La Pascua

La Pascua

Descargar

Descargar

La Pascua

×

El hecho de que Jesús haya instituido los nuevos símbolos del pan y el vino para la Pascua, y se haya referido al vino como “mi sangre del nuevo pacto” (Mateo 26:28 Mateo 26:28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Marcos 14:24 Marcos 14:24Y les dijo: Esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), muestra claramente que la ceremonia de la Pascua es una observancia del nuevo pacto (Nuevo Testamento). Además, Jesús identificó personalmente esta ceremonia conmemorativa (Lucas 22:19 Lucas 22:19Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
) como “esta pascua” (v. 15), y la observó el mismo día que estaba estipulado en Levítico 23, el 14 de abib de acuerdo con el calendario hebreo.

Jesús mismo estableció la celebración del servicio de la Pascua del Nuevo Testamento la noche anterior a su muerte. Pablo confirmó que debemos guardarla en “la noche que fue entregado” (1 Corintios 11:23-26; Lucas 22:14-20 Lucas 22:14-20 14 Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles. 15 Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca! 16 Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios. 17 Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros; 18 porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga. 19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. 20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Juan 13:1-17 Juan 13:1-17 1 Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. 2 Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase, 3 sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, 4 se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. 5 Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. 6 Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies? 7 Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después. 8 Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. 9 Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza. 10 Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos. 11 Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos. 12 Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho? 13 Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. 14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. 16 De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. 17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
), al comienzo del 14 de abib. Jesús utilizó específicamente el nombre de “pascua” para esta ceremonia conmemorativa especial (Mateo 26:18 Mateo 26:18Y él dijo: Id a la ciudad a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa celebraré la pascua con mis discípulos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Lucas 22:8 Lucas 22:8Y Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo: Id, preparadnos la pascua para que la comamos.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
, Lucas 22:15 Lucas 22:15Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Dio instrucciones a sus discípulos sobre cómo, cuándo y dónde debían hacer los preparativos para celebrar esta nueva forma de representar la muerte del Mesías (Lucas 22:7-13 Lucas 22:7-13 7 Llegó el día de los panes sin levadura, en el cual era necesario sacrificar el cordero de la pascua. 8 Y Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo: Id, preparadnos la pascua para que la comamos. 9 Ellos le dijeron: ¿Dónde quieres que la preparemos? 10 El les dijo: He aquí, al entrar en la ciudad os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle hasta la casa donde entrare, 11 y decid al padre de familia de esa casa: El Maestro te dice: ¿Dónde está el aposento donde he de comer la pascua con mis discípulos? 12 Entonces él os mostrará un gran aposento alto ya dispuesto; preparad allí. 13 Fueron, pues, y hallaron como les había dicho; y prepararon la pascua.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

La Pascua del Nuevo Testamento no está relacionada únicamente con la muerte del “Cordero de Dios”. También tiene que ver con su sufrimiento (Lucas 22:15 Lucas 22:15Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Debemos recordar todo el sacrificio que hizo, tanto su agonía como su muerte. Su suplicio, muerte y sepultura ocurrieron el 14 de abib. Los símbolos del pan y el vino reemplazaron los corderos que se usaban para el sacrificio en el Antiguo Testamento (Éxodo 12) y que prefiguraban a Jesucristo.

Jesús, como el Cordero de Dios, es “nuestra pascua” (1 Corintios 5:7). El pan y el vino representan su sacrificio total, tanto su sufrimiento como su muerte.

La muerte de Jesús ocurrió en la tarde del día 14 de abib, pero su sufrimiento comenzó desde la noche anterior cuando todavía estaba con sus discípulos. “Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte . . .” (Mateo 26:37-38 Mateo 26:37-38 37 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. 38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Nosotros conmemoramos la muerte de Cristo como nuestra Pascua al comienzo del 14 de abib, la noche en que Jesús fue entregado, y guardamos la fiesta de los Panes sin Levadura desde el principio del día 15 de abib hasta el final del 21 del mismo mes, en conformidad con lo que se ordena en las Escrituras. El relato bíblico es sumamente claro en este aspecto y no tenemos ninguna dificultad para discernir la secuencia correcta de los acontecimientos: primero la Pascua y a continuación los días de Panes sin Levadura.

Como Cristo es nuestra Pascua, el pan y el vino son símbolos que nos recuerdan su sufrimiento y muerte. Jesucristo y sus discípulos, siendo judíos, habían celebrado la Pascua durante toda su vida. Pero ahora había nuevos símbolos. Cristo les enseñó a sus discípulos el profundo significado de la Pascua mediante los nuevos símbolos y por medio de su sufrimiento final y su muerte el día 14 del primer mes.

Después de decirles a sus discípulos que bebieran el vino, Jesús dijo: “porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados” (Mateo 26:28 Mateo 26:28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Cristo instituyó los símbolos de la Pascua porque esto iba de acuerdo con su papel de “mediador del nuevo pacto” (Hebreos 12:24 Hebreos 12:24a Jesús el Mediador del nuevo pacto, y a la sangre rociada que habla mejor que la de Abel.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Con su sacrificio, pagó la pena de todos los pecados de la humanidad (1 Pedro 3:18). Cuando nosotros participamos del pan y del vino, reconocemos que su cuerpo y su sangre fueron ofrecidos para cubrir nuestros pecados. Somos reconciliados con el Padre por medio de la fe en el sacrificio de Jesucristo. Esa reconciliación nos permite tener acceso al Padre y hace que podamos presentarnos confiadamente delante de su trono de gracia para encontrar ayuda en tiempos de necesidad (Hebreos 4:16 Hebreos 4:16Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Gracias a su sacrificio, podemos ser sanados espiritual, física, mental y emocionalmente (Isaias 53:4-5 Isaias 53:4-5 4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
; Santiago 5:14 Santiago 5:14¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Cuando comemos el pan, simbolizamos a Cristo viviendo en nosotros (Juan 6:53-54 Juan 6:53-54 53 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). También representamos nuestra unión con Cristo y con cada miembro de su cuerpo, la iglesia (1 Corintios 10:16) y nuestro consentimiento de vivir conforme a la palabra de Dios.

Jesús nos exhorta para que celebremos la Pascua en memoria de él (Lucas 22:19-20 Lucas 22:19-20 19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. 20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
). Pablo dice claramente en 1 Corintios 11:20-26 que la iglesia debe reunirse para comer el pan y beber la copa. El propósito de esta ceremonia es anunciar la muerte del Señor hasta que él venga, simbolizando la única forma en que la humanidad puede ser reconciliada con Dios el Padre. Pablo también nos dice que por medio de la muerte de Jesús nosotros somos reconciliados con Dios el Padre, pero que somos salvos por su vida (Romanos 5:10 Romanos 5:10Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Jesús estableció el lavamiento de los pies como parte de la ceremonia de la Pascua. Después de dar un ejemplo personal de servicio lavando los pies de sus discípulos, dijo: “Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis” (Juan 13:17 Juan 13:17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
).

Estos tres elementos: el lavamiento de los pies, el pan y el vino, forman parte de la ceremonia que anualmente celebra la Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional. Celebramos esta ceremonia sólo una vez al año, poco después de la caída del sol al comienzo del día 14 del primer mes del calendario hebreo, como está establecido en la Palabra de Dios.

(Si desea profundizar en este tema, no vacile en solicitar el folleto gratuito Las fiestas santas de Dios: Esperanza segura para la humanidad. )