Usted está aquí

Bajo El Lente

  • por Mario Seiglie
Luego de entregar a sus discípulos las 7 señales de los últimos tiempos y las 8 advertencias para perseverar hasta el fin, Jesús baja del Monte de los Olivos. Le quedan tres días de vida y debe tomar la última Pascua.
  • por Mario Seiglie
Volvemos ahora a Galilea, la tierra nativa de Jesús. Allí pasaría los últimos seis meses de su vida. Sólo haría dos viajes más a Jerusalén; uno para la Fiesta de Dedicación y el otro para guardar la última Pascua, cuando estaba profetizado que sería sacrificado por los pecados de la humanidad y luego resucitaría.
  • por Mario Seiglie
Llegamos ahora a otra importante sección de enseñanzas de Jesús, las parábolas. El término “parábola” significa “comparar dos cosas”, y Cristo las usaba para “comparar” las verdades de Dios con las cosas cotidianas.
  • por Mario Seiglie
En el capítulo anterior, Jesús pidió que oremos para que Dios “envíe obreros a su mies”, es decir, que llame a ministros fieles para que lleven el verdadero evangelio al mundo. Como resultado, Cristo nombra a doce de esos “obreros” para ser apóstoles y encabezar esa Obra de Dios una vez que él termine su ministerio.
  • por Mario Seiglie
La conversación que Cristo tuvo con Nicodemo es muy importante, pues le había revelado la esencia del evangelio, o el mensaje de Dios: Uno no sólo se debe bautizar en agua, sino que, al perseverar en la fe, un día nacerá del espíritu.
  • por Mario Seiglie
Luego del nacimiento de Juan y de Jesús, por espacio de 30 años no ocurre nada espectacular. Jesús está en Nazaret, “sujeto a sus padres” (Lucas 2:51) mientras que Juan recibe la educación de un sacerdote, pero al ver la corrupción general del sacerdocio, se aleja y se prepara en un lugar desértico, tal como lo había hecho Elías.