¿Cómo puedo hacer frente a mis enfermedades?


Cuando nos sentimos cansados de librar una dura batalla en contra de alguna enfermedad, podemos recurrir a la palabra de Dios para encontrar fortaleza y alivio.


Respuesta:

Fuente: ©geralt/Pixabay

Afrontar una enfermedad es un proceso sumamente complicado. Sabemos que Dios, el Padre puede reestablecer la salud de una persona si es su voluntad hacerlo. Por lo que en conjunto con las oraciones de sus seres queridos, quisiéramos, sugerirle un programa de estudio bíblico que puede servir como bálsamo y ayudarle en su sanidad.

He aquí algunos pasajes de la Biblia bastante alentadores que puede leer continuamente, quizás incluso en oración: Salmo 23; Habacuc 3:17-19; Mateo 7:7-11; Lucas 18:1-8; 1 Corintios 10:13; 2 Corintios 12:7-10; Romanos 8:31-39; 1 Pedro 1:3-7.

Otra técnica útil es copiar las escrituras mientras las lee y medita en ellas.  La disciplina de escribir mientras se medita ayuda a reforzar su significado.  Debido a que los autores de los Salmos vivenciaron los altibajos de la vida que experimentamos, éstos son una fuente de solaz muy particular.  Las personas a lo largo de los siglos han buscado consuelo en estas composiciones musicales antiguas y han descubierto que son como un refrescante paño sobre un semblante afiebrado.  Para la persona que experimenta dolor físico crónico o dolor emocional, el mensaje de los Salmos es multifacético.  A continuación, un pequeño esbozo de algunos salmos que hacen referencia a la fatiga, la depresión, la discapacidad y la ansiedad.

Salmo 8: Aquí vemos un contraste entre la fragilidad del ser humano y la majestad de Dios.  Como Pablo escribiría después: Cuando el ser humano es frágil, puede entender dicho contraste más claramente.  Esta es una perspectiva mental o espiritual saludable.

Salmo 10: En este salmo, el autor se sentía solo, desamparado y anegado de problemas y pesares.  Esto es algo muy conocido para quien lucha contra la depresión.  Como en el salmo anterior, el autor logra encontrar fortaleza para su espíritu (no necesariamente para su cuerpo).

Salmo 11: El autor habla de Dios como un “lugar seguro” para él; así como un ave se alza en vuelo y escapa de cualquier amenaza.  Estos pensamientos son reconfortantes y liberadores.

Salmo 13: El autor del salmo se sentía abandonado y luchaba contra pensamientos borrascosos sin poder entender las pruebas que le sobrevenían; se encontraba deprimido todos los días.  Cuando el salmo termina, el autor ha recobrado la confianza de que todo estará bien; se encuentra animado, ¡incluso desea cantar!  Dichos pensamientos son pensamientos de afrontamiento; no quiere decir que los problemas hayan desaparecido.

Salmo 23: Este salmo “clásico” habla de caminar “en el valle de la sombra de muerte” o “por el valle más oscuro” ¡sin ansiedad!  Declara que una persona puede ser restaurada y refrescada en su espíritu mientras atraviesa duras pruebas físicas.

Salmo 25: 16-17: El autor expresa la soledad, la depresión, el sufrimiento y la sobrecarga de estrés en un contexto de búsqueda de valentía espiritual.

Salmo 31:7, 9-10: En estos versículos logramos captar la imagen de una persona angustiada o quebrantada, abrumada tanto mental como físicamente.  Notemos también la naturaleza crónica de la aflicción (que abarca ciertos años).  La frase “mis huesos se van debilitando” describe de forma gráfica la fatiga crónica.

Salmo 34:4, 6, 8, 15, 17-19: Hay muchas ansiedades y temores que pesan sobre el autor de este salmo (podríamos llamarlos “complejos”); experimenta varias pruebas y siente la necesidad de escapar de todo; sus problemas son crónicos.  Note como su espíritu está quebrantado (“espíritu abatido”) –una descripción muy elocuente.  Se nos dice sin rodeos que un hombre que vive una vida según Dios puede tener muchos pesares.

Salmo 38: Este salmo es muy interesante.  El autor tiene un muy mal estado de salud, sufre de fatiga crónica y lo anega la culpabilidad; el autor asocia su conducta inmoral con sus problemas físicos.  (En ocasiones, la conducta inmoral provoca enfermedades.  Si bien es saludable analizarse a sí mismo y evaluar si es necesario cambiar nuestra conducta, no es sano auto-flagelarse buscando la causa de nuestras enfermedades físicas en nuestros pecados).  El autor habla de llagas que hieden y supuran, de una depresión prolongada, un terrible dolor de espalda y de la carencia de una red de apoyo.  ¿Qué hizo el autor?  Oró y ahí buscó la salud que podía alcanzar: la salud mental.

Salmo 72: Este salmo habla de fortalecer y llenar de ánimo la mente del desamparado, del afligido (a causa de una enfermedad o de otras dificultades) y a las víctimas de crímenes violentos.

 Salmo 77: En esta oración o salmo hay noches sin dormir, largas horas de introspección y un desánimo creciente.  El autor habla del uso positivo de la meditación para recuperar un estado de salud espiritual fortalecido.

El salmo 84 es una expresión poética bellamente escrita sobre el resultado sano y apacible de un espíritu fuerte.

En el salmo 102 vemos a una persona que canta sobre el soportar una dificultad por largo tiempo, el estrés la agobia, los días se transcurren sin significado, experimenta un dolor abrasador en sus huesos, su apetito se ha esfumado a causa del desánimo y su enfermedad lo ha reducido a piel y huesos, sus patrones de sueño son malos y llora con frecuencia; sin embargo, aún conserva una perspectiva optimista inagotable hacia el futuro.

Salmo 119: El mensaje poderoso y alentador de este salmo es uno de los favoritos de muchos lectores de la Biblia, sin embargo, quizás se hayan pasado por alto las frases que hacen referencia a una enfermedad crónica: “postrado estoy en el polvo”, “de angustia se me derrite el alma”, “este es mi consuelo en medio del dolor”, “antes de sufrir”, “me hizo bien haber sido afligido”, “esperando tu salvación [tu rescate] se me va la vida”, “mis ojos se consumen esperando tu promesa”, “y digo: «¿Cuándo vendrás a consolarme?»”, “parezco un odre ennegrecido [arrugado] por el humo”, “es mucho lo que he sufrido”, “he caído en la angustia y la aflicción”, “muy de mañana me levanto a pedir ayuda”, “en toda la noche no pego los ojos”, “considera mi aflicción”.

Salmo 22: Este salmo contiene las reflexiones personales de una persona que sufre tormento físico; no puede dormir, está sin esperanza, sin amigos o familia; las pruebas han drenado su energía, le duelen las articulaciones, su valentía se derrite y le duele todo el cuerpo.  Concluye el salmo con un cambio positivo de actitud hacia la esperanza.  Como ya se ha dicho, sin embargo, es en la mente a donde ha llegado la esperanza, no en el cuerpo.  Este salmo es también una profecía de los sufrimientos del Mesías, que concluyó con su muerte, a pesar de que su mente estaba sana y fuerte.

Quizás usted quiera agregar otras Escrituras que tengan un significado especial y personal.  El consuelo de la Palabra de Dios es irremplazable.

Dios, a través de su espíritu de consuelo, le ayudará.  Al prometer el Consolador, Jesús les dijo a sus discípulos: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”, (Juan 16:33).

Folletos relacionados

¿Por qué Dios permite el sufrimiento?

¿Por qué Dios permite el sufrimiento?

Si Dios es realmente un Dios de amor y misericordia, ¿por qué no hace algo? Algunos han llegado a la conclusión de que Dios simplemente no existe. La respuesta, sin embargo, es mucho más compleja. ¿Qué revela la Biblia sobre las causa del sufrimiento humano?

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading