Los Jóvenes: Ejemplo para los pequeños en servicios

Usted está aquí

Los Jóvenes

Ejemplo para los pequeños en servicios

Ingresar o crear una cuenta

Con una cuenta del sitio podrá guardar elementos para su posterior estudio

Ingresar | Registrarse

×

Cuando llegó el momento de ponerse de pie para cantar los himnos, él también lo hizo, después de un rato me di cuenta que el niño me estaba imitando. Me paré en dos ocasiones seguidas a la cocina, aquel niño me siguió e hizo exactamente lo mismo que yo. Estando ahí le pregunté: -“¿Por qué me sigues y haces lo mismo que yo?” El contestó algo que jamás hubiese imaginado yo: -“Bueno hago lo mismo que tú porque eso hacen los adultos. Si te paras lo haré si te sientas también seguiré haciéndolo”.

Esta respuesta me infundio una idea y una lección. La idea precisamente se trata de la atención de nosotros los jóvenes. Si nosotros notamos una actitud inquieta, mal comportamiento y falta de interés, los niños lo perciben y por consiguiente, a largo plazo pueden seguir este mal ejemplo.

Sin embargo si nosotros damos una actitud atenta e interesada, los niños también podrán notarla y percibirla sensorialmente.

Más allá de ser una costumbre, llegar sentarse y poner atención a servicios, podemos sumergirnos en una actividad de aprendizaje sumamente interesante al escuchar los servicios.

De esta forma estaríamos contribuyendo a la instrucción del niño en la seriedad del comportamiento que se debe guardar en servicios, que más bien, es una actitud de respeto.

La Biblia habla sobre los consejos y buenos hábitos para infundir al niño. Recordemos aquel pasaje de Proverbios 22:6 Proverbios 22:6 Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.
La Santa Biblia Reina-Valera (1960)×
“Instruye al niño en su camino”

¿Cuál camino? El de Dios mismo. Quizá este pasaje este dirigido a los padres, pero aplica también en los jóvenes. Tenemos hermanos, sobrinos, primos pequeños y podemos colaborar de una manera tan sencilla que es nuestra actitud y comportamiento.

La lección que me quedó de aquella respuesta es que como jóvenes tenemos una gran responsabilidad que llevar acabo y se llama; EJEMPLO.

Sabemos que a largo plazo ser atentos en las cosas de Dios desde muy pequeños nos beneficiará. El apóstol Pablo recalca en 1a Timoteo 3:14 - 15 “Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido;  y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.”

De esta forma concluimos que nuestra actitud y comportamiento en los servicios es de gran importancia para nosotros y para quienes infundimos ejemplo; los niños.

Participemos pues jóvenes en la labor de instruir al pequeño y exhortarles de manera inteligente a comportarse en servicios. Me gustaría por último citar al 1 a Timoteo 4: 12 “ Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.”

Ahora preguntémonos ¿estamos siendo un buen ejemplo?