¿A qué se refiere Pablo al decir que la vianda no nos hace más aceptos ante Dios?

Usted está aquí

¿A qué se refiere Pablo al decir que la vianda no nos hace más aceptos ante Dios?

Al leer el contexto, comprendemos que Pablo se refiere al consumo de carne que fue ofrecida a los ídolos paganos (versículo 4). En aquel tiempo, la gente podía comprar la carne sobrante de las ofrendas de los sacrificios del templo pagano en los mercados públicos. El consejo que Pablo ofrece en los versículos 8 y 9 se refiere a la situación descrita en el versículo 7. Él explica que algunas personas pueden pensar que un cristiano que se comió la carne que había sido sacrificada a un ídolo, estaba practicando la idolatría. Si el hecho de que al consumir esa carne, el cristiano ofendería a alguien, entonces dicho cristiano debería renunciar al consumo de ésta.

Un debate adicional sobre el mismo tema se encuentra en 1ro Corintios 10:24-32 1ro Corintios 10:24-32 [24] Ninguno busque su propio bien, sino el del otro. [25] De todo lo que se vende en la carnicería, comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia; [26] porque del Señor es la tierra y su plenitud. [27] Si algún incrédulo os invita, y queréis ir, de todo lo que se os ponga delante comed, sin preguntar nada por motivos de conciencia. [28] Mas si alguien os dijere: Esto fue sacrificado a los ídolos; no lo comáis, por causa de aquel que lo declaró, y por motivos de conciencia; porque del Señor es la tierra y su plenitud. [29] La conciencia, digo, no la tuya, sino la del otro. Pues ¿por qué se ha de juzgar mi libertad por la conciencia de otro? [30] Y si yo con agradecimiento participo, ¿por qué he de ser censurado por aquello de que doy gracias? [31] Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. [32] No seáis tropiezo ni a judíos, ni a gentiles, ni a la iglesia de Dios;
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
. Al leer el contexto de estos pasajes bíblicos, se hace evidente que Pablo no se está refiriendo al tema de las carnes limpias e inmundas, por lo que estas escrituras no invalidan las restricciones alimentarias con respecto a las carnes limpias e inmundas que se encuentran en Levítico 11 y Deuteronomio 14.