Los problemas de Europa: Preparando el escenario para el cumplimiento de la profecía

Versión para impresora


En 1933, Winston Churchill hizo esta aterradora advertencia: “Nadie puede contemplar los eventos que se están desarrollando en Alemania sin experimentar una creciente ansiedad por el desenlace de ellos”. Con esta crisis económica que afecta a la eurozona, ¿se repetirá la atribulada historia de Berlín? ¿Nos entrega la profecía bíblica algún indicio sobre el rumbo que están tomando los acontecimientos en Europa?

El fallecido escritor británico John Stott resumió así el pensamiento de muchos: “La mayoría de nosotros se siente desmoralizada por la desgarradora tragedia que afecta a este mundo caótico. Nuestra supervivencia misma está en peligro. El ciudadano común y corriente a menudo se siente como una víctima indefensa de la enmarañada red política, o como una pieza sin rostro en la maquinaria de la sociedad moderna” (Basic Christianity [Cristianismo básico], 2008, p. 152).

El apóstol Pablo predijo que tales serían las condiciones durante los últimos días de la sociedad humana (2 Timoteo 3:1-5). Por este motivo es que nuestros artículos alusivos a las tendencias regionales y mundiales últimamente se han enfocado en las buenas nuevas garantizadas por las profecías de la Biblia.

Pero la Biblia misma es muy enfática al afirmar que el maravilloso mundo del futuro será precedido de condiciones devastadoras, de una magnitud jamás vista por la raza humana (vea Mateo 24:21-22; Daniel 12:1; Jeremías 30:7). ¡El estado del mundo será tan calamitoso, que la supervivencia humana se hallará en serio peligro!

Los titulares de nuestras noticias muestran que las profecías escritas en la Biblia hace muchos siglos están comenzando a cumplirse de manera importante. Esto es evidente en Europa Central y en el Medio Oriente. Este artículo en particular se enfoca en Europa (aunque usted puede adquirir más conocimiento sobre el rol profético de otras regiones mediante la lectura de nuestro folleto gratuito El Cercano Oriente en la profecía bíblicay también de los artículos relativos a Israel y el Medio Oriente que aparecen regularmente en esta revista).

¿Qué nos dice la profecía bíblica acerca del futuro de Europa? Los libros bíblicos de Daniel y Apocalipsis nos muestran que en el tiempo del fin surgirá un poder nuevo y dictatorial con sede en Europa. En este artículo veremos cómo, al parecer, el escenario para el cumplimiento de estas profecías está siendo ya preparado.

Europa como entidad unificada

Europa es un jugador clave en la economía mundial. A pesar de todo lo que se dice sobre las economías de los Estados Unidos y China, la Unión Europea (UE) es el bloque económico más grande y más rico del mundo.

Europa también ha sido el escenario de innumerables guerras en el transcurso de los siglos y el punto geográfico que dio origen a dos guerras mundiales en la primera mitad del siglo 20. En el corazón mismo de ambos conflictos bélicos por el control de Europa se hallaba Alemania, que ahora está aliada política y económicamente con otras naciones europeas para lograr la formación de los Estados Unidos de Europa.

La firma de inteligencia global StrategicForecasting, Inc.(Predicciones Estratégicas, Inc.), mejor conocida como Stratfor, es sumamente respetada por sus análisis de las tendencias mundiales y regionales. Hace algunos meses, hizo notar que “el futuro de Europa [está] ligado al proceso de toma de decisiones en Alemania” y que “Europa no puede funcionar como una entidad unificada a menos que alguien esté al mando de ella”.

Procedió a explicar que “en la actualidad, Alemania es la única nación con una economía y una población suficientemente grandes como para poder ejercer ese tipo de control” (Germany’s Choice: Part 2 [La opción de Alemania: Segunda parte], julio 26, 2011, énfasis nuestro en todo este artículo). En meses recientes hemos visto una y otra vez la demostración de estas afirmaciones, en la medida que Alemania se ha posicionado —a veces abiertamente; otras, detrás de bambalinas— para asumir el liderazgo en la futura dirección de Europa.

En estos momentos existen dos posibles escenarios para el futuro de Europa. En uno de ellos, el más popular, se estima que la actual generación de alemanes se ha vuelto defensora acérrima de la libertad y la democracia, ya que está plenamente consciente de los peligros de que se repita la terrible historia de Berlín durante la primera mitad del siglo 20, cuando sus ambiciones llevaron al estallido de dos guerras mundiales.

La segunda perspectiva sostiene que la prolongada crisis europea (gatillada inicialmente por la descontrolada deuda de Grecia, pero que después se difundió de manera imparable a otras convulsionadas economías europeas), eventualmente culminará con el surgimiento de un centro neurálgico que pueda intervenir y resolver la crisis: un nuevo imperio liderado por Alemania.

Los proponentes de esta proyección, basada en las actuales tendencias, creen que las naciones del sur de Europa están programadas para caer bajo el dominio de Berlín, y que en el largo plazo, hasta los enormes gastos en que ha incurrido Alemania para rescatar a otras naciones valdrán bien la pena. En otras palabras, Alemania tendrá éxito en lograr por medio de su poder económico lo que no pudo conseguir mediante su poder militar en el siglo pasado.

¿Hay alguna indicación histórica o bíblica acerca de cuál de estas dos perspectivas prevalecerá?

“Todo se reduce a Alemania”

El recuerdo de las dos guerras mundiales iniciadas por Alemania frecuentemente ha estado presente en la mente de los pueblos europeos de la postguerra. En 1977, el entonces presidente francés Valery Giscard d’Estaigne advirtió que un fracaso de los esfuerzos para integrar económicamente a Europa (algunos de los cuales llevaron a la creación del actual euro) podría conducir “a una influencia preponderante de Alemania” en los asuntos europeos (Celestine Bohlen, “Euro Unity? It’s Germany That Matters”[“¿Unidad europea? Alemania es lo que importa”], The New York Times, marzo 9, 2010).

La estrategia de otras naciones europeas en décadas recientes ha sido la de comprometer a Alemania para que se involucre estrechamente con la Unión Europea, a fin  de impedir que sus notorias tendencias nacionalistas de antaño amenacen la soberanía e integridad territorial de los demás países. Esta fue una poderosa motivación detrás del constante esfuerzo por una integración europea que pudiera llevar eventualmente a una Europa unificada.

Pero, ¿funcionará realmente esta estrategia en el largo plazo, como se espera, si consideramos las profundas disparidades de pueblos y culturas en el continente europeo? Con una Europa que se ve enfrentada a una dolorosa y divisiva crisis económica, ¿acabará Berlín dirigiendo prácticamente todas las actividades de la UE?

Al parecer, la respuesta es cada vez más clara. El artículo citado más arriba afirma: “Diez años después del euro, Alemania todavía es la protagonista,lo que no debería ser . . . El presidente francés Nicolás Sarkozy puede venir y jurar todo el apoyo a Grecia que se le antoje, pero al fin y al cabo, lo único que importa aquí es Alemania”(ídem).

La revista Newsweekhace poco destacó: “Quién es el gran beneficiario de la existencia del euro? La respuesta es Alemania . . .
El resto de la eurozona absorbe un 40 por ciento de las exportaciones alemanas . . .” (John Eatwell, “Euro Vision”[“Visión europea”], sep. 5, 2011).

El informe de Stratfor citado anteriormente también comentó: “A pesar de sus fallas, el sistema que actualmente administra a Europa ha garantizado a Alemania riquezas de alcance global sin que se haya perdido una sola vida alemana. Debido a los horrores de la Segunda Guerra Mundial, este hecho no es algo que puede  descartarse con liviandad. Ningún país de Europa se ha beneficiado más por la eurozona que Alemania. Para la élite alemana, la eurozona era una manera fácil de hacer que Alemania tuviera relevancia en el escenario mundial sin ningún tipo de revitalización militar, lo que hubiese sembrado el pánico por toda Europa y la ex Unión Soviética. Y además, hizo que los alemanes se enriquecieran”.

Avanzar para controlar

Es muy evidente que Alemania está dando pasos para ejercer control en esta actual crisis económica. El informe Stratfor destacó además que por largo tiempo Alemania estuvo satisfecha de estar a la retaguardia en cuanto a liderazgo, pero ya no es así.

Frente a la crisis económica que se está expandiendo entre los países del sur de Europa, Alemania es la única potencia europea que cuenta con suficiente poder financiero para rescatarlos a todos, y ha maniobrado silenciosamente detrás de bambalinas para ponerse en el asiento delantero.

Alemania ha creado un nuevo mecanismo de rescate que, como observa Stratfor, “recibe sus órdenes de los alemanes. Este mecanismo no es parte de los tratados de la UE, pero sus operaciones son ejecutadas por un banco privado, cuyo director es alemán . . . Para poder obtener el dinero, lo único que tienen que hacer los países atribulados es hacer cualquier cosa que Alemania —la administradora de los fondos— desee . . .

“La aceptación de la ayuda del FSFE (Fondo para la Seguridad Financiera Europea) significa aceptar el sometimiento de la autonomía financiera a los jefes alemanesdel FSFE. Por ahora, eso significa aceptar los programas de austeridad diseñados por Alemania, pero no hay nada que obligue a los alemanes a limitar sus condiciones a los ámbitos puramente financieros o fiscales.

“Para todos los efectos prácticos, el próximo capítulo de la historia ya se ha abierto en Europa. Sin importar cuáles sean sus intenciones, Alemania acaba de experimentar un importante desarrollo en su habilidad para influenciar a los estados miembros de la UE y colegas suyos, particularmente aquellos que están pasando por dificultades económicas. Ahora puede usurpar grandes cantidades de soberanía nacional.

“En lugar de restringir el potencial geopolítico de Alemania, la Unión Europea ahora lo acrecienta; Alemania está a punto de convertirse nuevamente en una gran potencia.Esto no significa que sea inminente un resurgimiento de la Wehrmacht  [fuerzas militares nazis], pero la reemergencia de Alemania obliga a un repensar de la geopolítica europea y euroasiática”.

“Una verdadera oportunidad para lograr la unión política en Europa”

La revista de noticias británica The Economist (El economista) observó recientemente: “De repente . . . Berlín está muy alborotado a raíz de las conversaciones sobre una restructuración de la Unión Europea: la emisión de euro-bonos, la renegociación de los tratados de la UE, y hasta la creación de una Europa federal” (“Germany’s Euro Question”[“Alemania y la cuestión del euro”], sep. 10, 2011).

¡El rediseño de las instituciones de la Unión Europea súbitamente se ha convertido en el tema de moda en Alemania!

Un tema que encierra especial interés es el reavivamiento del federalismo. El artículo de El economistamencionado más arriba continúa: “Los alemanes euro-federalistas han despertado después de un largo sopor. No es sorpresa que Joscha Fischer, el portavoz del Partido Verde [quien sirvió como ministro de relaciones exteriores y vice-canciller bajo el ex canciller alemán Gerhard Schroeder], promueva la formación de los ‘Estados Unidos de Europa’”.

De acuerdo a un artículo de la agencia noticiosa Reutersdel 4 de septiembre de 2011, el mismo Schroeder también hizo un llamado a favor de la creación de los “Estados Unidos de Europa”, declarando: “La presente crisis no deja ninguna duda de que no podemos tener una zona con moneda común sin una política también común en las áreas fiscal, económica y social . . . Tendremos que resignarnos a ceder nuestra soberanía nacional . . .y eso significa los Estados Unidos de Europa . . . Esta crisis ofrece una gran oportunidad para alcanzar la unión política de Europa”.

Fortalezas y debilidades en las naciones de la eurozona

Según el Wall Street Journal:“La oficina de estadísticas de Grecia informó que la economía se encogió un 7.3% en el segundo trimestre en vez del 6.9% que se había calculado. La economía griega se ha estado contrayendo durante tres años” (“Greece Slips Further” [“Grecia se deteriora aún más”], sep. 9-11, 2011).

Hace poco, Atenas estuvo solo a unas pocas semanas de que se le acabaran los euros y tener que enfrentarse a una crítica crisis por incumplimiento de pagos. En respuesta, el gobierno griego ha prometido imponer un impuesto a la propiedad para solucionar el déficit de 2 mil millones de euros. Pero, ¿qué posibilidad hay de que esta medida envíe a más ciudadanos griegos a las calles, para protestar y causar disturbios? Algunos observadores todavía creen que una cesación de pagos por parte de Grecia es algo inminente.

Recientemente, las conversaciones con funcionarios de la Unión Europea y del Fondo Monetario Internacional se paralizaron por desacuerdos en cuanto a las condiciones de los préstamos que Grecia desesperadamente necesita para evitar el colapso económico. Varias otras naciones del sur de Europa están solo un poco mejor que Grecia.

¿Cómo es que, según afirma el artículo de Newsweekcitado anteriormente, “las deudas nacionales combinadas de Grecia, Portugal e Irlanda solo alcanzan a menos de 5% de la deuda de la eurozona”,  y sin embargo, toda la eurozona puede terminar siendo gravemente afectada por los problemas de deuda de esas tres naciones? Esto claramente indica que hubo fallas estructurales de gran envergadura en la forma en que el euro fue diseñado como nueva moneda a principios de 1999.

Esto probablemente tiene cierta relación con lo que la Biblia dice respecto a que justo antes del establecimiento del futuro gobierno de Jesucristo sobre la Tierra, se levantará un poder excepcional centrado en Europa, y los países que lo compondrán son descritos simbólicamente como de hierro mezclado con barro, “en parte de hierro y en parte de barro cocido” (vea Daniel 2:40-44).

El inquietante futuro de Europa

El régimen nazi de Hitler (1933-1945) fue posible solo por una severa crisis que  afectó a Alemania durante la última parte de los años veinte y la primera parte de los años treinta. Bajo circunstancias económicas normales los nazis jamás hubiesen llegado al poder. Desde luego, los detalles son diferentes en la actualidad. Hasta el momento no es Berlín la que está experimentando una crisis económica, sino que otras naciones de la eurozona, principalmente en el sur de Europa. Alemania sigue siendo el principal pagador de Europa. Pero también puede haber consecuencias para la nación alemana.

Hoy en día, los países de la Unión Europea están experimentando serias diferencias políticas y un grado preocupante de división y desunión, debido en gran medida a sus graves problemas financieros. La profecía bíblica indica que la Unión Europea no mantendrá su actual configuración.

Algunos de sus miembros puede que opten por retirarse de la UE, y en algunos casos hasta puede que sean forzados a salirse de ella a medida que la entidad profetizada en la Biblia comience a materializarse (Gran Bretaña, por ejemplo, ha estado en malos términos con la Unión Europea casi desde los comienzos de su ingreso a ella, en 1958).

Finalmente, nuevo y poderoso mega-estado europeo, cuyo símbolo es “la bestia”, asombrará a un mundo que en su gran mayoría estará desprevenido. Un imponente conjunto de naciones se aliará para convertirse en la última restauración del antiguo Imperio romano. (Apocalipsis 13:1-8; 17:8-18; Daniel 2:37-45; 7:15-27).

Diez naciones (o grupos de naciones) pertenecientes a este conglomerado renunciarán a  su propia soberanía para ser parte de este impresionante poder del tiempo del fin. “Estos tienen un mismo propósito: entregarán su poder y autoridad a la bestia” (Apocalipsis 17:13).

Estos aterradores acontecimientos afectarán al mundo entero, y prepararán el escenario para los devastadores y peligrosos tiempos en que si Dios no interviene, la raza humana será extinguida (Mateo 24:21-22). Y como todo lo que la profecía bíblica vaticina con toda seguridad sucede, todos debemos poner atención a las palabras del apóstol Pablo. Debido a la transitoriedad del mundo que nos rodea, él exclamó, diciendo: “¡Cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir!” (2 Pedro 3:11).

El hecho de observar cómo está preparándose el escenario para el cumplimiento de las profecías del tiempo del fin debe motivar a cada uno de nosotros para examinar nuestra condición espiritual a la luz de la Palabra de Dios. Un correcto entendimiento de la profecía debería llevarnos al arrepentimiento y a dedicar nuestras vidas a buscar a Dios y a servirle. ¡El simple conocimiento académico de la Biblia no es suficiente!

Jesucristo nos dice claramente en Lucas 21:36: “Estén ustedes preparados, orando en todo tiempo, para que puedan escapar de todas estas cosas que van a suceder y para que puedan presentarse delante del Hijo del Hombre” (Versión Dios Habla Hoy). 

Compartir Compartir Compartir

Folletos relacionados

Usted puede entender la Profecía Bíblica

Usted puede entender la Profecía Bíblica

¿Por qué hay tanta incertidumbre en nuestro mundo? ¿Acaso tenemos que vivir en la ignorancia de lo que nos depara el futuro? ¿Dónde podemos encontrar las respuestas? La realidad es que éstas han estado a nuestro alcance por muchos siglos. Se encuentran en las páginas de la Biblia, un libro verdaderamente único entre toda la literatura universal.

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading