Noveno mes: el mensaje del profeta Sofonías

El profeta Sofonías (el Eterno esconde) es el segundo profeta que habla después de la destrucción de Asiria y tiene que ver con la futura destrucción del mundo, a través del Día del Señor.

El profeta Sofonías (el Eterno esconde) es el segundo profeta que habla después de la destrucción de Asiria y tiene que ver con la futura destrucción del mundo, a través del Día del Señor. Por esa razón el libro se encuentra repleto de imágenes más vívidas del castigo que podemos hallar en la Biblia. La primera parte del libro es una descripción del juicio que vendrá sobre el mundo en el Día del Señor. Si bien Sofonías advierte al respecto a Judá, al mismo tiempo y por dualidad profética, muestra que el castigo será mucho peor para las naciones modernas de Israel y Judá en los tiempos del fin. Pero también Dios nos recuerda que habrá un remanente fiel que será protegido por la misericordia de un Dios que permanece fiel a su pacto. Escribe el profeta: “Destruiré por completo todas las cosas de sobre la faz de la tierra, dice el Eterno. Destruiré hombres y bestias, destruiré las aves del cielo y los peces del mar, haré perecer a los malvados, y extirparé a los hombres de sobre la faz de la tierra, dice el Eterno” (Sofonías 1:2-3). Este periodo de castigo se refiere al Día del Señor. Dios también hace referencia a la corrupción moral y espiritual de Judá para rescatar a los pocos que aún permanecían fieles.

El inspirado profeta continua advirtiendo: “Día de ira aquel día, día de angustia y de aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de nublado y de entenebrecimiento, día de trompeta y de alarido sobre las ciudades fortificadas y sobre las altas torres. Llenaré de tribulación a los hombres, y ellos andarán como ciegos porque pecaron contra el Eterno. Su sangre será derramada como polvo y su carne como estiércol (Sofonías 1:15-17). Sofonías vio el juicio y la destrucción de Judá como dos partes de un gran evento. Las devastaciones de Judá serían tan terribles que prefiguraba el día de la ira de Dios.

Dios invita a Judá (y también al mundo) a arrepentirse antes de que sea demasiado tarde. El profeta escribe: “Congregaos y meditad, nación sin pudor, antes que tenga efecto el decreto y el día se pase como el tamo; antes que venga sobre vosotros el furor de la ira del Eterno; antes que el día de la ira del Eterno venga sobre vosotros”. Al pueblo fiel que permanece arrepentido y sigue sus enseñanzas le dice: “Buscad al Eterno todos los humildes de la tierra, los que pusisteis por obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre; quizá seréis guardados en el día del enojo del Eterno” (Sofonías 2:3). A pesar de la temática de juicio y castigo, el profeta termina con una nota positiva. Él anuncia que Dios levantará al remanente de fieles (Iglesia de Dios) que permanecerán sirviéndole como pueblo suyo. El libro concluye con una gloriosa promesa de que: “El Eterno está en medio de ti; ¡Él es poderoso y te salvará! Se gozará por ti con alegría, callará de amor, se regocijará por ti con cánticos (Sofonías 3:17). Entonces todos los redimidos dirán: “Alabad a Dios en su santuario; alabadlo en la magnificencia de su firmamento. Alabadlo por sus proezas; alabadlo conforme a la muchedumbre de su grandeza. ¡Todo lo que respira alabe a JAH! ¡Aleluya!” (Salmos 150:1, 2, 6).

Ciclo hidrológico: Temporada lluviosa Empieza el frío de invierno. Nieve en las montañas.
Cosecha de la temporada: Crece la hierba. Temporada de siembra. Higos tardíos de invierno.
Nombre del mes: Kislev o Quisleu (su confianza)  Nehemías 1:1; Zacarías 7:1.

3 Conmemoración de la cautividad seguida de la muerte de Joacím, cuando Ezequiel y muchos otros, fueron llevados cautivos a Babilonia Se trataba de la segunda deportación (597 AC).
6 Conmemoración de la quema del rollo de Jeremías por Joacim. Jeremías 36:22-23.
7 Conmemoración de la muerte de Herodes el Grande en el otoño tardío del año 4 A.C. (7 de Kislev de 4 AC). Mateo 2:19
25 Fiesta nacional judía de las Luces o Dedicación (Hanukkah) (25 Kislev 164 AC). Daniel 8:13-14Juan 10:22.

Compartir Compartir Compartir

Mas Información

Ud. está viendo una página de

Por eso levantaré entre sus hermanos un profeta como tú; pondré mis palabras en su boca, y él les dirá todo lo que yo le mande. Si alguien no presta oído a las palabras que el profeta proclame en mi nombre, yo mismo le pediré cuentas (Deuteronomio 18:18,19 NVI). Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento. Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos (Lucas 16:27-29).

© 1995-2018 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading