El camino a Pentecostés: "Recibirán poder" - Parte 6

Usted está aquí

El camino a Pentecostés

"Recibirán poder" - Parte 6

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×
Descargar
MP3 Audio (23.91 MB)

Descargar

El camino a Pentecostés: "Recibirán poder" - Parte 6

MP3 Audio (23.91 MB)
×

Jesús prometió a sus discípulos que pronto recibirían un poder especial de parte de Dios para llevar a cabo la misión de predicar el evangelio a todas las naciones. ¿Cómo funciona el Espíritu Santo de Dios en la vida de los cristianos?

Transcript

Parte 6

¿Cuántas veces hemos renunciado a un proyecto o una meta que nos propusimos hacer?

Más de las que quisiéramos admitir. El llamado de Dios a predicar el evangelio es un trabajo al que no queremos renunciar. Cristo no renunció ni tampoco los discípulos que él llamó. Tampoco podemos darnos el lujo de renunciar. Jesús le dijo a sus discípulos: 

Lucas 24:49 Lucas 24:49 He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
"He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.” 

Por cuarenta días, Jesús enseñó a los discípulos acerca del reino de Dios. Milagrosamente se les apareció a través de las paredes de las habitaciones donde las puertas estaban cerradas. 

Los empujó a ponerse de pie y salir a predicar el evangelio. 

Los reprendió por su duda e incredulidad ante su resurrección y su misión para ellos. 

Desde Moisés hasta todos los profetas, Jesús se tomó el tiempo para explicar cómo las Escrituras enseñaban cosas relacionadas con su vida en la tierra, su muerte y su resurrección.

Abrió las Escrituras a profundidades de comprensión que nunca habían imaginado. Las Escrituras cobraron vida. 

Esta enseñanza específica estaría centrada en que ellos predicarían el evangelio y lo llevarían al mundo. 

El próximo paso en el plan de Dios estaba a punto de ocurrir.

Ese siguiente paso fue sobre el poder, recibir el Espíritu Santo para continuar lo que comenzó con las palabras "Sígueme". 

Lo que Jesús les estaba pidiendo que hicieran era humanamente imposible. 

Jesús y el Padre sabían esto. 

Parte de la razón por la cual el Verbo se hizo carne, como Jesús de Nazaret fue abrir el camino para que ese Espíritu venga a aquellos que por fe acuden a Dios por gracia y perdón. 

El Espíritu de Dios, la esencia del ser de la familia de Dios es el agente potenciador de la Iglesia que Jesús fundó. 

Jesús había dicho que enviaría el Consolador, el Espíritu Santo, el espíritu de verdad, la presencia de él y del Padre. 

Juan 14:15-18 Juan 14:15-18 [15] Si me amáis, guardad mis mandamientos. [16] Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: [17] el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. [18] No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:

el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.

Juan 14:23 Juan 14:23Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

El ministerio de Juan el Bautista había sido un bautismo con agua y un llamado al arrepentimiento. 

Lo que ahora era posible debido a la muerte y la resurrección del hijo de Dios fue el bautismo para recibir el Espíritu Santo como una presencia permanente de Jesús y el Padre. 

Su misma esencia, su naturaleza. 

Los humanos podrían participar de la naturaleza divina y tener este poder en ellos conectándolos con la familia de Dios. 

Jesús les había dicho antes que recibieran el Espíritu, esa ocasión predijo lo que ocurriría cuando experimentarían el derramamiento del poder para todos. 

Jesús condujo a los discípulos fuera de Jerusalén a través del valle de Cedrón y hasta la aldea de Betania, un lugar que guardaba buenos recuerdos para él. 

Betania era el hogar de María, Marta y Lázaro, en cuyo hogar había pasado tiempo durante sus visitas a Jerusalén. 

Sintiendo la importancia del momento, le preguntaron: 

Hechos de los Apóstoles 1:6 Hechos de los Apóstoles 1:6Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
"Señor, ¿restaurarás el reino de Israel en este momento?"

La pregunta traicionó una falta de percepción entre los discípulos sobre el propósito de Dios y la misión que les esperaba. 

La plenitud del reino aún no estaba. Esperaban que fuera restaurado. 

Durante más de tres años, habían visto lo que el reino de Dios significaría para la vida de las personas.

Jesús realizó muchos milagros para ayudar a aliviar el sufrimiento, el hambre y los temores.

El ciego recibió la vista. Los lisiados se curaron y caminaron. Los muertos resucitados a la vida. Miles fueron alimentados tanto con alimento físico como espiritual. 

Jesús trajo el mensaje del reino de Dios al remanente de Israel y fue una luz y un ungüento para los ojos cegados por la oscuridad. 

Fue un mensaje de esperanza y aliento a los corazones golpeados por generaciones de pecado. 

Su mensaje fue realmente una luz que brilló en la oscuridad. 

Los discípulos querían restaurar la plenitud del reino a Israel, pero no era el momento. 

Hechos de los Apóstoles 1:7 Hechos de los Apóstoles 1:7Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
"Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad"

Los discípulos tenían una misión que llevar a cabo

Hechos de los Apóstoles 1:8 Hechos de los Apóstoles 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. 

Debían llevar el evangelio, las buenas nuevas de Jesucristo y el reino de Dios al mundo. 

Jesús nunca tuvo la intención de que sus palabras permanecieran entre los judíos o el pequeño grupo de creyentes. 

Fue un mensaje para todas las personas y naciones. 

Fue un mensaje para el mundo. 

E iba a ir a las manos de la iglesia por el vehículo de la palabra hablada, a través de la predicación y el relato de la vida, muerte y resurrección de Jesús. 

Era la historia de cómo el reino de Dios había irrumpido en el mundo secular de la humanidad. 

Dios había venido en carne en el cuerpo de Jesús de Nazaret y nada volvería a ser lo mismo. Se había inaugurado una nueva realidad. 

Jesús los bendijo y comenzó a ser elevado hacia el cielo, envuelto en una nube y desapareció de su vista.

Continuaron buscando un atisbo de lo que no sabían, pero debieron haberse demorado unos minutos. 

Debieron haberse sorprendido entonces por la pregunta de dos hombres, dos ángeles que estaban a su lado con ropa blanca. 

Hechos de los Apóstoles 1:11 Hechos de los Apóstoles 1:11los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
“Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.". 

Era una pregunta con un punto. 

Es hora de seguir con el trabajo. Es tiempo de prepararse y comenzar a mirar hacia la misión. 

Jesús se ha ido desde ese monte y cuando lo vean de nuevo, descenderá en este mismo monte. 

Esta próxima aparición sería en el poder y la gloria como Rey de reyes y Señor de señores. 

El tiempo intermedio sería el tiempo para preparar a la gente para heredar ese reino y reinar con él en la tierra.

Entonces, los discípulos se apartaron de Betania, cruzaron el Valle de Cedrón de regreso a Jerusalén y se acomodaron en el aposento alto, que había sido la base de operaciones durante todas esas semanas. 

Todos estaban juntos, junto con las mujeres y María, la madre del Señor. Junto a ellos ahora estaban los hermanos de Jesús. Sus hermanos habían estado ausentes durante su ministerio. Ahora, después de ver la prueba de su resurrección, se unieron a los discípulos y continuaron en oración, discusión y probablemente muchas conversaciones profundas durante la noche mientras esperaban. 

¿Esperaban que volviera a aparecer a través de las paredes de la habitación?

¿Pensaron que lo verían en el camino por donde caminaban? 

Parece que ahora entendieron que estaban en una nueva fase.

Mientras hablaban, se hizo evidente que tenían que seleccionar un reemplazo para Judas, el que había traicionado a Cristo. 

Su número tenía que ser 12, no 11 . Habían sido 12 los hijos de Jacob. fueron 12 tribus de Israel 

¿Acaso estos discípulos finalmente entendieron que estarían formando un nuevo Israel espiritual? 

Pedro luego dirigió al grupo en la selección de dos hombres, José y Matías. Y sobre ellos, echaron suertes y apelaron a su Señor, que conocía los corazones de todos para elegir entre estos dos, y cayó sobre Matías, quien luego se convirtió en uno de los apóstoles. 

Ahora eran una compañía de discípulos que habían sido llamados, elegidos y fieles. 

Y un largo período de entrenamiento los había llevado a un punto en el que estaban decididos a continuar con el trabajo iniciado por Jesús durante su tiempo con ellos. 

Estaban listos para llevar el evangelio al mundo.

¿Tenemos lo que se necesita para terminar lo que comenzamos? 

¿Tenemos fuerzas para llevar a cabo fielmente cualquier trabajo que se nos presente? 

Creo que tenemos todos esos momentos cuando estamos cansados, cuando estamos agotados, cuando podríamos sentir la tentación de rendirnos. 

La gente nos decepciona. La vida se convierte en algo que solo vemos como una prueba diaria de supervivencia. Podemos ser uno de los que dicen: "Soy un sobreviviente". 

No nacimos con riqueza. El favor no cayó generosamente sobre nosotros. Nuestros errores y los de los otros nos alcanzan. 

Pero nos presentamos. Nos presentamos en la vida todos los días y damos lo mejor de nosotros.

Lo que Cristo nos prometió es poder, poder del Espíritu Santo. Ese Espíritu es la esencia del ser del Padre y de Cristo. 

Es su mente, su naturaleza. Así es como habitan con los creyentes. 

Recibir el Espíritu es el pago inicial de la esperanza de la vida eterna. 

Dios da el Espíritu a los que se arrepienten, se bautizan y se les imponen las manos. 

También debemos obedecer y entregarnos totalmente a él con fe. 

Tenerlo, usarlo y ser guiados por el Espíritu es la realidad de la nueva vida que tenemos en Cristo. 

Sin el Espíritu, no somos de Cristo y nos falta algo. 

El Espíritu Santo es lo que se prometió. 

La entrega del Espíritu Santo sería el siguiente paso en el camino hacia Pentecostés.