Usted está aquí

Evangelio

"El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio" (Marcos 1:15).

Jesucristo vino a predicar el evangelio, o "buenas noticias", del Reino de Dios. Es el mismo evangelio que mandó a predicar a todo el mundo-y el mismo evangelio que encontrará explicado a continuación.

  • por Mario Seiglie
En el capítulo anterior, Jesús pidió que oremos para que Dios “envíe obreros a su mies”, es decir, que llame a ministros fieles para que lleven el verdadero evangelio al mundo. Como resultado, Cristo nombra a doce de esos “obreros” para ser apóstoles y encabezar esa Obra de Dios una vez que él termine su ministerio.
  • por Mario Seiglie
Terminado el Sermón del Monte, Cristo bajó de la montaña con sus discípulos y una gran multitud. “Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente. Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme” (Mateo 8:1-2).
  • por Mario Seiglie
Comenzamos remontándonos al muy lejano pasado. Juan 1:1-4 nos lleva, como en una máquina del tiempo, al más remoto pasado imaginable. Viajamos atrás, antes de la creación del universo, el espacio o la materia descrito en Génesis 1:1. Incluso antes de la creación de los ángeles en Ezequiel 28:15.