Impactantes enseñanzas de Jesús: Vosotros sois dioses

Versión para impresora

En esta edición revisaremos una de las más grandes enseñanzas de Cristo: tenemos el potencial de ser dioses.

See video


[Steve Myers] Jesús es el Salvador proclamado en todas partes por los cristianos, ¿Pero, sabes lo que Él enseñó?

Dijo muchas cosas asombrosas que tomo a muchos por sorpresa. ¿Podrían las enseñanzas de Jesús tomarlo por sorpresa?

Jesús sorprendió al pueblo cuando proclamó que era el Hijo de Dios. Incluso lo acusaron de blasfemia.

"Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios." (Juan 10:33).

Vieron su afirmación que es de una íntima relación familiar con Dios como colocándose a sí mismo en el  nivel de Dios -y para ellos, eso era imposible.

La respuesta de Jesús fue intrigante. Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?(Juan 10:34).

Citó un versículo del Antiguo Testamento que nos dice a usted y a mí y a todos los seres humanos: "vosotros sois dioses." ¿Son los seres humanos realmente dioses? ¿Qué quería decir Jesús?

El programa de hoy se centra en una impactante enseñanza de Jesús que sorprendentemente, la mayoría de los cristianos no entienden. Manténgase sintonizado con Beyond Today mientras hablamos de otra Impactante enseñanza de Jesús: "Ustedes son dioses".

 

[Presentador] Únase a nuestro anfitrión Steve Myers y sus invitados, ya que le ayudan a entender su futuro en Beyond Today!

[Steve] Los líderes religiosos de la época llegaron a despreciar a Jesús. Lo acusaron de blasfemia cuando dijo que "Dios era su Padre, haciéndose igual a Dios" (Juan 5:18). De hecho, Jesús los provocó aún más diciendo cosas como "Yo y Mi Padre somos uno" (Juan 10:30).

No podían entender cómo era posible. Los judíos protestaron y quisieron matar a Jesús. Pero ¿qué pasó con sus increíbles curaciones? ¿Y los maravillosos milagros que realizó? Se les olvidó. ¿Por qué? El problema para ellos fue lo que Él enseñó. He aquí por qué lo querían matar. Ellos dijeron, "porque tú, siendo hombre, te haces a ti mismo Dios" (Juan 10:33). Para ellos era imposible que Jesús estuviera en el mismo nivel que Dios.

Pero Jesús era implacable. Él insistentemente invitó a la gente a entender el supremo propósito de Dios. ¿Por qué fueron creados? ¿Cuál era el propósito de la vida? ¿Tiene Dios un plan para mí? Usted puede preguntar: ¿Puedo saber las respuestas a estas preguntas? Sí, usted puede. Esas preguntas no sólo eran críticas en esos días, sino que son tan importantes para cada uno de nosotros el poder responderlas hoy. ¿Dónde podemos encontrar las respuestas? Las respuestas se encuentran en una sorprendente enseñanza de Jesús.

Desafortunadamente, la mayoría no entiende la verdad increíble. Quédese conmigo, y lo veremos claro en las páginas de su Biblia.

¿Alguna vez has reflexionado acerca de por qué la Biblia fue escrita? Usted ve, la razón principal es explicar cómo Dios está creando su propia familia espiritual -  los hijos de Dios.

Así que al comienzo de la Biblia encontramos el relato de la creación de Adán y Eva. Todos los seres humanos son sus descendientes, su gran familia extensa, podríamos decir. Adán era, según su ascendencia, hijo de Dios (Lucas 3:38). Debido a esto, todos somos hijos de Dios. Él es nuestro Padre por la creación física.

Pero, el propósito de Dios es mucho mayor que la creación de seres humanos temporales y perecederos. Dios está en el proceso de crear sus propios hijos espirituales que serán incorruptibles. Serán sus hijos con vida eterna y tendrán su carácter divino.

Muchos creen que esto significa que al aceptar a Jesús en su corazón le hace hijo de Dios. ¡Pero hay mucho más!

Esto nos lleva a una enseñanza  Bíblica que incluso la mayoría de los cristianos no entienden. Porque no se detiene ahí. Es sólo el principio. La verdadera transformación de un cristiano comienza con el arrepentimiento y el bautismo, pero el regreso de Jesús, será seguido por un cambio en un espíritu literal con vida eterna. Dios le está dando la oportunidad de convertirse en un miembro inmortal de su familia espiritual. Se nos dice que "sabemos que cuando sea revelado, seremos semejantes a él" (1 Juan 3: 2).

Esta impactante enseñanza de Jesús demuestra que su futuro no es morir e ir al cielo. Permítame decirlo de nuevo. Jesús enseñó que los cristianos no irán al cielo al morir. Eso puede ser sorprendente para la mayoría. Si no vas al cielo, ¿qué enseña exactamente la Biblia acerca de su futuro?

La Sagrada Palabra de Dios, designa que los que reciben la salvación son los "hijos de Dios". "Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios." (Romanos 8: 19).

Esto va mucho más allá de nuestra herencia de los padres humanos. Dios está logrando una asombrosa transformación espiritual en la vida de sus seguidores a través de su espíritu santo.

Pablo explicó que "El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados" (Romanos 8: 16-17).

¿Comprendes el enorme significado de la declaración de Pablo? Explica por qué estamos aquí, la razón de nuestra existencia, por qué hemos nacido.

Es por eso que Dios quiere que todos los seres humanos lleguemos al conocimiento de la verdad.

Dios está creando una familia, su propia familia espiritual. Y tenemos la oportunidad, esa oportunidad inestimable de ser parte de ella para siempre.

Y esa relación familiar -hacer hijos de Dios el Padre- está ahí en el corazón y el núcleo del gran plan de Dios para toda la humanidad. El apóstol Pablo lo dice así: "Al traer muchos hijos a la gloria" -hablando de la salvación- "En efecto, a fin de llevar a muchos hijos a la gloria, convenía que Dios, para quien y por medio de quien todo existe, perfeccionara mediante el sufrimiento al autor de la salvación de ellos. Tanto el que santifica como los que son santificados tienen un mismo origen, por lo cual Jesús no se avergüenza de llamarlos hermanos,-esto habla de nosotros, seres humanos convertidos. Él dice, "son de la misma familia" (Hebreos 2: 10-11, NVI).

¡Está bien!

Los cristianos verdaderamente convertidos son todos del mismo Padre y los hace miembros de la misma familia: la familia de Dios. "Así que Jesús no se avergüenza de llamarlos hermanos. Él dice, 'declararé tu nombre a mis hermanos; en la presencia de la congregación cantaré tus alabanzas. "Y otra vez," pondré mi confianza en él. "Y otra vez dice," Aquí estoy, y los hijos que Dios me ha dado "(Hebreos 2:11 -13, NVI).

Jesús no duda en decir que los miembros convertidos de su iglesia son sus propios hermanos o hermanas. Eso es lo cerca y personal que es la relación familiar.

Pero, Jesús tenía mucho más en mente que ser considerado un hijo de Dios en este momento. El propósito de Dios es mucho mayor que una familia física corruptible y perecedera.

Dios está en el proceso de crear a sus propios hijos espirituales que serán incorruptibles, es decir, hijos con vida eterna que tienen su naturaleza y carácter divinos.

Jesús aturdió a los maestros de su día cuando Él enseñó este mismo hecho. Lo acusaron de blasfemia por afirmar que era el Hijo de Dios.

Pero Él los sorprendió al responder: "Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois? Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada), ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy? "(Juan 10: 34-36).

En otras palabras, Jesús estaba diciendo, "si la Escritura llama francamente dioses humanos, ¿por qué le molesta cuando simplemente digo que soy Hijo de Dios?"

¿Suena chocante? ¿Son los seres humanos realmente dioses? ¿Qué significaba esa enseñanza de Cristo?

Jesús estaba citando el Antiguo Testamento. Es de Salmos 82: 6. Observe cómo las Escrituras enseñan exactamente lo que Jesús dijo. Dios dice a los seres humanos: "Yo dije: 'Vosotros sois dioses, y todos sois hijos del Altísimo'".

La palabra hebrea traducida como "dioses" es la palabra elohim, que literalmente significa "dioses" o "poderosos".

Es interesante porque algunos han argumentado que la palabra en este contexto debe ser traducida como "poderosos" o "jueces", pensando que puede referirse a seres humanos poderosos. Pero eso no puede ser cierto. Está diciendo que los humanos son dioses.

Lo sabemos porque los manuscritos originales del Nuevo Testamento traducen la cita de Cristo en Juan 10 usando la palabra griega theoi -que significa "dioses".

Así que Jesús usó la palabra deliberadamente como "dioses". Si Él hubiera querido decir sólo "jueces", su razonamiento no tendría sentido. Echa un vistazo a ese versículo de nuevo. Él no estaba diciendo: "Si la Escritura los llamó jueces, ¿por qué estás molesto de que yo diga ser el Hijo de Dios?" Eso no tiene sentido. Sólo cuando la palabra aparece como "dioses" -y se entiende que significa eso- sigue la lógica de Cristo.

Por sorprendente que parezca, aquí está lo que Jesús estaba diciendo: "si la Escritura llama a dioses humanos, ¿por qué están molestos cuando simplemente declaro que soy el Hijo de Dios?"

Sin embargo, ¿pueden los seres humanos legítimamente ser referidos como dioses? Bueno, eso es lo que dijo. Pero, ¿cómo podemos entenderlo?

Primero, debemos entender que desde el principio, la familia de Dios estaba compuesta por dos seres divinos: Dios y Dios El verbo. Se nos dice que "En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba en el principio con Dios. (Juan 1: 1-2).

Luego, el verbo se convirtió en un ser humano físico como el Hijo de Dios, Jesucristo. Después de su vida humana y su muerte, Él fue resucitado a la existencia del Espíritu divino como el "primogénito de entre los muertos" (Colosenses 1:18). La Biblia nos dice que Él fue el primero, con muchos más hijos por venir: "Él los escogió para que fuesen como su Hijo, para que su Hijo sea el primogénito entre muchos hermanos y hermanas. (Romanos 8:29, NLT). Una traducción dice, "para que su Hijo sea el primero de muchos hijos" (CEV).

Eso puede sorprenderle. Pero, la Palabra de Dios es clara. Jesús nació espiritualmente en la resurrección como el primero de muchos hijos en seguir después. Ese es el plan de Dios. Ese era el movil y el núcleo de la impactante enseñanza de Jesús.

Desde el principio, el plan de Dios era añadir muchos hijos a su divina familia eterna. Pues bien, no es de extrañar que el apóstol Pablo le dijera a los hombres de Atenas: "Porque nosotros también somos su descendencia" (Hechos 17:28).

A la luz de esto, hace que el Salmo 82 sea mucho más fácil de entender cuando se nos dice "ustedes son dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo". Ahora vemos que la palabra "dioses" está conectada con " hijos del Altísimo. "¿Puedes verlo? Tiene sentido.

Como un animal que tiene descendencia, sabemos que su descendencia es el mismo tipo de animal. Los gatos producen gatos y la progenie de los perros son perros. Bueno, ¿cuál sería la descendencia de Dios? Según su Biblia: la descendencia de Dios son "dioses".

Dicho esto, tenemos que tener cuidado. Los seres humanos no son literalmente dioses-bueno, ¡todavía no! Y en realidad, las personas inicialmente no son literalmente ni siquiera los hijos de Dios, excepto en el sentido de que Él creó a la humanidad.

Los seres humanos son carne mortal. Dios es espíritu eterno. Esa es una diferencia crítica. Nos ayuda a entender el Salmo 82.

Si observan el versículo 7: "Mas moriréis como hombres, y caeréis como uno de los príncipes" (Salmo 82). Así que, siendo físicos y sujetos a la muerte, eran elohim en un sentido muy limitado -el sentido de ser creados a imagen y semejanza de Dios- pero teniendo el potencial final de convertirse en el mismo tipo de seres que el Padre y Jesucristo. Ahora tienen razón.

De hecho, Dios a menudo "llama las cosas que no son como si fueran" (Romanos 4:17, KJV). Dios está mirando su propósito como si ya estuviera cumplido. Sorprendentemente, Dios tiene la intención de exaltarnos de esta existencia mortal al mismo nivel de la existencia del espíritu divino que Él tiene!

Observemos este sorprendente hecho. Es impactante si nunca has notado lo que la Biblia dice verdaderamente al respecto. Así que escuche atentamente. Dios ha diseñado un proceso de reproducción espiritual, en el que Dios nos ha concebido como sus hijos espirituales.

El proceso comienza con el Espíritu de Dios uniéndose a nosotros. Por eso Romanos 8:16 dice: "El mismo Espíritu da testimonio con nuestro espíritu, que somos hijos de Dios". Ahora es a través de esta increíble unión que nos hacemos "partícipes de la naturaleza divina" (2 Pedro 1: 4).

Así que hoy, un hijo de Dios es un cristiano engendrado por el espíritu. Podrías decir un miembro real de Elohim, la familia de Dios. Pero, todavía no hemos terminado. Todavía hay un proceso de desarrollo que debemos atravesar en esta vida.

Así, al final de esta vida, en la resurrección en el regreso de Cristo, los verdaderos cristianos serán transformados en seres espirituales divinos como el Padre y Jesucristo.

Espero que usted tome el desafío. Estudie su Biblia y encontrará una y otra vez a lo largo de sus páginas, referencias a los seres humanos convirtiéndose en miembros con pleno derecho a la familia de Dios. He aquí una cita del apóstol Juan: "Amados, ahora somos hijos de Dios; y aún no se ha revelado lo que seremos, pero sabemos que cuando sea revelado, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es "(1 Juan 3: 2).

Es casi abrumador darse cuenta. Imagínense, seremos coherederos con Cristo. Y Dios quiere darnos dominio sobre todas las cosas, incluyendo todo el tremendo universo, ese es el dominio como Cristo lo tiene. En Apocalipsis, se nos dice: "El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo" (Apocalipsis 21: 7).

 

Heredar todas las cosas y tener autoridad y dominio requerirá recibir la gloria divina, el poder de Dios. ¿Y sabes qué? Ha prometido dárnoslo. El apóstol Pedro dijo: "Dios nos ha llamado a su gloria eterna en Cristo Jesús" (1 Pedro 5:10).

Dios quiere para nosotros nada menos que la gloria. Así que no seremos un poco como Dios o como un ángel. De ninguna manera. En su lugar, en ese momento, como Jesucristo, seremos "llenos de toda la plenitud de Dios" (Efesios 3:19) ¡Eso es lo que la Palabra de Dios dice realmente! ¿Y qué más podría significar? ¿Cómo podría alguien ser lleno de toda la plenitud de Dios y ser algo menos que como Dios?

En nuestro último cambio, nosotros también seremos divinos. Dios el supremo Padre reinará y Él y Cristo serán para siempre más grandes que nosotros. Pero, seremos miembros divinos de su gran familia espiritual.

Escuche esta increíble verdad puede venir como un gran shock. Especialmente si sólo has oído la visión tradicional de la corriente cristiana. Podrías incluso pensar...  ¿Es una especie de nueva idea extravagante? No, no lo es.

Es lo que Jesús enseñó. Es lo que enseñó la Iglesia del Nuevo Testamento. Es lo que su Biblia enseña desde Génesis hasta Apocalipsis.

Puede incluso que se sorprenda al saber que muchos de los primeros "padres de la iglesia", ahora estos son los hombres que vivieron en el primer y segundo siglo, creyeron esto. No estaban muy alejados de las enseñanzas de los apóstoles mismos, y comprendieron esta alucinante verdad, al menos en parte.

¡Está bien! Incluso los de la tradición dominante entendida hasta cierto punto. Ahora bien, lo creas o no, puedes leer lo que creían en el actual Catecismo de la Iglesia Católica.

Escuche esta asombrosa cita: "Porque el Hijo de Dios se hizo hombre, para que seamos Dios" (San Atanasio, De inc., 54, 3: PG 25, 192B).

Y otro de Tomás de Aquino, que creía esto: "El Hijo unigénito de Dios, queriendo hacernos partícipes de su divinidad, asumió nuestra naturaleza, para que él, hecho hombre, hiciera hombres dioses" (Santo Tomás de Aquino, Opusc 57: 1-4).

En este momento, sabemos que hay dos miembros divinos de la familia de Dios: dos Seres distintos: Dios el Padre y Dios el Hijo, Jesucristo. Y, por increíble que parezca, habrá muchos más por venir.

De hecho, hay muchos más que ya son miembros de la familia de Dios. ¿Cómo? Tienen una pequeña medida de lo divino por el Espíritu Santo que mora en ellos. Ahora están en el proceso, pero no son verdaderamente divinos. Sin embargo, un día, un día, si permanecen fieles, lo serán. Y, en última instancia, toda la humanidad, es decir, aquellos que están dispuestos, tendrán la misma oportunidad de convertirse en hijos espirituales de Dios.

"Yo seré para vosotros Padre, y seréis mis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso" (2 Corintios 6:18). Y Él lo quiere decir. El Padre tiene la intención de producirnos como sus completos hijos nacidos, para transformarnos en la clase de seres que Él y Cristo son ahora. Una familia espiritual que está siempre sujeta a su autoridad amorosa.

Así que después del regreso de Jesucristo, los seres humanos salvados serán elevados a una naturaleza divina como hijos espirituales nacidos del Padre Celestial y miembros de la familia de Dios.

Sólo imagínalo: La paz y la unidad florecerán como el amor gobernará. La supremacía del Padre y de Cristo como líderes de la familia nunca será desafiada. Todos estarán sujetos a Jesús, excepto al Padre, y Cristo mismo estará sujeto a Dios el Padre.

Esto es lo que Dios quiere para usted y el destino final de toda la humanidad. Es el inspirador propósito por el cual fuimos creados.

Ahora, hemos escuchado mucho acerca de las enseñanzas impactantes de Jesús en el programa de hoy. La verdadera instrucción que Jesucristo dio en la Biblia ciertamente está en marcado contraste con los conceptos religiosos tradicionales.

Así que a continuación, vamos a discutir esta asombrosa enseñanza de Jesús con nuestro panel  de Beyond Today, pero primero vamos a recapitular lo que hemos descubierto hoy:

Jesús enseñó cosas impresionantes que asombraron al pueblo cuando proclamó que era el Hijo de Dios. Pero aún más cuando citó la escritura que dice a los seres humanos, "Ustedes son dioses".

Ahora bien, aunque lo acusaban de blasfemia, estaban equivocados. La Biblia constante y repetidamente nos habla del plan de Dios y nuestro destino de ser hijos divinos de pleno derecho en la familia de Dios. Ahora, este futuro impresionante es todo el propósito, toda la razón por la que Dios hizo a la humanidad. ¡Es por eso que nacimos, por qué existimos! No es de extrañar que Dios se haya llamado como  nuestro Padre. Él está engendrando a sus propios hijos espirituales.

Espero que lleguen a comprender el gran propósito de Dios. Si usted mira a la autoridad de la Biblia y considera sus creencias y práctica, puede determinar si está realmente siguiendo las enseñanzas de Jesús.

Ahora, para discutir las sorprendentes enseñanzas de Cristo, tenemos los anfitriones  del programa, Darris McNeely y Gary Petty.

¿Por qué era tan importante para Cristo hacer dar este punto acerca de los seres humanos convirtiéndose en dioses?

[Darris] Debido a que éste, es Steve, la misma razón por la que Cristo vino en carne, Dios en la carne, para allanar el camino para que la humanidad entre en la familia divina como lo has mostrado de estas escrituras y ese era su propósito. Ese es el núcleo y el corazón realmente del Evangelio de Dios.

 

[Gary] Desde el principio que dice que fuimos hechos a la imagen de Dios. Dios nos creó para un propósito y es porque Él quería crear una familia. Así que es todo el núcleo de por qué Dios creó a los seres humanos y por qué Él ha interactuado con nosotros de la forma que Él tiene.

 

[Steve] Ahora algunas personas podrían decir bien, realmente estamos estirándolo. ¿Es verdad que encontramos ese tema en toda la Biblia?

 

[Darris] Absolutamente, comienza en Génesis 1:27 donde Dios dijo que hagamos al hombre a nuestra imagen. Y lo creó según su imagen. Y eso lo abre y lo lleva todo el camino a través de la Biblia.

 

[Gary] Mi escritura favorita sobre este tema es una que usted lee en 1 Juan, donde Juan dice que ahora somos los hijos de Dios y no sabemos exactamente cómo seremos, pero seremos como Cristo. Se trata de Cristo. Dios el Padre va a ser Dios el Padre para siempre y Cristo va a ser Cristo para siempre, pero si somos traídos a su familia, Juan dijo, seremos como él. Así que vamos a tener todos estos atributos que son comunes a Dios y Cristo que nos van a ser dados cuando seamos cambiados en su familia.

 

[Steve] Si la gente mirara, hay tantos pasajes que hablan de ese mismo hecho, de ser cambiado a su imagen, mirando al inmortal más que a lo físico.

Y supongo que el desafío es una vez que empiezas a ver esto, ¿Qué se supone que debo hacer con esto? Cuando empiezo a entender estas verdades, ¿qué debo hacer?

 

[Darris]  Comiencen a vivir como si fueran muy reales para ustedes. Hay una escritura en 1 Pedro, que habla de asumir, somos partícipes de la naturaleza divina. Hoy podemos comenzar a degustar los frutos de ese modo de vida y beneficiarnos de ello con una paz mental, teniendo el poder de una mente buena y sana. Tomar la naturaleza divina es el primer paso para comenzar a hacer eso y cómo lo que ha logrado está establecido en la Escritura es lo que debe hacerse.

 

[Gary] Parte de los primeros pasos en esta relación es entender que es una relación. Dios es genial. Pero Él se revela como Padre. Y esa es una relación personal. Podemos ir delante de Dios como Padre y Jesucristo incluso dice en Hebreos, nosotros somos sus hermanos, como un hermano. Y en esta relación, puede gobernar todo lo que hacemos en esta vida y dirigirnos hacia ese futuro.

 

[Steve] Sé que puede ser sorprendente, pero en todo el programa de hoy hemos cubierto estas diferencias impactantes entre lo que Jesús enseñó y el cristianismo mismo. Así que el desafío es cómo discernir las enseñanzas genuinas de Jesucristo de esas ideas falsas. Para ayudarte a hacer eso, tenemos una ayuda gratuita para estudiar la Biblia: ¿Por qué existimos?Este valioso folleto le ayudará a entender mejor cuál es el plan de Dios para usted y lo que Jesús realmente enseñó.

 

Para solicitar su copia gratuita de ¿Por qué existimos?Sólo contáctenos en iduai.org y en forma gratuita le enviaremos a vuelta de correo esta maravillosa publicación. O puede ir en línea en BeyondToday.tv o escribirnos a la dirección que aparece en su pantalla [Beyond Today, PO Box 541027, Cincinnati, OH 45254].

 

Cuando solicite la ayuda de estudio de la Biblia, también le enviaremos una suscripción gratuita a la revista Las Buenas Noticias. Cada número de Las Buenas Noticias, está lleno de artículos prácticos para ayudarlo a fortalecer a usted y a su familia y ayudarle a entender las noticias y eventos mundiales, así como ayudarle a entender mejor la Biblia y lo que está por venir para nuestro mundo.

Por sorprendente que parezca, la Palabra de Dios es clara. Desde el principio su plan era añadir muchos hijos a su divina familia eterna.

Hoy en día, no somos literalmente dioses. Pero el núcleo de la impactante enseñanza de Jesús fue mostrarnos nuestro increíble potencial.

Podemos verlo en Génesis 1 y seguir esa historia hasta el final del libro de Apocalipsis- No se puede negar. El hombre fue creado de acuerdo con la "clase de Dios". Y en la resurrección nosotros, como Jesucristo, podemos nacer en la familia espiritual de Dios.

Si usted está sorprendido por las enseñanzas de Cristo, tome esa oportunidad para actuar. Haga preguntas y responda de las Escrituras. Ruego que busque el conocimiento espiritual y permanezca cerca del único Dios verdadero. Sea fiel a la Biblia y reconozca su propósito para su vida.

Este es el programa de hoy. No se olvide de nuestras ofertas gratuitas y asegúrese de decirle a su familia y amigos sobre nosotros. Sintonice de nuevo la próxima vez para otra edición de Beyond Today y únase a mí en la oración, "Venga tu Reino". Para Beyond Today soy Steve Myers. Gracias por sau atención.

 

[LOCUTOR] Para la literatura gratuita ofrecida en el programa de hoy, vaya en línea a BeyondToday.tv. Por favor, únase a nosotros de nuevo la próxima semana en Beyond Today.

Compartir Compartir Compartir

Folletos relacionados

¿Por qué existimos?

¿Por qué existimos?

¿Por qué existimos? ¿Qué nos depara el futuro? ¿Hay algún propósito o razón para la vida humana? Estas preguntas han dejado perplejos incluso a los más grandes pensadores y filósofos a través del tiempo.

© 1995-2018 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading