Más allá de la tragedia

Versión para impresora

Las tragedias personales pueden desafiar nuestra fe y creencias. Cuando usted vive la pérdida de un ser querido, ¿a quién debe pedir ayuda?

See video


[Darris McNeely] Cuando pasa una tragedia, todo tipo de preguntas pasan por la mente de una persona. Ninguna familia debería tener que lidiar con la tragedia de la pérdida de un hijo. Hoy, vamos a hablar con una familia que perdió a un niño, aquí mismo, en este camino. Quédate con nosotros, en el programa de hoy a medida que tratamos el tema “Más allá de la tragedia”.

Cuando la tragedia golpea su vida, todo cambia. Para John y Susan Miller, un día de pleno verano cambió para siempre sus vidas. Su historia de cómo hicieron frente a la muerte de su hijo es una, de aceptación, de recuperación y el ir más allá de la tragedia en una vida que nunca hubiera imaginado.

Viajamos a su casa en el noreste de Ohio para llevarles su historia.

Los Miller nos contaron acerca de aquel día, hace muchos años cuando su hijo murió en un trágico accidente. Ellos cuentan cómo se sintieron y cómo se manejaban las cosas en el periodo inmediatamente después. Visitamos la tumba de Jonathan y hablamos de la esperanza de algún día ver a su hijo otra vez.

Ya sea que haya sufrido una pérdida similar, o conoce a alguien así, el valor de los Miller le servirá de gran ayuda en la comprensión de cómo la verdad de las Escrituras, la Palabra revelada de Dios, da esperanza y consuelo.

[John Miller] Era una mañana normal. Comenzó lo suficientemente buena. Yo tenía el día libre del trabajo y vine aquí, justo a mi izquierda. En ese momento yo tenía un coche marrón Pontiac Phoenix y había reemplazado los frenos hacia unas semanas y quería hacer algunos ajustes. Me llevé a mis dos hijos mayores, Daniel y Mary Ann conmigo y como sabe, los niños les gusta estar con papá cuando uno está haciendo algo por el estilo. Así que trabajamos en el coche, lo levantamos con un gato hidráulico y se hizo lo normal. Y, después yo quería comprobar los frenos. Por supuesto que no sabía que Susan había traído a Jonathan, el hijo más pequeño, y lo puso a un lado.

[Darris McNeely] Ahora, usted acaba de salir de la casa por la mañana y fue caminando hacia el establo en ese momento.

[Susan Miller] Yo salía para terminar las tareas, así que lo saqué y de lo que no me di cuenta fue que John no me vio cuando coloque al niño junto con los otros niños. Así que lo deje y me dirigí al establo para terminar mis tareas, y al mismo tiempo Jonathan empezó a gatear atrás de mí y había gateado alrededor de la curva en el camino suficiente como para que John no lo viera.

[Darris McNeely] ¿Que estaba en el otro lado del coche?

[John Miller] Al lado del coche, estaba sentado prácticamente justo donde estamos ahora. Y yo había arreglado los cuatro neumáticos, o cuatro frenos, pero en los últimos 10 o 15 minutos pasé en el lado del conductor comprobando todo eso, y luego pedí a Daniel y Mary Ann retirarse a un lado. Eran cuatro y ellos dos, así que muchas preguntas.

[Darris McNeely] Ellos retrocedieron un poco…

[John Miller] Dieron un paso atrás hacia un lado. Me metí en el lado del conductor, no me di cuenta de que él estaba cerca y entonces comencé a ir para atrás porque quería. En realidad yo necesitaba ir en reversa para poder salir a la calle y probar los frenos. Y después de ir a unos 3 metros, sentí este golpe. Y, por supuesto, los niños gritaban en el momento debido a que vieron lo que pasó.

Y en mi mente pensé: “debí haber corrido algún juguete”. Y entonces maneje para atrás, y vi con sorpresa y consternación, mi hijo estaba tendido en la calzada y, por supuesto, en ese momento estaba sin vida.

[Darris McNeely] Los Miller recibieron un consejo invaluable después de la muerte de su hijo. Se les dijo que no se culparan unos a otros y no culparan a Dios.

[John Miller] Nos dieron muy buenos consejos en la mañana después de una hora de haber ocurrido del accidente. Nuestro pastor vino y él era un hombre de pocas palabras. Lo que nos dijo ha resultado ser correcto, no sólo para nosotros, sino para los demás y he dado el mismo consejo también.

Dijo: “John, Susan, hagan lo que hagan, no culpen a Dios y no se culpen el uno al otro”.

Y eso resultó ser muy eficaz, pues, que fácilmente podría haber sido culpar a Susan por no haberme dicho que ella dejó al bebé en su camino hacia el establo, cuando iba cuidar de algunos animales. Y, por supuesto, ella podría haberme culpado fácilmente por no haber tenido más cuidado – ambas razones eran ciertas. Sin embargo, tener esa discusión, o el juego de la culpa, desde luego no iba a ayudar a nada ni a cambiar el hecho de que él murió. Necesitábamos enfocarnos en ese momento y apoyarnos mutuamente para salir adelante.

[Darris McNeely] Era la esperanza de la resurrección entre los muertos que les ayudó a superar esta tragedia insoportable.

[John Miller] Las palabras de Jesucristo vino a mí donde Cristo dijo, viene la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán su voz y saldrán. Ya no era un concepto teológico o una verdad interesante, aunque los dos son ciertos. Se convirtió en mi cita con el destino, momento en el que me encontraría de nuevo a Jonathan, que había muerto esa mañana trágica. Y esa esperanza, la esperanza de la resurrección, la verdad de la resurrección y todo lo que eso significa, no sólo para nosotros sino a toda la humanidad, se convirtió en una enorme fuerza de motivación para nosotros en los años que siguieron.

[Darris McNeely] Jonathan fue enterrado en el cementerio local. La piedra pequeña marca su tumba. Como todos los padres, John y Susan visitan el sitio y recuerdan. Pero siempre sus pensamientos anticipan con interés el momento en que las tumbas se abrirán y los muertos, incluyendo a su hijo, volverán a vivir.

Nos sentamos junto a la tumba de Jonathan y hablamos acerca de la verdad de la resurrección.

[John Miller] Uno de los primeros pensamientos que tuve fueron las palabras de Jesucristo que dijo: viene la hora en que todos aquellos en los sepulcros oirán su voz y saldrán. Y, por supuesto, incluso en ese contexto en el libro de Juan, habla de múltiples resurrecciones. Por supuesto, eso era algo muy reconfortante, era una esperanza para mí en ese día fatídico.

Susan y yo hemos venido aquí muchas veces. La última vez fue en su cumpleaños número 25. Era una noche tranquila y hemos venido acá para reflexionar sobre lo que podría haber sido.

Nuestros dos hijos ya son adultos, ahora, y por supuesto que les queremos mucho. Ambos han tenido mucho éxito y como dice el viejo refrán: la manzana no cae lejos del árbol. Así que nos preguntamos de lo que podría haber sido.

Daniel es un brillante ingeniero, Mary Ann tiene una capacidad increíble de querer ayudar a la gente y ha encontrado un trabajo en el que es capaz de hacer eso.

Pensé en esa noche, lo que podría haber sido. Pero esas son preguntas en que creo que los padres reflexionan y lo meditamos esa noche. Y lo he escrito en un artículo que espero poder compartir con la gente en algún momento, porque a lo mejor es alentador para alguien.

[Darris McNeely] Creo que la esperanza que usted entiende a partir de las Escrituras es que Jonathan tendrá la oportunidad de vivir y alcanzar su potencial. Para superar el destino que Dios tiene para él y para toda la humanidad y lo que podría haber sido, y como usted dijo en sus propias palabras, algo que será en un mundo mejor y un mejor momento y lugar.

[John Miller] Bien, ha sido el “que será”. No sólo para él, y esto no es acerca de nosotros. Se trata de la esperanza para toda la humanidad y no es entendida ampliamente. La gente tiene nociones vagas sobre el más allá, de una resurrección, tal vez. Para nosotros ha sido un asunto muy definido y la Biblia habla en términos muy definitivos.

Uno de mis pasajes favoritos para reflexionar en este sentido ha sido Ezequiel 37. Puede ser un capitulo desconocido por mucha gente, pero de todos modos, está en la Biblia, y describe con gran detalle una resurrección a la vida, una resurrección a la vida física. Se habla de huesos y carne uniéndose con el propósito específico de conocer y comprender a Dios.

Y es ahí donde la Biblia nos da esperanza para todos aquellos que no tuvieron una oportunidad, que no conocieron a Cristo en esta vida. Y esa, es una fuerte esperanza. Es algo que ha mantenido en marcha esta familia. Hemos hablado de esto muchas veces como una familia cuando nuestros hijos estaban creciendo. ¿Qué va a pasar? Y eso es algo que esperamos mucho porque sabemos que las palabras de Cristo son verdaderas, que esta tumba se va a abrir.

[Darris McNeely] Usted ha hablado de Ezequiel 37 y que sin duda se vincula con lo que habla Apocalipsis 20.

[John Miller] Bueno, Apocalipsis 20, creo que alrededor del versículo 5, se refiere al hecho de que cuando Cristo vuelva, los que son suyos son resucitados. Ellos gobiernan 1.000 años en la tierra. Sin embargo, una declaración muy definitiva se realiza para el resto de los muertos, es decir, aquellos que no conocen a Cristo, no volvieron a vivir hasta terminar los 1000 años. Y luego pasa a describir una resurrección enorme, en la que los libros se abrieron. Y, por supuesto, esto me fascina, así que lo he estudiado. Los libros a que hace referencia son los libros de la Biblia, los libros serán abiertos. La gente tendrá la oportunidad de conocer a Cristo y tomar una decisión.

Como dije antes, pudiera hablar de esto durante horas porque es un gran tema, porque es la única explicación racional que permite a Dios ser perfectamente justo y perfectamente misericordioso. Y cuando Dios dice que él quiere que todos lleguen a la salvación, y que no es su voluntad el que nadie se pierda, la Biblia revela un plan que lo hace posible.

[Darris McNeely] Y esa resurrección, John y Susan, realmente cumple con algunas de las otras declaraciones de Jesús. No sólo acerca de la resurrección en Juan, sino en donde habló acerca de otros grupos de personas, los de Sodoma, por ejemplo, volviendo a la vida en un día, en un tiempo de juicio. Y es un periodo de juicio cuando, como dijo, los libros serán abiertos a los que se presentan en la resurrección y que tendrán su oportunidad de tener su nombre escrito en el Libro de la Vida.

[John Miller] Eso es cierto. Y al igual que las Escrituras referidas, Jesucristo se refiere en varias ocasiones, donde habla de los de Tiro y de Sidón, y luego se conecta de nuevo a los de su generación, y en referencia al hecho de que será más tolerable para ellos que los que, obviamente, conocía a Cristo en una manera muy personal. Así que, Cristo se refiere a ella de una manera muy tangible, el hecho de que los pueblos que vivieron hace miles de años de diferencia, surgirán juntos en la resurrección a enfrentar el juicio.

Y eso es algo que no es ampliamente reconocido y es una gran esperanza. Como he dicho antes, Dios es justo, pero también es sumamente misericordioso. Y la única senda a Dios es Jesucristo y todo el mundo tendrá la oportunidad, una oportunidad real para reconocer o rechazar la salvación que se ofrece a través de Jesucristo.

Y eso es lo que realmente me gusta, la gente que está escuchando esto, me quiero expresar como alguien que ha estado ahí. Ésta es una esperanza real y tangible en que se puede contar. Se puede confiar en ello totalmente.

[Darris McNeely] La resurrección es la esperanza de los muertos y los vivos. Es una enseñanza fundamental de la Biblia. Nosotros queremos que usted entienda esta enseñanza, nuestro folleto, uno de nuestras ofertas más populares: “¿Qué sucede después de la muerte?”

Este folleto contiene un minucioso estudio bíblico de lo que la Biblia enseña acerca de la muerte. ¿Va uno al más allá, al cielo o al infierno? ¿Qué pasa con aquellos que no tienen fe, o no aceptan a Cristo como su Salvador? ¿Hay esperanza para un ateo o un agnóstico? ¿Y el mundo no cristiano? ¿Y qué acerca de los niños lactantes que mueren sin el conocimiento o la comprensión de Dios? Todas estas preguntas son contestadas en este folleto gratuito: “¿Qué sucede después de la muerte?”.

Contáctenos en www.uc.org/espanol, para obtener una copia en español. O visite el sitio BeyondToday.tv. Puede descargar una copia digital de este sitio web o llame al número para obtener un folleto gratuito impreso.

“¿Qué sucede después de la muerte?”Le guía a través de un estudio de este tema desde el punto de vista de Dios. Usted va a entender la gran esperanza de los muertos y le dará ánimo. Creemos que usted va a desear obtener una copia o para alguien que ha sufrido una pérdida trágica.

Obtenga su folleto gratis hoy mismo contactándonos en ww.uc.org/español.

El entendimiento de que las tumbas se abrirán y los muertos vivirán otra vez revela que Dios es justo y misericordioso. Él no quiere que nadie perezca.

La Biblia enseña que todos tendrán la oportunidad de conocer al verdadero Dios y su Hijo Jesucristo. Incluso los niños lactantes, como Jonathan, tendrán la oportunidad de vivir una vida plena y llegar a conocer la verdad de Dios y la oportunidad para la salvación.

Dios no es injusto, y sacará de la tumba a todos los que han vivido. Continuamos hablando de esto con los Miller.

Otros han tenido situaciones similares o asuntos más allá de su control, donde personas han muerto y parece que no hay justicia. Es esa esperanza, la resurrección de que Cristo hablo en Apocalipsis 20, donde Dios resume ese periodo de tiempo de la resurrección y el juicio.

Y su Palabra es verdad que hay un tiempo de juicio, hay una esperanza de la resurrección. Ellos verán a sus seres queridos al igual que esperan ver a su hijo una vez más y verlo vivir su vida. Otros tendrán la misma esperanza de ver a sus seres queridos en la resurrección, quienes fueron tomados antes de tiempo.

[John Miller] Eso es correcto. Y también es cierto que esta comprensión de las Escrituras, fue fundamental en la que seamos capaces de superar la tragedia que ocurrió, a sabiendas de que Dios es fiel en sus promesas, sabiendo que él va a cumplir su promesa de una resurrección. Y hemos tenido la oportunidad, francamente, al leer algunos de los folletos ofrecidos en este programa, y me gustaría animar a la gente a leerlos. Quiero decir que ¡esto es real! Esto no es algo publicitario. Es la vida real. Funciona. Jesucristo va a ayudarle.

[Susan Miller] Usted sabe, cada vez que vengo aquí, es algo muy doloroso para mí. Creo que tengo que decirle, y lo hago, le digo cómo me siento cada vez que vengo aquí. Así que es muy doloroso, pero, también quiero decir, que está bien para una madre entender que nunca olvida a un niño. Si yo digo que a medida que pasa el tiempo y el dolor no es tan grave ya, uno pasa a otras cosas, pero eso siempre está en el fondo. Y eso está bien.

Usted sabe, cuando la pérdida es tan grave, uno no quiere olvidar. Usted se sentiría culpable si lo haría. Y sólo para animar a todos a aferrarse a las promesas de Dios, de que algún día esta tumba se abrirá y el saldrá. Y también sirve de gran motivación para mí permanecer fiel a fin de que yo estaré ahí cuando eso suceda.

[Darris McNeely] Y usted tendrá la oportunidad de abrazar a su hijo una vez más…

[Susan Miller] ¡Oh sí, lo anticipo mucho! En realidad pienso en ello. El estaría 25 años de edad, pero en mi mente sigue siendo un niño todavía. Y cuando veo a los niños pequeños, mi mente con frecuencia todavía se remonta a, que podría ser Jonathan.

[John Miller] Para mí ha sido, lo decepcione una vez, o le fallé una vez. Yo no quisiera volver a fracasar, por no estar allí cuando él sea resucitado.

[Darris McNeely] ¿Cómo soporta una madre la muerte de un niño? Susan nos lleva a través de sus pensamientos y cómo fue capaz de hacerle frente a esta situación.

[Susan Miller] Bueno, debo decir que inicialmente es totalmente abrumadora tener la idea de que, sí, voy a ver a nuestro hijo otra vez, pero no se sabe en cuanto tiempo. Y no sabemos cuánto tiempo será. Pero eso es algo que es, realmente difícil de soportar en el momento porque cuando se pierde un ser querido tan cerca como a un niño, lo mismo por perder un esposo u otro miembro de la familia. El dolor de la pérdida es tan intenso. Uno siente tanta nostalgia de esa persona que uno piensa, sí, hay una promesa, pero ¿cómo voy a llegar yo? Y no estás seguro de cómo vas a aguantar y pasar por todo eso.

Se trata de una lucha, de un día para otro, a veces hora por hora, para tratar de llegar a creerlo y de seguir adelante en la vida. Y es difícil hacerlo, pero recibimos bastante apoyo de nuestras familias que en ese momento, sabe, el uno a otro. Apoyamos unos a otros a través de ese, los tiempos de duelo.

[Darris McNeely] Ustedes no se echaban la culpa uno a otro.

[Susan Miller] Nosotros no nos culpábamos el uno al otro y le doy gracias a Dios por eso, y también porque el accidente fue causado por nosotros. Tuvimos un gran temor de Dios. Realmente no fuimos a pedirle a Dios: “¿por qué permitiste que esto sucediera?, ¡porque!”. Supongo que oí su voz que decía, “fuiste tú quien lo hizo”. Así que no preguntamos eso. Sin embargo, me gustaría reconocer el hecho de que es muy difícil ir más allá del dolor inicial, para comprender y reclamar la promesa de la resurrección, a pesar de que es de gran ayuda en el momento. Yo diría, una de las cosas más importantes que ayuda en tal momento son las oraciones de otros. ¡Es enorme! En realidad se le puede sentir.

De hecho, probablemente, hace dos meses, tuve una conversación con una señora en nuestra iglesia que yo no había conocido. La conocí hace poco. Y ella menciono este accidente en una conversación casual. Yo la miré y le dije, ¿te acuerdas de cuando sucedió esto? Y ella dijo, sí. Y yo le pregunté, ¿Rogaste por nosotros? Y ella dijo, sí lo hice. Yo estaba muy preocupada por usted en el momento.

Entonces, con lágrimas en los ojos, le di las gracias por sus oraciones y le dije lo mucho que hizo, marcó la diferencia para nosotros en ese momento.

[Darris McNeely] Los Miller han aconsejado a muchas otras familias que han sufrido tragedias similares. Se sienten obligados a ir a las salas de emergencia y a los lados de los que sufren. De esta manera, cumplen una enseñanza bíblica fundamental.

[John Miller] Una de las Escrituras que me ha ayudado mucho a lo largo de los años, está en la segunda carta de Pablo a los Corintios. Él escribe: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación” (2 Corintios 1:3).

Describe a Dios en términos muy genuinos, como he llegado a conocerle. Pero lo que me ha sido de gran ayuda es lo que dice, escrito a los Corintios en el versículo siguiente: “El cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos ser capaces de consolar a los que están en cualquier tribulación, con la consolación con que nosotros mismos somos consolados por Dios” (2 Corintios: 1:4).

Una de las claves para superar esto es ayudar a otras personas. Y hemos tenido la oportunidad de hacer eso, en varias ocasiones. Lo que he aprendido es que no es tanto lo que usted dice, sino tener a alguien allí que ha pasado por lo mismo.

Por lo tanto, hemos intentado hacerlo. Y una de las razones porque estamos en este programa es poder alcanzar a algunas personas desesperadas y mostrarles, decirles que sí se puede continuar y vencer con la ayuda de Dios. Dios es un Dios de misericordia y consuelo y él espera que ayudemos a otros en tiempo de necesidad.

[Darris McNeely] Yo sé que usted ha hecho eso muy a menudo, con las personas que han pasado por situaciones muy similares con niños pequeños, hijos adolescentes. ¿Qué le dice usted a ellos?

[Susan Miller] Es una buena pregunta. Es muy difícil para mí personalmente. Las emociones surgen de nuevo porque siento dolor. Y así, a veces no es tanto lo que usted dice, ya que sólo con estar ahí. Estar allí y ofrecer esperanza, sí, se puede salir de esto. Sí, es muy doloroso, pero ya se sabe, sigue adelante. Aguanta ahí.

[Darris McNeely] La Biblia tiene una verdad poco conocida, que Dios dará a todos una oportunidad para la vida eterna. No todo el mundo acepta esa oportunidad. Sin embargo, el justo y misericordioso Dios conoce a todos los que han vivido y ofrece la oportunidad para la vida eterna. Hemos hablado en el cementerio y continuamos en su casa.

Desde mi punto de vista, nunca he visto ninguna otra enseñanza religiosa, cualquier otra filosofía que se pueda igualar a la esperanza y el consuelo que nos da Apocalipsis 20, donde dice que el resto de los muertos vivirán, después de un periodo de tiempo más allá del regreso de Jesucristo. Y tener la oportunidad de conocer a Dios, y entender su propósito en la vida, y para completar su vida y tener la justicia, la justicia verdadera, dado en su vida y para todas las personas.

Es una enseñanza tan reconfortante y alentadora de la Escritura que no se ofrece en ninguna otra fuente que he encontrado.

[John Miller] Es la única explicación racional que he encontrado que le permite a Dios tanto ser perfectamente justo y perfecto en misericordia, porque él ha señalado en su Biblia, la verdad del hecho de que él le dará a todos los hombres y mujeres que han vivido una oportunidad para tener la salvación y vida eterna. Por lo tanto, responde a las grandes preguntas de la vida. Sólo tenemos que creerlo.

Cuando Jesucristo dijo: “conoceréis la verdad y la verdad le hará libre”, pienso que es una de las cosas más profundas que creo que dijo. Las tendencias humanas son de vivir en la negación, nos mentimos a nosotros mismos. Sin embargo, Cristo dijo que es la verdad la que hace libre. En nuestro caso, no importa lo doloroso, no importa cuán difícil puede ser la verdad, a menos que actúe con verdad, o con la verdad, nada se puede conciliar o reparar. Eso es un principio que aplica mucho más ampliamente, ya sea en negocios o simplemente tener éxito en la vida. No se puede arreglar algo a menos que sepa lo que realmente está mal.

[Darris McNeely] Los Miller han pasado muchos años reviviendo los acontecimientos de ese día en 1986. Es una verdad de la vida que ningún padre debería tener que enterrar a un hijo. Ningún padre realmente se recupera de tal pérdida.

De sus propias palabras, hemos oído como han logrado superar esta pérdida y seguir adelante a crear una vida exitosa y significativa. Susan y John han trabajado juntos en el ministerio de la iglesia en Alemania y en la actualidad operan un negocio próspero de manufactura. Su hijo Daniel trabaja en el negocio familiar como un ingeniero. Su hija Mary Ann vive y trabaja en la Costa Este.

La Palabra de Dios les dice que Jonathan un día se levantará de la tumba en la resurrección y tendrá su tiempo para experimentar una vida plena. La familia Miller vive con esa esperanza, y conoce que las palabras de Cristo son verdaderas.

Esas palabras dicen, “La hora viene, y ahora es, cuando los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán... viene la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y saldrán... a la resurrección de la vida” (Juan 5:25,28-29).

El Dios que nos permite sufrir, nos consuela con la verdad y la esperanza de una resurrección. Cristo tiene las llaves de la vida y la tumba. Él no es ciego a nuestro sufrimiento o sordo a nuestras súplicas. Nos ofrece la esperanza de una vida futura a través de una resurrección. Esta verdad ayuda a la familia Miller vivir con su pérdida en la esperanza de un futuro con su hijo. Esta misma verdad puede anclar su vida. Le puede dar la razón, el sentido y la esperanza de seguir adelante después del sufrimiento y la pérdida y continuar con su vida.

Tome esta esperanza en la promesa de Dios. Es la forma en que entendemos que podemos ir más allá de la tragedia.

Para ayudarle con esto, solicite nuestro folleto gratuito que estamos ofreciendo hoy, “¿Qué ocurre después de la muerte?”. Cuando lo haga, también le enviaremos una suscripción gratuita de un año a la revista Las Buenas Noticias. Se publica seis veces al año. Esta revista le ofrece artículos de fondo sobre la vida cristiana, la enseñanza de la Biblia, y la profecía. Es la mejor manera de seguir aprendiendo acerca de los temas que cubrimos aquí en Beyond Today. Esta revista le ayudará a usted y a su familia a comprender el mundo actual desde una perspectiva bíblica.

Es gratis y usted puede recibir su suscripción contactándonos en www.ucg.org/espanol, para una copia en español. Usted puede ir en línea en BeyondToday.tv y suscribirse, o puede escribirnos a nuestras direcciones en los países hispanos

Permítanme que les recuerde que la Iglesia de Dios Unida está ofreciendo seminarios gratuitos de la Biblia en varias ciudades de Estados Unidos y alrededor del mundo. Si usted está interesado en aprender más sobre el Reino de Dios, vaya a BeyondToday.tv y busque el “Seminario Bíblico del Reino de Dios” para inscribirse y asistir. Estos eventos en vivo son completamente gratis.

Tiene que ver porqué el mensaje original de Jesús Cristo del Reino de Dios es en gran parte no reconocida por el cristianismo de hoy. El espacio puede ser limitado, así que inscríbase para los seminarios ahora. Vaya a www.ucg.org/español y observe la dirección más cercana a usted.

De Beyond Today, soy Darris McNeely. Gracias porsuatención.

Compartir Compartir Compartir

Mas Información

Folletos relacionados

¿Qué sucede después de la muerte?

¿Qué sucede después de la muerte?

Este es uno de los grandes misterios de la vida: ¿Qué sucede después de la muerte? ¿Será la muerte el final absoluto de nuestra existencia, o seguiremos conscientes en otro lugar u otra condición? ¿Reencarnaremos como otra persona o como algún animal? ¿Volveremos a ver a los seres queridos que tanto extrañamos?

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading