El bautismo por inmersión

Creemos en la ordenanza del bautismo por inmersión en agua después del arrepentimiento. Mediante la imposición de las manos, con oración, el creyente recibe el Espíritu Santo y se convierte en parte del Cuerpo espiritual de Jesucristo (Mateo 3:13, 16; Juan 3:23; Hechos 2:38; 8:14-17; 19:5-6: 1 Corintios 12:13).

Juan el Bautista introdujo el bautismo de arrepentimiento, el cual estaba relacionado con el concepto del perdón de los pecados (Mateo 3:1-6; Marcos 1:4-5). El mismo Jesús fue bautizado por Juan (Mateo 3:13-17), no porque tuviera algo de qué arrepentirse o porque necesitara ser perdonado, sino para dar ejemplo a sus discípulos a lo largo de los siglos.

La palabra bautismo proviene del vocablo griego baptizo, que significa “sumergir”. Según esta definición y de acuerdo con la Biblia, la única forma apropiada de bautismo es una inmersión total en agua. Juan el Bautista escogió un sitio especial en el río Jordán, porque allí había agua suficiente para hacerlo (Juan 3:23).

Para el cristiano, la ordenanza del bautismo es de crucial importancia. En una sola ceremonia, la muerte, sepultura y resurrección de Cristo acuden a la mente del creyente y se relacionan directamente con su propia “muerte” simbólica, su “resurrección” de la “tumba acuática” y el comienzo de una vida nueva (Romanos 6:3-6; Colosenses 2:12-13). Dentro de este simbolismo también está presente la promesa de la futura resurrección del creyente en el Reino de Dios. El pecador que ha sido perdonado emerge de las aguas del bautismo para vivir una nueva vida en Cristo, libre de la pena del pecado que merecía por los pecados que había cometido. Las aguas del bautismo lavan simbólicamente esos pecados. En este sentido, el bautismo es un reconocimiento exterior del deseo genuino que siente el creyente de someterse y rendirse totalmente a Dios y a su camino de vida (Efesios 4:20-24).

El bautismo, ordenado por Dios, debe ser precedido por la fe y el arrepentimiento (Hechos 2:37-38; Marcos 16:16). El simbolismo propio del bautismo deja en evidencia la disposición para “sepultar” la vida pecaminosa del pasado (Romanos 6:11). El hecho de que reconozcamos nuestra culpa y la necesidad de que Cristo nos salve de las consecuencias del pecado es algo de fundamental importancia. Este arrepentimiento está caracterizado por un cambio de corazón y de conducta, basado en una fe personal y una entrega total a Jesucristo y a Dios el Padre (Lucas 14:25-33; Colosenses 2:12). Sólo debe bautizarse una persona madura que pueda entender y apreciar cabalmente el compromiso de por vida que se requiere para hacerlo. La Biblia no nos dice en ninguna parte que se deba bautizar a los niños.

Después del bautismo se realiza una oración y se imponen las manos. Esto es parte del procedimiento que nos permite recibir el Espíritu de Dios (Hechos 8:14-18). Es por medio del Espíritu Santo que Cristo vive su vida en el cristiano (Juan 14:16-17, 23; Gálatas 2:20). Al seguir este proceso, el creyente entra a formar parte del cuerpo espiritual de Cristo (1 Corintios 12:12-13), lo que produce gozo en los cielos (Lucas 15:7).

En la comisión que Jesucristo dio a sus discípulos, incluyó la autorización para bautizar a los creyentes (Mateo 28:18-20). Así, aquellos que han sido llamados por Dios al arrepentimiento (Juan 6:44) buscan el bautismo para el perdón de los pecados, siguiendo el ejemplo y la instrucción de Jesucristo.

(Si desea profundizar en este tema, no vacile en solicitar los folletos gratuitos El camino hacia la vida eterna y Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana.)

Compartir Compartir Compartir

Mas Información

Folletos relacionados

El camino hacia la vida eterna

El camino hacia la vida eterna

¿Tiene algún propósito nuestra existencia, un significado que nunca hemos sospechado? Tomando en cuenta las condiciones en que se encuentra el mundo ¡necesitamos hallar respuestas a estos interrogantes!

Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana

Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana

Muy por el contrario de lo que muchos piensan, la conversión, no se trata de un evento que sucede en un instante. Las Escrituras revelan que es un proceso el cual comienza con el llamado de Dios, sigue con los pasos del arrepentimiento, bautismo y la recepción del Espíritu Santo, y finalmente, culmina con el regreso de Jesucristo, cuando los muertos en Cristo serán resucitados a la inmortalidad y se les dará la vida eterna. ¡Esa es la transformación final, ser cambiados de seres mortales a inmortales!

Ud. está viendo una página de

Los orígenes de nuestra labor se remontan a la Iglesia que fundó Jesucristo en el siglo primero, y seguimos las mismas doctrinas y prácticas de esa Iglesia. Nuestra comisión es proclamar el evangelio del venidero Reino de Dios en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones, enseñándoles a guardar todo lo que Cristo mandó (Mateo 28:18-20).

Descargue todos los folletos

PDF

El tipo de archivo más común para leer digitalmente las publicaciones digitales es PDF (Formato Documento Portable). Es por eso que ofrecemos primeramente un archivo con toda la folletería a su alcance en este popular formato.
Formato PDF
 - (17MB archivo .zip)

ePUB

Cerca de 300 lectores digitales pueden leer un formato ePUB. Por eso tenemos disponible el formato probablemente más moderno ampliamente compatible con todas las plataformas. La ventaja del formato ePUB es la flexibilidad en su tamaño y presentación del texto a gusto del consumidor.
Formato ePUB
 - (7 MB archivo .zip)

Mobi

Finalmente en el formato Mobi que fue comprado por Amazon y compatible con muchas plataformas especialmente para las Kindle manteniendo la flexibilidad para agregar anotaciones, marcadores y correcciones personales.
Formato Mobi
 - (12 MB archivo .zip)

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading