¡La Biblia está llena de personas y lugares reales!

Usted está aquí

¡La Biblia está llena de personas y lugares reales!

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

La Biblia no es Star Trek , Star Wars o Galaxy Quest . Estas son detalladas historias de ciencia-ficción acerca de gente ficticia en lugares ficticios. Se da por hecho que son historias atrayentes sobre personas interesantes pero no reales- si, como a mí, te gustan ese tipo de cosas.

Podemos imaginar el drama de sus vidas inventadas, y más importante, nos podemos identificar con estos personajes. A veces podemos ver un poco de nosotros en ellos. Imaginamos sus vidas que los llevaron a viñetas en libros y películas. Y es como si nuestras mentes llenaran los vacíos de tiempo y espacio para así poder ver y oír lo que ellos vieron y oyeron. Pensamos y sentimos lo que ellos pensaron y sintieron. Nos gustan esas historias en gran parte porque podemos visualizar los personajes y lugares gracias a nuestra imaginación.

¡Pero mira la Biblia!

Si amas el drama, entonces esto es lo tuyo. ¡De la nada física pero del todo espiritual en la profunda eternidad la vida como la conocemos entra en escena! La gente vive, respira, hace cosas malas, tontas y destructivas (igual que en las películas- y en la vida real). Pero hacen algunas cosas buenas también, principalmente por la fuerza e inspiración impregnada y dinámica de Dios mismo.

La gente en la Biblia construyó sociedades como nuestras modernas naciones, provincias y ciudades. Pelearon guerras que destruyeron aquellos lugares y a muchas de las personas que vivían allí. Reconstruyeron desde los escombros- de hecho, porque la piedra era barata y útil, normalmente reconstruían sobre los escombros. A lo largo de los miles de años de historia humana, aquellos lugares destruidos, reconstruidos y destruidos otra vez se convirtieron en montículos o colinas de escombros que los arqueólogos en Medio Oriente llaman “tel” porque la palabra hebrea para montículo es tel.

Cada una de esas ciudades bíblicas es un lugar geográfico genuino y real. Esa es la diferencia entre ciencia ficción y datos de la ciencia- o entre simple ficción y hechos. La Biblia es realidad.

Sansón

Hubo un hombre muy fuerte llamado Sansón en la Biblia. Su vida y sus aventuras reales pudieron fácilmente haber sido la base para la leyenda de Hércules. Dios usó la inteligencia y la fuerza de Sansón (que él le dio en primer lugar) para liberar a los israelitas de las manos opresivas de los filisteos- al menos por unas décadas. Puedes leer sobre este hombre real y sobre los lugares,  también reales, donde vivió, viajó y peleó en el libro de Jueces desde el capítulo 13 al 16 (Jueces 13:1-25 Jueces 13:1-25 1 Los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová; y Jehová los entregó en mano de los filisteos por cuarenta años. 2 Y había un hombre de Zora, de la tribu de Dan, el cual se llamaba Manoa; y su mujer era estéril, y nunca había tenido hijos. 3 A esta mujer apareció el ángel de Jehová, y le dijo: He aquí que tú eres estéril, y nunca has tenido hijos; pero concebirás y darás a luz un hijo. 4 Ahora, pues, no bebas vino ni sidra, ni comas cosa inmunda. 5 Pues he aquí que concebirás y darás a luz un hijo; y navaja no pasará sobre su cabeza, porque el niño será nazareo a Dios desde su nacimiento, y él comenzará a salvar a Israel de mano de los filisteos. 6 Y la mujer vino y se lo contó a su marido, diciendo: Un varón de Dios vino a mí, cuyo aspecto era como el aspecto de un ángel de Dios, temible en gran manera; y no le pregunté de dónde ni quién era, ni tampoco él me dijo su nombre. 7 Y me dijo: He aquí que tú concebirás, y darás a luz un hijo; por tanto, ahora no bebas vino, ni sidra, ni comas cosa inmunda, porque este niño será nazareo a Dios desde su nacimiento hasta el día de su muerte. 8 Entonces oró Manoa a Jehová, y dijo: Ah, Señor mío, yo te ruego que aquel varón de Dios que enviaste, vuelva ahora a venir a nosotros, y nos enseñe lo que hayamos de hacer con el niño que ha de nacer. 9 Y Dios oyó la voz de Manoa; y el ángel de Dios volvió otra vez a la mujer, estando ella en el campo; mas su marido Manoa no estaba con ella. 10 Y la mujer corrió prontamente a avisarle a su marido, diciéndole: Mira que se me ha aparecido aquel varón que vino a mí el otro día. 11 Y se levantó Manoa, y siguió a su mujer; y vino al varón y le dijo: ¿Eres tú aquel varón que habló a la mujer? Y él dijo: Yo soy. 12 Entonces Manoa dijo: Cuando tus palabras se cumplan, ¿cómo debe ser la manera de vivir del niño, y qué debemos hacer con él? 13 Y el ángel de Jehová respondió a Manoa: La mujer se guardará de todas las cosas que yo le dije. 14 No tomará nada que proceda de la vid; no beberá vino ni sidra, y no comerá cosa inmunda; guardará todo lo que le mandé. 15 Entonces Manoa dijo al ángel de Jehová: Te ruego nos permitas detenerte, y te prepararemos un cabrito. 16 Y el ángel de Jehová respondió a Manoa: Aunque me detengas, no comeré de tu pan; mas si quieres hacer holocausto, ofrécelo a Jehová. Y no sabía Manoa que aquél fuese ángel de Jehová. 17 Entonces dijo Manoa al ángel de Jehová: ¿Cuál es tu nombre, para que cuando se cumpla tu palabra te honremos? 18 Y el ángel de Jehová respondió: ¿Por qué preguntas por mi nombre, que es admirable? 19 Y Manoa tomó un cabrito y una ofrenda, y los ofreció sobre una peña a Jehová; y el ángel hizo milagro ante los ojos de Manoa y de su mujer. 20 Porque aconteció que cuando la llama subía del altar hacia el cielo, el ángel de Jehová subió en la llama del altar ante los ojos de Manoa y de su mujer, los cuales se postraron en tierra. 21 Y el ángel de Jehová no volvió a aparecer a Manoa ni a su mujer. Entonces conoció Manoa que era el ángel de Jehová. 22 Y dijo Manoa a su mujer: Ciertamente moriremos, porque a Dios hemos visto. 23 Y su mujer le respondió: Si Jehová nos quisiera matar, no aceptaría de nuestras manos el holocausto y la ofrenda, ni nos hubiera mostrado todas estas cosas, ni ahora nos habría anunciado esto. 24 Y la mujer dio a luz un hijo, y le puso por nombre Sansón. Y el niño creció, y Jehová lo bendijo. 25 Y el Espíritu de Jehová comenzó a manifestarse en él en los campamentos de Dan, entre Zora y Estaol.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
: 14:1-20; 15:1-20; 16:1-31).

No te tomará mucho tiempo, y mientras lees, imagina. Ve a Sansón, a sus padres, a Dalila, al desafortunado león, a los zorros y a los frustrados y enojados líderes filisteos- todo esto en tu imaginación. Maravíllate ante los “efectos especiales” (como lo que sucedió con los zorros). Identifícate con el amor de Sansón a sus padres y mueve la cabeza en desacuerdo por sus relaciones sin sentido, especialmente la más tóxica con Dalila. Al final, junto a tu taza favorita de café o té, piensa en el verdadero drama de la vida de Sansón. ¿Qué puedes aprender de ello?

Y hay más…

Cuando tomas tu Biblia, estás sosteniendo la más importante colección de historias verdaderas sobre gente y lugares reales. Aparte de Sansón, hay precuelas y secuelas que te mantendrán maravillado en verdadero “entretenimiento” y con gran sabiduría por el resto de tu vida, o al menos hasta el fin del mundo como lo conocemos y luego ¡el principio de un increíble “mundo del mañana”! Ya viene el momento en que Jesucristo regresará a la Tierra. Esas son llamadas historias futuras, o profecías- ¡no te las pierdas!

Fuente: ucg.org