Mini-estudio: Predicciones falsas

Versión para impresora


Cómo distinguir la verdad del engaño.

Bienvenido al segundo estudio de la serie “La profecía bíblica y usted”. Pareciera que mientras más nos acercamos al final de esta era, es decir, al término del gobierno del hombre bajo la influencia de Satanás, más se multiplican los profetas falsos que hacen sus propias predicciones sobre los acontecimientos de los últimos días: Armagedón, la segunda venida de Cristo, o
“el fin del mundo”.

Los autores religiosos obtienen grandes ganancias de sus libros, películas y sitios web que se enfocan en “los últimos días”. A propósito, la Biblia nos asegura que la raza humana no será completamente destruida. Esto no deja de ser alentador, ya que muchos profetas del fin del mundo vaticinan que seremos eliminados por una guerra nuclear, por un sobrecalentamiento o un enfriamiento global, por un asteroide o cometa, ¡o por un ataque de seres extraterrestres!

En vez de estudiar la revelación de Dios, la Biblia, mucha gente se enfoca en predicciones que no son bíblicas, o que son francamente antibíblicas.Estas incluyen: interpretaciones basadas en la astrología, en espiritistas como Nostradamus o Edgar Cayce, en las pirámides egipcias o los calendarios mayas, en visiones paranormales, en teorías conspirativas y en médiums demoniacos y místicos. En años recientes, las predicciones basadas en las “lunas de sangre” han suscitado gran entusiasmo y vendido millones de libros, pero ninguna se ha cumplido. ¿Qué debemos aprender
de esto?

La mayoría de las predicciones de largo plazo no son mejores que las adivinaciones al azar. ¡Pero nuestro Dios Creador sí desea que nosotros sepamos muchas cosas acerca del futuro! Si estamos dispuestos a estudiar y obedecer su Palabra, él abrirá nuestros ojos al entendimiento de sus profecías perfectas. Esta serie de lecciones desea proporcionarle una base para el entendimiento de la profecía bíblica.

La avalancha de predicciones falsas:  Cómo separar la verdad de lo falso

Satanás el diablo es un ser real, y está firmemente resuelto a impedir que la gente comprenda la verdad de Dios acerca del futuro. El método más usado por este enemigo es producir una alucinante cortina de humo compuesta de falsas enseñanzas y predicciones, con el propósito de que la gente nunca encuentre la verdad entre toda la confusión.

Un lector del estado de Texas, EE. UU., cuenta esta historia:

“Mis antecedentes son protestantes y había leído la Biblia toda mi vida; pero años atrás un amigo me dijo que si quería llegar a comprender la Biblia, tendría que pedirle a Dios que abriera mis ojos a su verdad. Esto me pareció extraño, pero no obstante, le pedí a Dios que lo hiciera. ¡Lo que pasó luego de aquello fue increíble! Cosas que había leído toda mi vida, y que creía entender perfectamente, adquirieron un significado completamente distinto.

“Durante todo el tiempo que estuve indagando las Escrituras, le pedí a Dios cada día que continuara abriendo mis ojos a su verdad y sabiduría, y así lo hizo. También vi cuán seguido la Biblia nos advierte que debemos cuidarnos del engaño religioso y cómo Satanás engaña a todo el mundo.

“Aunque en ese momento no me daba cuenta, había comenzado a ponerme la armadura de Dios descrita en Efesios 6 para protegerme de las trampas de Satanás. Cada vez que oía o veía algo que no era parte de la verdad de Dios, él me lo hacía saber. Además, poco después entendí que necesitaba el Espíritu de Dios para que me ayudara a distinguir la verdad de la mentira y no conformarme a este mundo. Es una constante batalla, y necesitamos a Dios
para ganarla”.

Escuche las profecías de Dios y cuídese “de los falsos profetas”

Cuando los discípulos de Jesucristo le preguntaron acerca del “fin del siglo”, él les entregó una asombrosa y detallada profecía acerca de qué esperar en el futuro, justo antes del fin. Dicha profecía se encuentra registrada en Mateo 24, Marcos 13 y Lucas 21).

En ella, Jesús afirmó claramente lo que sus seguidores debían hacer antes del “fin”. Dijo: “Y será predicadoeste evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones” (Mateo 24:14, énfasis nuestro en todo este artículo). Dios le ha dado como misión a su Iglesia predicar acerca del maravilloso futuro que le espera a la humanidad, pero también sobre los terribles acontecimientos que tendrán lugar justo antes de aquel tiempo. Su pueblo debe advertirle al mundo sobre las consecuencias del pecado y anunciarle los maravillosos resultados de obedecer a Dios.

Sin embargo, Jesús también advirtió “guardaos de los falsos profetas” (Mateo 7:15). Un verdadero profeta no inventa ningún acontecimiento futuro, sino que se limita a transmitir las revelaciones de Dios, como un simple mensajero. De hecho, si alguna predicción no acontece, es prueba de que el individuo no es un profeta de Dios: “Si lo que el profeta proclame en nombre del Señor no se cumple ni se realiza, será señal de que su mensaje no proviene del Señor. Ese profeta habrá hablado con presunción. No le temas” (Deuteronomio 18:22, Nueva Versión Internacional).

Siempre ha habido abundancia de “profetas” que se han autoproclamado como tales. Pero Dios dijo: “No envié yo aquellos profetas, pero ellos corrían; yo no les hablé, mas ellos profetizaban” (Jeremías 23:21). ¿Diría Dios lo mismo en la actualidad de mucha gente que dice hablar por él cuando predice el futuro?

En este estudio usted aprenderá cómo distinguir entre los falsos ministros y los verdaderos ministros de Dios. ¡Y verá cuán extremadamente cautelosos debemos ser cuando oímos a alguien haciendo predicciones acerca del futuro!

¿Cuál fue la advertencia de Pablo acerca de los falsos líderes religiosos?

“Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. Porque si viene alguno predicando a otro Jesús que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis . . . Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras” (2 Corintios 11:3-4; 13-15).

Satanás el diablo “engaña al mundo entero” (Apocalipsis 12:9). Él nunca ceja en sus esfuerzos por usar a ministros falsos y engañar a la gente. Puede que ellos en lo externo parezcan ser muy espirituales, pero sus mensajes son falsificaciones, una mezcla de verdad y error. Como Pablo dijo, lo que ellos predican es en realidad “otro Jesús” y “otro evangelio”. La Biblia nos advierte reiteradamente acerca de los mensajes y mensajeros falsos (para aprender más sobre este tema, solicite o descargue de nuestro portal de Internet nuestra guía de estudio gratuita ¿Existe realmente el diablo?).

¿Cuál fue la primera advertencia que Jesús les hizo a sus discípulos en esta profecía?

“Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”
(Mateo 24:3).

“Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán” (vv. 4-5).

Esto se reitera en Marcos 13: “Jesús, respondiéndoles, comenzó a decir: Mirad que nadie os engañe; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y engañarán a muchos” (vv. 5-6).

Jesús deseaba que tuviéramos cuidado con las numerosas iglesias y líderes religiosos que aseguran representarlo a él, enseñando que él es el Cristo o el Mesías pero sin enseñar la Biblia de manera correcta. Algunos no son sinceros y tienen una motivación equivocada. Otros son sinceros ¡pero están sinceramente equivocados! Algunos incluso “harán grandes señales y prodigios [milagros], de tal manera que engañarán, si fuese posible, incluso a los escogidos” (Mateo 24:24). ¡Es muy fácil ser engañados y defraudados si no acudimos continuamente a la Biblia para comprobar qué es verdadero y qué es falso!

¿Qué otra advertencia les dio Jesús a sus discípulos?

“Y a unos que hablaban de que el templo estaba adornado de hermosas piedras y ofrendas votivas, dijo: En cuanto a estas cosas que veis, días vendrán en que no quedará piedra sobre piedra, que no sea destruida.

“Y le preguntaron, diciendo: Maestro, ¿cuándo será esto? ¿Y qué señal habrá cuando estas cosas estén para suceder? Él entonces dijo: Mirad que no seáis engañados; porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo, y: El tiempo está cerca. Mas no vayáis en pos de ellos” (Lucas 21:5-8).

En el tiempo del fin, ¡muchos líderes religiosos (y gente no religiosa) dirán que estamos en el tiempo del fin! Esto puede tener dos consecuencias negativas: primero, como esa parte de su mensaje de advertencia es verdad, la gente se verá inclinada a creer que el resto de su mensaje es verdadero. Segundo, con todos los mensajes falsos que andan circulando, ¡es mucho más difícil para la gente encontrar la verdad y discernir quiénes son los verdaderos mensajeros de Dios!

En cuanto al tiempo del fin, ¿cuál es la pregunta más común que la gente quiere que se conteste?

“Dinos, ¿cuándo serán estas cosas? ¿Y qué señal habrá cuando todas estas cosas hayan de cumplirse?” (Marcos 13:4).

“¿Cuándoserán estas cosas?” Naturalmente, todos tenemos curiosidad por saber cuándo regresará Cristo y cuándo se cumplirán otros eventos profetizados. Incluso después de la resurrección de Jesucristo, los discípulos seguían preguntando cuándo(Hechos 1:6). Aprovechándose de esta curiosidad, muchos predicadores y escritores ganan fortunas vaticinado la posible fecha del retorno de Cristo o del fin del mundo”.

¿Puede alguien saber exactamente cuándo regresará Jesucristo?

“Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre” (Mateo 24:36).

“Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad” (Hechos 1:7).

¡No, no podemos saber el momento exacto! Jesús les dijo a sus discípulos que el tiempo lo decide Dios el Padre. Pero también dijo que debemos “velar” y observar las señales que indicarán dónde nos encontramos en la secuencia de eventos profetizados y hacia dóndenos están llevando estos (Mateo 24:32-44).

¿Cómo puede usted reconocer a un ministro falso, incluso cuando algunas de sus predicciones sean verdad?

“Y si os dijeren: Preguntad a los encantadores y a los adivinos, que susurran hablando, responded: ¿No consultará el pueblo a su Dios? ¿Consultará a los muertos por los vivos? ¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (Isaías 8:19-20).

“Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles; no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque el Eterno vuestro Dios os está probando, para saber si amáis al Eterno vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma. En pos del Eterno vuestro Dios andaréis; a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis, y a él seguiréis. Tal profeta o soñador de sueños ha de ser muerto, por cuanto aconsejó rebelión contra el Eterno vuestro Dios que te sacó de tierra de Egipto y te rescató de casa de servidumbre, y trató de apartarte del camino por el cual el Eterno tu Dios te mandó que anduvieses; y así quitarás el mal de en medio de ti” (Deuteronomio 13:1-5).

Si un ministro falso no está enseñando correctamente toda la Palabra de Dios, “no le[s] ha amanecido”. Si no está enseñando que se deben obedecer los mandamientos de Dios, él tal no fue enviado por Dios. Jesús estaba citando Deuteronomio 8:3 cuando dijo “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios” (Lucas 4:4). De la misma manera, los verdaderos ministros de Dios se empeñarán en enseñar cada palabra de Dios.

¿Hay algo mucho más importanteque saber cuándo regresará Cristo?

“Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa. Por tanto, también vosotros estad preparados; porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que no pensáis” (Mateo 24:42-44).

“Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas; y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida. Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles. Y aunque venga a la segunda vigilia, y aunque venga a la tercera vigilia, si los hallare así, bienaventurados son aquellos siervos.

“Pero sabed esto, que si supiese el padre de familia a qué hora el ladrón había de venir, velaría ciertamente, y no dejaría minar su casa. Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá” (Lucas 12:35-40).

Debemos estar listos espiritualmente en todo tiempo. Incluso si pudiéramos saber exactamente cuándo regresará Cristo, es imposible que sepamos cuándo moriremos. Ello puede ocurrir en cualquier momento, por lo cual Dios quiere que estemos listos y preparados y que nos mantengamos cerca de él, amándolo, obedeciéndolo y sirviéndolo cada día.

En los próximos estudios usted aprenderá más acerca de los grandes sucesos del tiempo del fin que han sido profetizados en la Biblia, de lo que son el verdadero evangelio y el Reino de Dios, y de cómo puede prepararse para la vida eterna en
ese reino.

Póngalo en práctica ahora

Cuando Pablo escribió su segunda carta a los miembros de la Iglesia en Corinto, la influencia de los falsos profetas ya era tan enorme, que dedicó una gran parte de su mensaje (2 Corintios 10:1 hasta 13:10) a ayudar a los hermanos para que vieran las muchas fallas en las actitudes y acciones de aquellos ministros y los errores de sus enseñanzas.

Lea 2 Corintios 11:2-15 y haga dos listas de comparación: una con las características de los ministros falsos y otra con las características de Pablo. O, si a usted le gusta hacer apuntes en su Biblia, quizá pueda hacer pequeñas marcas en los márgenes para destacar las características que Pablo está enfatizando. Este ejercicio le ayudará a prepararse mejor para saber qué aceptar y qué rechazar cuando escuche o lea algo que supuestamente es una enseñanza bíblica.  BN

Compartir Compartir Compartir

Mas Información

Folletos relacionados

El Apocalipsis sin velos

El Apocalipsis sin velos

El mensaje fundamental del libro del Apocalipsis es muy simple. El promete que Dios va a instituir una paz universal, prosperidad y cooperación sobre toda la Tierra, inmediatamente después del regreso de Jesucristo. Revela como este maravilloso mundo nuevo va a ser establecido y por qué nunca va a ser destruido o reemplazado por otra forma de vida u orden social.

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading