El propósito de Dios

Defensores entusiastas de casi todas las ideologías, filosof

Dios desea fervientemente que nos convirtamos, que seamos uno de sus conversos. No sólo quiere que aprendamos, sino que también practiquemos su forma de vida; quiere que nos comprometamos sincera y completamente con él. Si voluntariamente deseamos seguir sus instrucciones, él promete ayudarnos. Por medio de su Espíritu nos dará el poder para que sea una realidad lo que nos dice en Efesios 4:24: “Y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad”. Su propósito es cambiarnos, convertirnos desde adentro, desde el corazón.

Cuando alguien se dirigió a Jesucristo como “Maestro bueno”, él le respondió: “¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios” (Mateo 19:16-17). Lo que quiso decir Jesús fue que Dios es la única fuente de carácter justo, no que algún aspecto de su propio carácter no fuera bueno.

Si naturalmente no somos buenos, ¿cómo podemos llegar a ser justos a los ojos de Dios? Jesús nos da la respuesta: “Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a justos, sino a pecadores” (Marcos 2:17).

La Biblia explica por qué la humanidad necesita tan desesperadamente la sanidad espiritual. También explica cómo esta sanidad puede venir a nosotros. Revela los esfuerzos de Dios por sanar los defectos de carácter que generalmente definimos como naturaleza humana. Comienza mostrándonos cómo es que la humanidad se enfermó espiritualmente; termina con seres humanos sanados que heredarán la vida eterna como hijos de Dios.

En la Biblia encontramos detalles de cómo Dios ha decidido salvarnos de la enfermedad espiritual que nos ha plagado a lo largo de nuestra historia. Explica la fuente de nuestros problemas espirituales y de nuestra conducta errónea. Establece un contraste entre la naturaleza de Dios y la nuestra, y describe su plan para cambiar algunas de nuestras actitudes básicas y nuestras respuestas a las situaciones de la vida diaria. Nos revela el propósito de Dios —expresado en sus “preciosas y grandísimas promesas”— de que lleguemos a ser “participantes de la naturaleza divina” (2 Pedro 1:4).

Dos factores fundamentales determinan todo lo que está mal en nuestra naturaleza humana. Primero es la debilidad básica inherente a nuestros cuerpos y mentes. Nuestros pensamientos y emociones están ligados directamente con nuestros impulsos y deseos carnales. Nacimos con ellos, pero no nacimos ni con el conocimiento ni con el poder para manejarlos adecuadamente.

Segundo, con frecuencia nuestros impulsos y deseos naturales son afectados y aun manipulados por presiones externas. Las influencias adversas provienen de varias fuentes: familiares, educativas, recreativas, culturales y espirituales, por nombrar sólo algunas. Pero todas tienen algo en común: incitan nuestros instintos y deseos básicos.

Nuestros padres pueden enseñarnos un invaluable conocimiento espiritual, especialmente si su entendimiento se basa en los principios y caminos de Dios. Pero sólo nuestro Creador puede darnos el poder para manejar correctamente nuestros pensamientos y actitudes y resistir las tentaciones que nos acosan constantemente. Así, el proceso de convertirnos en justos es algo milagroso que requiere la intervención directa y activa de Dios.

Primero él nos llama y abre nuestro entendimiento para que podamos comprender lo que enseñan las Escrituras. Luego, comienza a cambiar nuestras vidas, si es que respondemos voluntariamente a su llamado y colaboramos con él.

Compartir Compartir Compartir

Mas Información

Folletos relacionados

Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana

Transforme su vida: La verdadera conversión cristiana

Muy por el contrario de lo que muchos piensan, la conversión, no se trata de un evento que sucede en un instante. Las Escrituras revelan que es un proceso el cual comienza con el llamado de Dios, sigue con los pasos del arrepentimiento, bautismo y la recepción del Espíritu Santo, y finalmente, culmina con el regreso de Jesucristo, cuando los muertos en Cristo serán resucitados a la inmortalidad y se les dará la vida eterna. ¡Esa es la transformación final, ser cambiados de seres mortales a inmortales!

Ud. está viendo una página de

Defensores entusiastas de casi todas las ideologías, filosofías y religiones tratan habitualmente de convertir a otros a su propia forma de pensamiento. Querer convertir a otros a una forma distinta de vida puede ser un noble ideal. Pero ¿quién tiene el derecho o la autoridad para decidir cuál es la mejor forma de vida?

Descargar todas las lecciones

Descargue los 12 Cursos Bíblicos para estudiarlos en su computador. Los formatos disponibles se enlistan a continuación:

Formato PDF - (6.8 MB arhivo zip)

Formato ePUB - (pronto...)

Formato Mobi - (pronto...)

Acerca de los formatos ebook...
Los formatos ePUB pueden ser leídos por varios tipos de lectores ebook y tablets, incluyendo Apple iPad (iPhone & iPod Touch) Barnes & Nobles Nook (Nook Color), Samsung Galaxy Tab (using Kobo) and Sony Reader. Los Mobi booklets pueden ser leídos por e-readers y celulares incluyendo Amazon Kindle, Cybook, iRex Digital Reader, iLiad, Hanlin y BeBook. Descargar lector Mobipocket para celulares (Blackberry, Windows Mobile, Symbian & sistemas operativos Palm).

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading