Recursos para los miembros de la Iglesia de Dios Unida

Lección 10: El sermón del monte (Parte 2)

Usted está aquí

Lección 10

El sermón del monte (Parte 2)

Jesús declaró que vino para “cumplir” la ley, es decir, que su propósito era llevarla hasta su máxima expresión y hacerla perfecta en todo sentido: teológica, espiritual y proféticamente (Mateo 5:17-18 Mateo 5:17-18 17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. 18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). No obstante, algunos teólogos protestantes han intentado valerse de esta escritura para afirmar que “cumplir” en realidad significa que él la guardó por nosotros, y que por tanto ya no es necesario obedecer las leyes de Dios registradas en lo que llamamos el Antiguo Testamento.

Hay al menos tres formas de contrarrestar ese argumento:

1)  Demostrando que el significado exacto del término “cumplir” ( pleroō , en griego) no es el de obedecer la ley como sustituto para que otros no tengan que hacerlo, pues el idioma griego tiene otros términos con ese significado.

2)  Indicando cuán contradictorio sería que Jesús dijera, básicamente, “No he venido a abolir la ley, sin embargo, al guardarla por ustedes, queda abolida”.

3) Leyendo los siguientes dos versículos, que claramente muestran lo que Cristo quiso decir: que iba a explicar cómo guardar adecuadamente las leyes del Antiguo Testamento, en lugar de guardarlas por nosotros.

Los siguientes dos versículos dicen: “ De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño  será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande  en el reino de los cielos. Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos” (Mateo 5:19-20 Mateo 5:19-20 19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. 20 Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, énfasis nuestro en todo este artículo).

Cristo empieza diciendo “de manera que” para asociar dos ideas complementarias: rechazar la acusación de que iba a “abolir” la ley, y refutar la idea de que guardar los mandamientos de Dios ya no era necesario para entrar en su Reino.

The Preacher’s Bible Commentary (Comentario bíblico del predicador) afirma: “Él [Cristo] dice que no vino para abrogar la ley o los profetas, sino para cumplir lo que ellos dicen; es decir, para que su significado fuera pleno, o completo ( plērōsai ). A lo largo del sermón descubrimos qué significa para Jesús ‘cumplir plenamente’ el significado de la Escritura …

“Es significativo que Jesús relacionara su enseñanza con la del Antiguo Testamento y confirmara su eterna autoridad. Él nos pide ser fieles incluso hasta en el más pequeño de los mandamientos de Dios; sin embargo, evita el legalismo –que se centra en la letra de la ley– según hacían los escribas y fariseos. Más bien, orienta a sus seguidores hacia el espíritu de la ley. Pablo habla de nuestra nueva vida en el Espíritu ‘para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu’ (Romanos 8:4 Romanos 8:4para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Desde el inicio de su ministerio, Jesús aclara que está interpretando el espíritu de las Escrituras, es decir, revelando su intención básica. Por ejemplo, veamos cómo interpreta el tema del sábado en las siguientes palabras: ‘El sábado se hizo para el hombre, y no el hombre para el sábado’ (Marcos 2:27 Marcos 2:27También les dijo: El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Nueva Versión Internacional). Como tal, la Escritura es una [fuente de] autoridad que nunca pasará a menos que todo se cumpla … ” (notas sobre Mateo 5:18-19 Mateo 5:18-19 18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. 19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

The Bible Knowledge Commentary  (Comentario del conocimiento bíblico) agrega otro punto importante: “Esta sección representa el corazón del mensaje de Jesús, ya que muestra la relación que él tiene con la ley de Dios. Jesús no estaba presentando un sistema opuesto a la ley de Moisés y las palabras de los profetas, sino el verdadero cumplimiento de la ley y los profetas, en contraste con las tradiciones de los fariseos. ‘La ley y los profetas’ se refieren a todo el Antiguo Testamento …

“El propósito de Jesús abarcaría hasta la letra hebrea más pequeña, la ‘ jota ’ (literalmente yôd , en hebreo), e incluso hasta el trazo más pequeño en una letra hebrea, el ‘apéndice’. En español, una ‘ jota ’ correspondería al punto sobre la letra ‘i’ (parecida a un apóstrofe), y un apéndice sería lo que hace la diferencia entre una ‘P’ y una ‘R’. La pequeña línea en ángulo que completa la ‘R’ parece un apéndice. Estas cosas son importantes, porque las letras forman palabras y cualquier variación en una de ellas, por leve que sea, puede cambiar el significado de una palabra … La justicia en la que se basaban los fariseos y los maestros de la ley era insuficiente para entrar en el reino que Jesús estaba ofreciendo. La justicia que predicaba Jesús no era solamente externa, sino la verdadera justicia interna basada en la fe en la Palabra de Dios (Romanos 3:21-22 Romanos 3:21-22 21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; 22 la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Esto se aclara a partir de lo que sigue” (notas sobre Mateo 5:17-19 Mateo 5:17-19 17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. 18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. 19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Así, con el fin de destacar su argumento, Cristo a menudo contrastaba dos conceptos, como cuando dijo que el que enseña a quebrantar el menor de los mandamientos será llamado “pequeño” en el reino y el que los enseñe será llamado “grande”. Este es un ejemplo típico de un modismo judío conocido como semitismo ; en este caso, se usa la dualidad de exclusión-inclusión, en la cual dos cosas se contrastan: una se incluye  y la otra se excluye . Él utilizó la misma expresión en otra instancia para referirse a los predicadores “sin ley” en Mateo 7:21-23 Mateo 7:21-23 21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
.

¿Qué significa ser más justos que los fariseos?

Ahora, ¿qué quiso decir Cristo con la crucial afirmación de que sus discípulos tenían que ser más justos que los escribas y fariseos? Quiso decir que su mensaje verdaderamente se basaba en el contraste entre sus enseñanzas y las de ellos acerca de la verdadera justicia. Los escribas eran “judíos sabios que copiaban manuscritos de la Biblia y que interpretaban y enseñaban las Escrituras” ( Baker’s Concise Dictionary of Religion [Diccionario conciso de religión de Baker], Donald T. Kauffman, editor. Baker Book House, 1985, artículo “ Scribe or Soferim”  [Escribas o soferim]).

Gill’s Commentary (Comentario de Gill) dice acerca de los fariseos: “Eran la secta más estricta entre los judíos en cuanto a la religión y la justicia exterior y, sin embargo … su justicia era muy defectuosa. Se basaba solo en la observancia externa  de la ley y no  procedía de un corazón purificado  ni de los principios de la gracia; tampoco era practicada con sinceridad ni para la gloria de Dios, sino para su propia alabanza … Además, se habían olvidado de los aspectos más importantes  de la ley [Mateo 23:23 Mateo 23:23 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
] y se conformaban con los más insignificantes. La forma en que ejercían su fe dejaba mucho que desear y eran muy descuidados en la práctica de sus doctrinas,  como muestran los versículos anteriores” (notas sobre Mateo 5:20 Mateo 5:20 Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Por tanto, Cristo ahora contrasta seis enseñanzas de los escribas y fariseos con la manera correcta de ver la ley de Dios, la cual requiere de una dimensión espiritual que no tenían los fariseos. De esta manera, Cristo “llenaría al máximo” el verdadero significado de la ley de Dios, no solo en la letra, según el énfasis de los fariseos, sino en su intención espiritual.

Como explica Expositor’s Bible Commentary (Comentario bíblico del expositor): “Según el estilo literario de Mateo, la primera parte de ciertas frases en su evangelio comienzan con ‘Oísteis que fue dicho’. Es decir, Jesús no critica al Antiguo Testamento, sino la interpretación que muchos de sus oyentes asumían. Esto es especialmente cierto en los versículos 22 y 43, donde parte de lo que había sido ‘oído’ ciertamente no provenía del AT” (notas sobre Mateo 5:19 Mateo 5:19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

The Bible Knowledge Commentary agrega: “Jesús rechazó las tradiciones  de los fariseos (Mateo 5:21-48 Mateo 5:21-48 21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. 22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. 23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. 25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26 De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante. 27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 31 También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio. 32 Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio. 33 Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás, sino cumplirás al Señor tus juramentos. 34 Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Dios; 35 ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. 36 Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. 37 Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede. 38 Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. 39 Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; 40 y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; 41 y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, vecon él dos. 42 Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses. 43 Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. 44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? 47 Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? 48 Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) y sus prácticas (ver Mateo 6:1 Mateo 6:1 Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
hasta 7:6). En seis oportunidades Jesús dijo: ‘Oísteis que fue dicho … Pero yo os digo’. Estas palabras dejan en claro que Jesús estaba presentando: (a) lo que los fariseos y los maestros de la ley estaban diciendo a la gente, pero lo contrastó con: (b) lo que es la verdadera intención de la ley de Dios. Esta explicación confirma que la justicia de los fariseos no es suficiente para ganar la entrada en el reino venidero” (notas sobre Mateo 5:19 Mateo 5:19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

El verdadero significado del Sexto Mandamiento

Cristo comienza contrastando la enseñanza farisaica con la intención real del Sexto Mandamiento. Él dijo: “Ustedes han oído que a sus antepasados se les dijo: ‘No mates, pues el que mate será condenado’. Pero yo les digo que cualquiera que se enoje con su hermano, será condenado. Al que insulte a su hermano, lo juzgará la Junta Suprema; y el que injurie gravemente a su hermano, se hará merecedor del fuego del infierno. Así que, si al llevar tu ofrenda al altar te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí mismo delante del altar y ve primero a ponerte en paz con tu hermano. Entonces podrás volver al altar y presentar tu ofrenda. Si alguien te lleva a juicio, ponte de acuerdo con él mientras todavía estés a tiempo, para que no te entregue al juez; porque si no, el juez te entregará a los guardias y te meterán en la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que pagues el último centavo” (Mateo 5:21-26 Mateo 5:21-26 21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. 22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. 23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. 25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26 De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Dios Habla Hoy).

Los judíos habían aprendido que en tanto no cometieran el acto físico de herir o matar a una persona, eran inocentes. Pero Cristo les aclaró que se puede “matar” si uno se deja dominar por la ira y desea mentalmente que una persona muera, lo cual es pecado (ver 1 Juan 3:15 Juan 3:15 para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

The Preacher’s Biblical Commentary señala: “Habiendo confirmado la sólida autoridad de la ley, Jesús además hace sus propios pronunciamientos: ‘Ustedes han oído que se dijo’ (a la generación de Moisés), ‘ ¡pero yo les digo … !’ [NVI]. Enfáticamente habla en primera persona, lo cual coloca esta declaración de Cristo en el nivel máximo de autoridad, que corresponde al principal profeta de Dios: el Mesías, que es a la vez profeta, sacerdote y rey. Sus palabras ‘pero yo les digo . . .’ revelan su autoridad como Señor de las Escrituras. Cierto principio rabínico sostenía que la opinión de cada maestro debía ser respaldada por alguna autoridad. Pero Jesús actuaba basándose en su propia autoridad y dándoles a las Escrituras su pleno significado. Debe tenerse en cuenta que las palabras ‘que se dijo’ no tienen relación con las palabras ‘como está escrito’ ( gegraptai ), las que Jesús usó cuando se refirió a la autoridad de la Escritura. Esto significa que lo que en realidad estaba refutando Jesús era la interpretación errónea o las deducciones de los escribas en el uso de las Escrituras.

“Esta sección comienza una serie de seis temas de la ley que Jesús interpretó, explicando plenamente la palabra de Dios en estos asuntos. La primera es la prohibición de matar. La ley decía que si alguien mataba a una persona, debía pagar con su propia vida (Levítico 24:17 Levítico 24:17Asimismo el hombre que hiere de muerte a cualquiera persona, que sufra la muerte.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), de acuerdo a la ley externa y jurídica de la equivalencia. Pero Jesús dice que cualquier cosa que lleve a matar está mal. No solo debe evitarse el hecho en sí, sino también las malas intenciones.

“Estar enojado con un hermano acarrea un juicio. Referirse a alguien como ‘raca’ (imbécil o cabeza hueca), podía llevarlo [en aquel entonces] ante el sanedrín; y despreciar a alguien, llamándolo ‘tonto inútil’ o ‘paria’, implicaba exponerse al ‘fuego del infierno’. El discípulo debe tener la más alta consideración por su prójimo, respetar la santidad de la vida humana y manejar las diferencias mediante el amor. No hay justificación para que el hombre acabe con la vida de un ser humano; esto siempre será pecado, y cuando ocurre, es por consecuencia del pecado. Esta enseñanza sacude los cimientos mismos de un orden social dominado por el poder, que a menudo sacrifica vidas para lograr sus objetivos.

“La enseñanza de Jesús es que todo lo que lleva a la muerte es pecado, y exhorta a sus discípulos a apartarse de la ira. Si bien uno puede decir que nunca ha matado, Jesús pregunta acerca de la actitud interna de ira y odio, de las palabras agresivas y la hostilidad. La ira lastima a los demás y también malogra el espíritu de quien experimenta sentimientos de rabia o indignación. Necesitamos reconocer nuestros sentimientos y ser honestos acerca de ellos, pero tenemos que resolver la ira de una forma que no sea destructiva hacia los demás. Pablo escribe: ‘Si se enojan, no pequen …’ (Efesios 4:26 Efesios 4:26Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, NVI).

“Jesús da respuesta a los conflictos humanos pidiéndoles a sus seguidores que promuevan la paz. Él enseña que el problema de la división entre seres humanos es tan grave, que uno incluso debe interrumpir su adoración e ir en busca de reconciliación si se acuerda de un asunto sin resolver … Y el ministerio de la reconciliación fue expresado de manera sublime por el Maestro, que murió por nosotros aun cuando éramos sus enemigos” (notas sobre Mateo 5:20-26 Mateo 5:20-26 20 Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos. 21 Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. 22 Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. 23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. 25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. 26 De cierto te digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el último cuadrante.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Lo que el Séptimo Mandamiento en realidad dice sobre el adulterio

Posteriormente, Cristo explica la verdadera enseñanza sobre el adulterio: “Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno” (Mateo 5:27-30 Mateo 5:27-30 27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. 28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón. 29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

The Bible Knowledge Commentary  afirma: “Una vez más, la enseñanza de los fariseos se ocupa únicamente del aspecto exterior. Decían que la única manera de cometer adulterio era por medio de un acto sexual. Citaban correctamente el mandamiento, pero ignoraban su alcance. El adulterio comienza dentro del corazón (cuando se mira con lujuria) y se lleva a cabo con una acción. El deseo lujurioso, que procede del corazón y que es tan malo como el acto, indica que no hay una buena relación con Dios.

“Las palabras de Jesús registradas en Mateo 5:29-30 Mateo 5:29-30 29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
a menudo han sido mal entendidas [este es otro semitismo, o sea, exagerar para hacer énfasis]. Obviamente Jesús no estaba abogando por las mutilaciones físicas, pues un ciego puede tener las mismas tendencias lujuriosas que una persona vidente, y un hombre con una sola mano puede igualmente utilizarla para pecar. Lo que Jesús quería propugnar era la eliminación de la causa interna del problema. Puesto que un corazón lujurioso puede conducir finalmente al adulterio, el corazón debe ser cambiado. Únicamente a través de ese cambio de corazón es posible escapar del infierno (Gehena)” (notas sobre Mateo 5:29-30 Mateo 5:29-30 29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno. 30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Es importante notar que Jesús escogió dos de los Diez Mandamientos para ilustrar su verdadera intención. Él pudo haber elegido fácilmente cualquiera de los otros mandamientos (y de hecho lo hace más adelante en los evangelios), pero algunos críticos insisten en que como él no se refirió al mandamiento del sábado, quiere decir que este no está vigente. Sin embargo, ellos son quienes deben presentar la evidencia para excluirlo del resto, y la razón para hacerlo. ¿Y cuál podría ser esa evidencia? Cristo nunca hizo tal excepción, y, de hecho, él repetidamente demuestra la verdadera intención del mandamiento del sábado en contraste con la enseñanza de los fariseos (Mateo 12:1-14 Mateo 12:1-14 1 En aquel tiempo iba Jesús por los sembrados en un día de reposo; y sus discípulos tuvieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas y a comer. 2 Viéndolo los fariseos, le dijeron: He aquí tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo. 3 Pero él les dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y los que con él estaban tuvieron hambre; 4 cómo entró en la casa de Dios, y comió los panes de la proposición, que no les era lícito comer ni a él ni a los que con él estaban, sino solamente a los sacerdotes? 5 ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo, y son sin culpa? 6 Pues os digo que uno mayor que el templo está aquí. 7 Y si supieseis qué significa: Misericordia quiero, y no sacrificio, no condenaríais a los inocentes; 8 porque el Hijo del Hombre es Señor del día de reposo. 9 Pasando de allí, vino a la sinagoga de ellos. 10 Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo? 11 El les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante? 12 Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo. 13 Entonces dijo a aquel hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y le fue restaurada sana como la otra. 14 Y salidos los fariseos, tuvieron consejo contra Jesús para destruirle.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 3:2-4 Marcos 3:2-4 2 Y le acechaban para ver si en el día de reposo le sanaría, a fin de poder acusarle. 3 Entonces dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate y ponte en medio. 4 Y les dijo: ¿Es lícito en los días de reposo hacer bien, o hacer mal; salvar la vida, o quitarla? Pero ellos callaban.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Lucas 13:10-17 Lucas 13:10-17 10 Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; 11 y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar. 12 Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. 13 Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios. 14 Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo, dijo a la gente: Seis días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados, y no en día de reposo. 15 Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber? 16 Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo? 17 Al decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).  ec

(Continuará).