El centro del mundo

Versión para impresora


¡La ciudad de Jerusalén, centro mismo del conflicto, está destinada a cumplir su destino como el centro mundial de la paz!


Mapa de Heinrich Bünting (1545-1606); estilizado en forma de hoja de trébol.

Fuente: @Heinrich Bünting via Wikimedia Commons

Henry Bünting (1545-1606) fue un teólogo, pastor religioso y cartógrafo alemán conocido principalmente por un libro de mapas de la Tierra Santa publicado por primera vez en 1581. Este libro, que llegó a ser todo un éxito de ventas en su tiempo, fue reimpreso muchas veces y traducido a varios idiomas.

Entre los mapas de dicha obra se encontraba uno muy estilizado y peculiar (que reproducimos aquí), diseñado para enfatizar un punto teológico. Lo que Bünting quería probar era que la Tierra Santa (y particularmente Jerusalén) era el centro del mundo.

En este mapa, Jerusalén está ubicado justo donde convergen los continentes de Europa, Asia y África. Y aunque esto literalmente no es así, figurativamente sí lo es, ya que las antiguas rutas comerciales entre estos tres continentes (y también las rutas que usaban los invasores) pasaban justo por la Tierra Santa. No había otra opción, ya que por un lado estaba el mar Mediterráneo, y por el otro el gran desierto árabe.

Esto convirtió a la Tierra Santa en el cruce principal del mundo antiguo, razón principal de que veamos tantas guerras y batallas mencionadas en las Escrituras. Sin embargo, esto no era lo que Dios había planeado. Él colocó en esta zona a Israel, su nación escogida, por una razón muy distinta: para mostrar el camino de la paz, no el de la guerra.

Después de variasgeneraciones de esclavitud en Egipto, Dios sacó a Israel de allí y lo llevó a la Tierra Prometida. Cuando se preparaban para entrar en ella, Dios se valió de Moisés para repasar los milagros que había llevado a cabo y las leyes que les había dado con el fin de que crearan una nueva clase de sociedad — una sociedad construida sobre los cimientos de las leyes de Dios.

Note lo que Dios deseaba para su pueblo Israel, según reveló por medio de Moisés: “Mirad, yo os he enseñado estatutos y decretos, como el Eterno mi Dios me mandó, para que hagáis así en medio de la tierra en la cual entráis para tomar posesión de ella. Guardadlos, pues, y ponedlos por obra; porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante los ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, nación grande es esta” (Deuteronomio 4:5-6).

Dios colocó a Israel en esta zona, en la encrucijada del mundo, para que sirviera de modelo a las naciones que lo rodeaban y también a quienes cruzaban la región por esas antiguas rutas comerciales. Se esperaba que Israel fuera un ejemplo viviente de las bendiciones que recibiría una nación al obedecer las leyes de Dios.

Lamentablemente, ello no sucedió. Israel se rebeló contra Dios y en cambio se convirtió en un ejemplo de lo que le sucede a una nación que le da la espalda a su Creador. El país fue invadido y destruido, y la mayoría de los sobrevivientes fueron expulsados de su tierra.

Demos un salto en el tiempo hasta nuestros días. Esta región sigue siendo el centro neurálgico de los conflictos mundiales, los cuales seguirán en aumento hasta el retorno de Jesucristo a la Tierra. Observe lo que dice Dios: “Porque yo reuniré a todas las naciones para combatir contra Jerusalén . . . Después saldrá el Eterno  y peleará con aquellas naciones” (Zacarías 14:2-3).

A continuación se librará una guerra sin cuartel entre los ejércitos del hombre y el ejército espiritual e invencible de Dios. Este será incomparablemente superior: “Y se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los Olivos, que está en frente de Jerusalén al oriente . . . Y el Eterno será rey sobre toda la tierra” (Zacarías 14:4, 9).

Y entonces, como nos dice Isaías 2:3-4, “de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Eterno . . . y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra”.

¡La ciudad de Jerusalén, centro mismo del conflicto, está destinada a cumplir su destino como el centro mundial de la paz!

Compartir Compartir Compartir

Folletos relacionados

El Cercano Oriente en la profecía bíblica

El Cercano Oriente en la profecía bíblica

Desde Septiembre del año 2001, el terrorismo ha venido a ser una amenaza real para millones de personas en todo el mundo. Ese día de horror también hizo que el Cercano Oriente estuviera en primer plano de los noticieros del mundo entero.

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading