¿Asistiría Jesús a su iglesia?

Versión para impresora

¿Están siendo enseñados fielmente los principios bíblicos sobre el Reino de Dios que Jesucristo enseño originalmente?

See video


[Gary Petty] Si Jesús caminara sobre la Tierra hoy, ¿a cuál iglesia asistiría? ¿Sería una iglesia que abre sus puertas a personas de todas las religiones? ¿Sería una iglesia políticamente activa, tratando de influir para ser elegido a un cargo público? ¿Qué tipo de personas son las que asisten a una iglesia en la que Jesús asistiría? ¿Serán los ricos, financieramente, los bendecidos por Dios? ¿O serán los pobres, porque sabemos que Jesús dijo que sería más fácil hacer que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el Reino de los Cielos?

Si Jesús caminara sobre la Tierra hoy, ¿asistiría a su iglesia?

Estamos siendo testigos de un creciente movimiento en Estados Unidos entre los cristianos conservadores para lograr el poder político como una forma de detener la decadencia de los valores familiares bíblicos, entretenimiento inmoral, el aborto y la enseñanza de la evolución en las escuelas.

Ahora, uno de los varios factores en este movimiento es la Teología del Dominio. El orden del día de la Teología del Dominio es para que los cristianos logren el dominio o control del gobierno civil, el sistema educativo, la industria del entretenimiento y las corporaciones acaudaladas. Los que están a favor de esto creen que cuando los cristianos ganen influencia política y económica, los Estados Unidos volverán a ser una nación cristiana. Algunos incluso piensan que el cristianismo acelerará el regreso de Cristo estableciendo antes el Reino de Dios en la Tierra.

La idea de que el Reino de Dios se establece a través del gobierno humano, no es algo nuevo. En la Edad Media, la Iglesia Católica ejerció un enorme poder político en toda Europa. Durante ese tiempo, en la historia europea, el derecho para que un monarca gobernara residía en la autoridad papal. El puño de hierro del ejército de una nación se podría utilizar para hacer cumplir las enseñanzas de la iglesia. Escribiendo alrededor del año 1300, el Papa Bonifacio VIII escribió: “Ambas están en el poder de la iglesia, la espada espiritual y la material, pero esta última se va a utilizar para la iglesia, la primera, es usada por el sacerdote, la última – que es la espada del poder militar – por los reyes y capitanes, pero a la voluntad y con el permiso del sacerdote”.

La reforma protestante dilató el poder papal, pero la historia del cristianismo desde la Edad Media ha sido testigo de diversos movimientos religiosos tratando de preparar el camino para el regreso de Cristo a través de esfuerzos humanos para crear el Reino de Dios aquí en la Tierra.

Sin embargo, como se verá, aquí, Jesús no nos está guiando a cualquier movimiento de la iglesia moderna política. Así que, ¿Jesús asistirá a su iglesia? Quédese conmigo. Vamos a verlo en un minuto.

Ahora hay una idea muy popular ganando terreno hoy, es el polo opuesto de la Teología del Dominio. Y ha hecho grandes avances en el pensamiento cristiano.

Es el concepto de la Nueva Era donde Jesús acoge a todos, siempre y cuando tengan el amor en sus corazones. En esta interpretación de las enseñanzas de Jesús, el amor se define por las emociones humanas. El bien y el mal se basan más en los sentimientos personales que en las normas universales. No es un concepto claro del dominio de Dios o la ley divina.

La Nueva Era no exige nada sobre cómo Dios debe ser adorado. En cambio, los seres humanos crean interpretaciones personales de Dios basados en las tradiciones hechas por el hombre. La definición de pecado es ambigua, porque la ley divina, se hace obsoleto a través del “amor”. ¿Es este el tipo de la iglesia a la que Jesús asistiría? En realidad, la respuesta es no. Así que vamos a hablar más de esto y averiguar el tipo de iglesia a la que Jesús asistiría.

Bueno, vamos a echar un segundo vistazo a estas dos enseñanzas sobre el dominio de Dios y el Reino de Dios a la luz de lo que Jesús enseñó.

Veamos en primer lugar, la idea de que los cristianos han de utilizar al gobierno para establecer el dominio humano y acelerar el retorno de Cristo. Cuando se explora la vida de Jesús, según lo dicho aquí, en los Evangelios, nos encontramos con un enfoque muy distinto. Jesús nunca se involucró en tratar de controlar a los gobiernos, ya sea judío o romano. Del mismo modo que Jesús, la iglesia de hoy no lo haría. Cuando arrastrado ante el gobernador romano Poncio Pilato, Jesús dijo: “Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí” (Juan 18:36). Jesús dijo a sus discípulos que estuvieran dispuestos a ser perseguidos, “por los gobernadores y reyes por mi causa, para testimonio a ellos y a los gentiles” (Mateo 10:18).

Usted sabe que ellos fueron instruidos para predicar el evangelio a toda criatura. Jesús nunca instruyó a sus discípulos para hacer cumplir el evangelio en todas las criaturas.

