Predicando el Evangelio, Preparando un Pueblo

Usted está aquí

Liderazgo

"Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo, de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído" (1 Tesalonicenses 1:6-7).
Dios no ha llamado a su pueblo estrictamente para su propio beneficio, sino para el beneficio de toda la humanidad. En cuanto a los futuros maestros de todo el mundo, tenemos que aprender hoy cómo llevar esta responsabilidad a través de dar el ejemplo correcto.