Gn 1:1 - "En un principio creó Dios los cielos..."

Después de aclarar los puntos sobre Dios, lo siguiente que viene tiene que ver con el término “los cielos”.

Después de aclarar los puntos sobre Dios, lo siguiente que viene tiene que ver con el término “los cielos”.

Noten que dice “cielos”, en el plural, y no cielo. Esto indica que hay más de un cielo, algo poco entendido aún por los estudiosos bíblicos.

No obstante, el hecho de que existen varios cielos es manifiesto por toda la Biblia. Hasta el apóstol Pablo le da una enumeración al mencionar uno de esos cielos, el tercero: “Conozco a un hombre en Cristo que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo” (2 Co 12:2).

De hecho, hay tres cielos descritos en la Biblia. El primer cielo corresponde a la atmósfera de la Tierra donde llueve (Gn 7:11; 8:2; Dt 11:17), donde vuelan las aves (Gn 1:20; 7:3; Ap 19:17) y también están las nubes (Mt 24:30).  El segundo cielo abarca todo el Universo físico, es decir, nuestro sistema solar, las estrellas y las galaxias (Gn 1:14-17; 15:5; Dt 4:19; Heb 11:12). El tercer cielo es la morada actual de Dios (Mt 6:9; Mc 16-19). Sabemos que está al norte de la Tierra (Is 14:13). La Nueva Jerusalén descenderá de ese tercer cielo al culminar el plan de salvación del hombre (Ap 21:2). Es interesante notar que Cristo cruzó los tres cielos cuando ascendió al trono de Dios después de su resurrección: “Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión” (Heb 4:14).

Ahora bien, antes que Dios creara el Universo, fueron creados los ángeles que moran en el tercer cielo con él (Neh 9:6; Mc 13:32). Son seres inmortales (Lc 20:36) y no tienen órganos reproductivos (Mt 22:30). Hay “millones de millones” de ellos (Ap 5:11) y sabemos que una tercera parte se rebeló bajo el mando de uno de los tres arcángeles, llamado Lucero o Lucifer, que significa “Ángel de Luz” (Is 14:12; Ap 12:3-4, 7-9). Este arcángel, Lucifer, se convirtió en un “Ángel de Tinieblas” y cambió su nombre a Satanás o “'El adversario” y también se llama, diablo, o “El Calumniador” (Ap 20:2).

La tercera parte de los ángeles que le siguieron se llamarían demonios o “deidades menores” (Lv 17:7; Mt 9:34) que gobiernan las tinieblas del reino de Satanás (Ef 6:12).

El Verbo, que se convirtió en Cristo, vio a Satanás caer del cielo tras el fracaso de su rebelión (Lc 10-18). Como consecuencia de su sublevación contra Dios, Satanás y sus ángeles caídos perdieron sus puestos o moradas en el tercer cielo y ahora están sujetos a la Tierra (Jud 6; Job 1:7). Aparentemente, Satanás aún tiene acceso al tercer cielo (Ap 12:10) pero, en general, todos están restringidos a la Tierra. Sin embargo, tienen la posibilidad de influir sobre las actitudes humanas (Ef 2:1-3; 4:27) y hasta pueden poseer a los que libremente les dan cabida (Lc 4:33; 9:42). Los otros dos arcángeles son identificados como Gabriel (Dn 8:16; 9:21; Lc 1:19,26) y Miguel (Dn 10:13; 12:1; Jud 9; Ap 12:7).

Hay tres categorías de ángeles. Están los querubines, que tienen una cabeza, de cuatro rostros y tienen cuatro alas (Ez 10:20-22). Luego están los serafines con seis alas (Is 6:2; Ap 4:6-8) y finalmente, los ángeles comunes que no tienen alas y parecen como un hombre (Mt 28:2; Mc 16:5; Hch 1:10). Aparte de esto, hay caballos angelicales (2 R 2:11; Ap 19:11,14) y muchos objetos espirituales (Ap 1:12,13; 4:1-5).

Creemos que estos ángeles fueron creados antes del Universo porque ellos presenciaron la creación de la Tierra (Job 38:4-7). Toda la evidencia física y bíblica indica que la Tierra es muy antigua, como el resto de la creación (Gn 1:1; 2:1). La Biblia habla de la creación del querubín Lucero (Ez 28:14-15) y esto indica que los ángeles no han existido eternamente. Estos fueron hechos para servir a Dios y a sus futuros hijos (Heb 1:13-14). En resumen, hay tres cielos mencionados en las Escrituras. También se revela que existen cinco formas y niveles de vida en el Universo:

  1. 1. LA VIDA VEGETAL
  2. 2. LA VIDA ANIMAL
  3. 3. LA VIDA HUMANA
  4. 4. LA VIDA ANGELICAL
  5. 5. LA VIDA DIVINA

 

Es interesante entender que hay dos cambios posibles en estas etapas. Primero, sabemos que una vida divina se convirtió en humana (Jn 1:1-3,12-14; Flp 2:5-9) y luego volvió al quinto nivel.

También el propósito de ese sacrificio fue el poder permitir que el tercer nivel de los seres humanos pudiese trascender hasta el quinto nivel (Jn 10:34; Ro 8:29; Heb 2:5-13) y convertirse en parte de la familia de seres divinos, “Elohim”.

Esto, por ejemplo, es lo más importante que se debe saber sobre la creación de los ángeles y los cielos.

© 1995-2018 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading