Mini-estudio: Cómo comprender correctamente la profecía bíblica y las promesas de Dios

Versión para impresora


Dios tiene promesas maravillosas que cumplirá, profecías que hablan del regreso de Cristo a la Tierra, cuando dará inicio a un período de restauración, paz y sanación.

Bienvenido al cuarto estudio de la serie “La profecía y usted”.

Mientras mejor comprendamos las profecías bíblicas, más inspirados nos sentiremos por su increíble precisión y veracidad. Las profecías que todavía no han sido cumplidas, serán cumplidas a la perfección.

El próximo paso es aprender cómo interpretar y comprender correctamente las profecías de Dios. En el circo que son los medios de comunicación de hoy, uno puede ver un sinnúmero de predicciones que no se hallan en la Biblia e incontables malinterpretaciones de las profecías bíblicas. Jesucristo y muchos de los profetas y apóstoles nos advirtieron que debemos ser muy cuidadosos de no ser engañados. Recuerde que al igual que un billete falso no vale nada aun cuando sea muy similar a un billete real, las profecías falsas tampoco tienen valor ¡y pueden incluso llevarlo en la dirección equivocada! En este estudio cubriremos algunas claves muy valiosas para comprender correctamente la profecía bíblica.

Una persona en el estado de Washington (EE. UU.) que ha adoptado la Biblia en su totalidad, nos relata su historia:

“Cuando era niño, iba fielmente a la iglesia cada domingo con mis padres y hermanos. Nos enseñaron muchas de las verdades de Dios, y yo hice todo lo posible por obedecerlas y asimismo a mis padres.

“Cuando tenía 15 años, desarrollé fiebre reumática. Debí pasar muchas semanas reposando en cama y tomando medicamentos para recuperar mi salud. Durante ese tiempo leí muchos libros, uno de los cuales era la Biblia. Un día, cuando leía el libro de Isaías, me di cuenta de que mi iglesia nunca había tenido estudios o sermones para explicar cómo estas maravillosas y hermosas palabras se aplicaban a nosotros.

“Me pregunté cuándo sería el mundo un lugar así de maravilloso, cuándo moraría toda la gente junta, sin peligro y en paz, y cuándo serían mansos los animales salvajes y sanadas las enfermedades. Sentí que no se me estaba enseñando ‘el relato completo’ de la Biblia.

“Las respuestas a tales preguntas no llegaron hasta que cumplí 28 años, cuando ya estaba casado y era padre de cuatro hijos pequeños. Después de mucho estudiar y de arrepentirme y bautizarme, finalmente comprendí que toda la Biblia necesita ser aceptada como la verdad de Dios y que no podía creer y aceptar solamente aquello que me convenía, ni limitar la verdad a lo que se me había enseñado cuando niño.

“Solo entonces comencé a comprender las promesas y profecías de Isaías y otros libros proféticos de la Biblia. Finalmente supe que Dios tiene promesas maravillosas que cumplirá, profecías que hablan del regreso de Cristo a la Tierra, cuando él comenzará el período de restauración, paz y sanación, y establecerá su reino en esta Tierra. ¡Finalmente llegué a conocer ‘el relato completo!’”

¡Permita que la Biblia interprete a la Biblia!

Una maravillosa prueba de que la Biblia es divinamente inspirada es su perfecta armonía y consistencia de principio a fin, ¡a pesar de que fue escrita por aproximadamente cuarenta escritores a lo largo de 1500 años! La Biblia nunca se contradice.A veces hay pasajes que a primera vista parecen refutar a otros, pero tras un estudio más profundo es fácil comprobar que no es así.

Mucha gente hace caso omiso de las profecías, pensando que son simplemente alegóricas o simbólicas. Una importante regla general es tratar de entender todo lo que dice la Biblia de manera literal, a excepción de aquellas partes que son claramente simbólicas. Y recuerde que todo lo que está en la Biblia es importante. Cuando encuentre un símbolo, trate de determinar qué está simbolizando.

En la actualidad uno puede oír a mucha gente citando versículos de la Biblia para ilustrar ciertos puntos de vista, pero frecuentemente están tergiversando el significado, tal como lo hacía la gente en tiempos de Pedro y Pablo (vea 2 Pedro 3:15-16). Por el contrario, cuando estamos tratando de comprender una escritura profética, debemos buscar el mismo tema o expresión similar en otras partes de la Biblia y nunca aceptar una interpretación que sea contradictoria.

Por ejemplo, podemos comprender mucho acerca del libro de Apocalipsis al compararlo con el libro de Daniel, la profecía de Jesús en el monte de los Olivos, y otras partes de la Biblia.

Usted probablemente ha oído el dicho “La historia tiende a repetirse”. Eso es parcialmente cierto, porque la naturaleza humana no cambia y porque Dios a veces decide repetir sus acciones cuando tiene que tratar con los seres humanos.

Por lo tanto, la profecía bíblica frecuentemente es dual. Una profecía pudo haber sido cumplida hasta cierto punto en el pasadopero aún le espera un cumplimiento más completo en los últimos días. Al estudiar la Biblia y la historia para ver cómo Dios cumplió una profecía en el pasado, es más fácil entender cómo tal vez la cumplirá en el futuro.

Ahora veamos otras claves para comprender la profecía bíblica.

- ¿Cuál es el enfoque principal de la profecía bíblica?

“Y [Jesucristo resucitado] les dijo: Estas son las palabras que os hablé, estando aún con vosotros: que era necesario que se cumpliese todo lo que está escrito de mí en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras” (Lucas 24:44-45).

“Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar. Y volviéndose a los discípulos, les dijo aparte: Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros veis; porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que vosotros veis, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron” (Lucas 10:22-24).

El enfoque principal de la profecía es Jesucristo (el Mesías). La Biblia tiene muchas profecías de su primera aparición para convertirse en nuestro Salvador, y de su segunda venida como Rey de reyes glorificado (1 Timoteo 6:15). Durante su ministerio en la Tierra, su ejemplo y su mensaje también revelaron cómo es Dios el Padre.

- ¿Cuál fue el enfoque principal de Jesús cuando predicó acerca de las profecías?

“Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio” (Marcos 1:14-15).

“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” (Mateo 6:33).

“. . . a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios” (Hechos 1:3).

La palabra evangeliosignifica “buenas noticias”. El mensaje principal que Jesús y los apóstoles predicaron fue “el evangelio del reino de Dios”. Eso incluía el ofrecimiento de Dios de la vida eterna para que podamos “heredar el reino de Dios” (1 Corintios 15:50). Después de todo, la Biblia entera habla del Reino de Dios que será establecido por Jesucristo.

- ¿Podemos determinar exactamente cuándo tendrán lugar los eventos profetizados?

“Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? . . . 

“De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre” (Mateo 24:3, 32-36).

Jesús mismo nos dice claramente que no podemos saber con anticipación exactamente cuándo se llevarán a cabo los eventos profetizados. Intentar predecir exactamente cuándo ocurrirán los eventos profetizados es desperdiciar el tiempo. En vez, podemos enfocarnos en qué y por qué, más que en cuándo. Vivimos en un mundo peligroso e impredecible, por lo que necesitamos siempre enfocarnos en estar espiritualmente listos para conocer a nuestro Creador, ya sea cuando fallezcamos o en su venida (Mateo 24:44).

- ¿Necesitamos aprender acerca de los orígenes e identidades de las naciones principales?

“Y llamó Jacob a sus hijos, y dijo: Juntaos, y os declararé lo que os ha de acontecer en los días venideros. Rubén . . . Impetuoso como las aguas, no serás el principal . . . No será quitado el cetro de Judá . . . Zabulón . . . será para puerto de naves . . . Dan serpiente junto al camino . . . Rama fructífera es José . . . cuyos vástagos se extienden sobre el muro . . . Las bendiciones de tu padre . . . serán sobre la cabeza de José . . . Todos éstos fueron las doce tribus de Israel” (Génesis 49:1-28).

“Entiende, hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo del fin . . . El macho cabrío es el rey de Grecia, y el cuerno grande que tenía entre sus ojos es el rey primero. Y en cuanto al cuerno que fue quebrado, y sucedieron cuatro en su lugar, significa que cuatro reinos se levantarán de esa nación, aunque no con la fuerza de él. Y al fin del reinado de éstos, cuando los transgresores lleguen al colmo, se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas” (Daniel 8:17-23).

“Porque se confabulan de corazón a una, contra ti han hecho alianza las tiendas de los edomitas y de los ismaelitas, Moab y los agarenos; Gebal, Amón y Amalec, los filisteos y los habitantes de Tiro. También el asirio se ha juntado con ellos; sirven de brazo a los hijos de Lot” (Salmos 83:5-8).

Para comprender de qué se habla aquí, necesitamos conocer las identidades históricas y proféticas de varios pueblos. La profecía bíblica de los últimos tiempos se refiere a naciones según sus nombres antiguos y tribales, que rara vez son utilizados en la actualidad. Es muy valioso aprender historia, especialmente historia bíblica. Pronto aprenderemos que las tribus de los pueblos supuestamente “perdidos” ¡no están realmente perdidos! Pablo y Santiago sabían dónde se hallaban “las doce tribus” de Israel (vea Hechos 26:7; Santiago 1:1). Jesús incluso dejó en claro que ellas tendrían un rol prominente después de su regreso (Mateo 19:28).

Gran parte de la profecía bíblica se enfoca en los tiempos del fin, así que es de esperarse que la Biblia tenga profecías pertinentes a las superpotencias pasadas y presentes, como Gran Bretaña y Estados Unidos.

- ¿Son condicionales las profecías?

“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz del Eterno tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también el Eterno tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz del Eterno tu Dios . . .

“Pero acontecerá, si nooyeres la voz del Eterno tu Dios, para procurar cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te intimo hoy, que vendrán sobre ti todas estas maldiciones, y te alcanzarán” (Deuteronomio 28:1-2, 15, énfasis nuestro en todo este artículo).

“En un instante hablaré contra pueblos y contra reinos, para arrancar, y derribar, y destruir. Pero si esos pueblos se convirtieren de su maldad contra la cual hablé, yo me arrepentiré del mal que había pensado hacerles, y en un instante hablaré de la gente y del reino, para edificar y para plantar. Pero si hiciere lo malo delante de mis ojos, no oyendo mi voz, me arrepentiré del bien que había determinado hacerle” (Jeremías 18:7-10; compare con Jonás 3).

Y así es: lo que les sucede a las naciones, y a cada uno de nosotros personalmente, depende de si escogemos obedecer o desobedecer a Dios. Él dijo “os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida” (Deuteronomio 30:19). Es una cuestión de causa y efecto. Dios nos permite escoger qué sembrar, pero cosecharemos lo que sembremos (Gálatas 6:7-8).

- ¿Qué cambio necesario en la naturaleza del hombre señala la profecía?

“Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra” (Ezequiel 36:26-27).

Tenemos un “corazón de piedra” por naturaleza. Tendemos a ser duros de corazón, testarudos y “duros de cerviz” (Deuteronomio 9:6). De hecho, “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso” (Jeremías 17:9). Eso tiene que cambiar. Una vez que Dios abre nuestras mentes, nos ayuda con su Espíritu a vernos como realmente somos.

Él nos lleva a arrepentirnos de nuestros pecados para poder perdonarnos y nos ayuda a convertirnos espiritualmente. Después de la conversión, la persona comienza a tener un “corazón de carne” — blando, humilde y educable. Luego se cumple la promesa de Dios: “Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón” (Jeremías 31:33).

- ¿Cuáles son algunas de las cosas que debemos considerar para tener un interés espiritualmente equilibrado en la profecía?

“Mas vosotros mirad; os lo he dicho todo antes” (Marcos 13:23).

“Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas” (Mateo 22:35-40).

Mucha gente prácticamente ignora la profecía bíblica y se pierde sus beneficios: la perspectiva mundial bíblica, la motivación y el consuelo que nos puede dar. En cuanto a sus enseñanzas de las profecías, Dios dijo “mirad”. Por otra parte, algunos se afanan demasiado en los aspectos técnicos de la profecía bíblica, tales como tratar de descifrar fechas exactas, mientras descuidan asuntos mucho más importantes, como amar a Dios y a sus semejantes.

Cuando usted lea las secciones proféticas de la Biblia, asegúrese de meditar en las lecciones espirituales que ellas transmiten. Por ejemplo, mucha gente asume que el libro de Apocalipsis solamente contiene predicciones, pero en realidad está lleno de valiosas instrucciones espirituales.

Póngalo en práctica ahora mismo

Para una buena introducción al libro de Apocalipsis, lea Apocalipsis 1:3. Quienes lean,oigany presten atención a lo que dice este libro, y guarden (obedezcan) sus directivas espirituales, ¡serán bendecidos! Si usted tiene una Biblia de letras rojas, podrá notar que gran parte de los primeros tres capítulos de este libro son citas directas de Jesucristo.

Luego lea Apocalipsis 22:12-14. Este último capítulo de la Biblia nos muestra un gran panorama. Piense en lo simple y claro que esto es. La Biblia es consecuente de principio a fin. Dios desea que su pueblo demuestre su amor obedeciéndole — ¡para nuestro propio bien!

¿Qué hará usted hoy para demostrarle a Dios que lo ama y obedece? ¿Indagará en su Palabra para aprender lo que él quiere que usted haga y luego poner manos a la obra?  

Compartir Compartir Compartir

Folletos relacionados

Usted puede entender la Profecía Bíblica

Usted puede entender la Profecía Bíblica

¿Por qué hay tanta incertidumbre en nuestro mundo? ¿Acaso tenemos que vivir en la ignorancia de lo que nos depara el futuro? ¿Dónde podemos encontrar las respuestas? La realidad es que éstas han estado a nuestro alcance por muchos siglos. Se encuentran en las páginas de la Biblia, un libro verdaderamente único entre toda la literatura universal.

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading