera allí, y al parecer estaba solo (Deuteronomio 32:48-50 Deuteronomio 32:48-50 48 Y habló Jehová a Moisés aquel mismo día, diciendo: 49 Sube a este monte de Abarim, al monte Nebo, situado en la tierra de Moab que está frente a Jericó, y mira la tierra de Canaán, que yo doy por heredad a los hijos de Israel; 50 y muere en el monte al cual subes, y sé unido a tu pueblo, así como murió Aarón tu hermano en el monte Hor, y fue unido a su pueblo;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Luego, Dios enterró su cuerpo en un sitio desconocido para todos, probablemente para evitar que fuera convertido en un lugar idolátrico. Algo similar pudo haber ocurrido con Enoc.