La segunda idea, que impregna el cristianismo liberal, afirma que Jesús enseñó una aceptación sin prejuicios de todas las creencias religiosas. Esta interpretación no viene de las enseñanzas de Jesús, sino de una especie de mezcolanza de religiones, multiculturalismo y del lejano oriente mezclados con unos cuantos conceptos bíblicos. Se crea una sociedad multicultural donde Jesús acepta la igualdad de todas las religiones y las ideas morales. Es más como una Edad de Acuario al estilo hippie, que el Jesús histórico que vivió en Judea, mientras estaba bajo el dominio del Imperio Romano hace 2 000 años.

En última instancia, la Nueva Era de Jesús no se refiere a la resolución de las horribles consecuencias de quebrantar la ley de Dios y la definición de dominio de Dios o el Reino, o en permitir que cada persona tenga libertad moral para decidir por sí mismo las diferencias entre el bien y el mal. Jesús no asistiría a este tipo de iglesia tampoco. Así que, ¿dónde estaría Jesús asistiendo?

Una historia en el Evangelio de Mateo nos ayuda a entender las enseñanzas del Jesús real. Un joven se acercó a Jesús preguntando: “Maestro bueno, ¿qué cosas buenas debo hacer para que yo pueda tener vida eterna?”. Jesús respondió: “… si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos” (Mateo 19:16-17). Usted ve, el verdadero Jesús estaba muy preocupado por el dominio de Dios, el Reino de Dios y el imperio de la ley. Esta es una enseñanza que es bastante ajena a la Nueva Era.

Ahora el joven preguntó acerca de estos mandamientos muy pequeños, ¿cuáles?, y Jesús le dijo así: “No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre y amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 19:18-19).

El hombre reconoció estos mandamientos. Eran los últimos seis de los diez mandamientos resumidos por la instrucción de amar al prójimo. Él le dijo a Jesús: “Todo esto lo he guardado desde mi juventud. ¿Qué más me falta?” (Mateo 19:20). Usted ve que había crecido en una comunidad judía estricta tratando de someterse a los mandamientos de Dios.

Y Jesús le dijo: “Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Y luego ven y sígueme”. El joven se volvió y se alejó del Hijo de Dios, porque era muy rico y no podía imaginar una vida de sacrificios por Dios y el prójimo (Mateo 19:21-22)

Él no podía asistir a la clase de iglesia que Jesús describe. No podía aceptar que Jesús no se mostrara preocupado con lo que él pensaba que le daría un sentido de auto-realización. Jesucristo habla sobre el señorío de Dios y el cumplimiento de los deseos de Dios en las vidas de sus seguidores.

Los Evangelios: Mateo, Marcos, Lucas y Juan nos dan datos instantáneos de la vida de Jesús. Sabemos que él pasó su primera juventud como carpintero. Interactuó con la sociedad judía mediante la observación de los Diez Mandamientos y de hecho muchas otras leyes del Antiguo Testamento. Él también hizo una reclamación que, o bien lo hace un loco o el más grande ser humano que caminará sobre la tierra. Jesús, el carpintero de Nazaret, declaró que él era el Mesías profetizado, el Hijo de Dios.

Jesús dijo que su misión era salvar a la humanidad, y al igual que los profetas del Antiguo Testamento predijo, que gobernaría la tierra. Les dijo a sus discípulos que él iba a regresar al cielo y luego volvería para establecer el Reino de Dios. Y será el Reino de Dios. Él no va a regresar para recibir sólo un reino ya establecido sobre la base de algún tipo de sistema de diseño humano y político. Jesucristo ha de volver a establecer un gobierno radicalmente nuevo en el que sólo él es el monarca reinante.

Cuando Jesús regrese, su misión no es para promover el concepto de la Nueva Era tampoco que todos nos llevarnos bien mientras no nos juzgarnos unos a otros. Jesús dijo a sus discípulos que cuando se establezca el Reino de Dios en esta tierra, ahora quiero que escuchen las palabras de Jesucristo: “El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y recogerán de su reino todos los que hacen escándalos, y los que practican la anarquía, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes” (Mateo 13:41-42)

Estas son las palabras mismas de Jesucristo. No está volviendo a construir un Reino con el mensaje “Usted sabe, yo estoy bien, tú estás bien”, porque la verdad es que no estamos bien. Él va a venir a enseñar a toda la humanidad una nueva forma de vida, y usted puede llegar a que Cristo le enseñe esa forma de vida en estos momentos.

Ahora bien, para entender realmente lo que Cristo fue y es y lo que él vino a hacer aquí, va a tener que mirar en las páginas de su Biblia. Ahora, hemos preparado una ayuda de estudio de la Biblia que va a ayudarle a hacer precisamente eso. Este folleto se llama La verdadera historia de Jesucristo. Este folleto le llevará página por página a través de la vida de Jesucristo tal como se explica en la Biblia, Su vida, sus milagros, su objetivo, explican las palabras pronunciadas por Jesús, las cosas que él hizo a la luz de toda la Palabra de Dios.

Y usted puede obtener su copia gratuita de este folleto contactándonos en ucg.org/español, allí también puedes leerlo en línea, o solicitando una copia impresa. Es totalmente gratis.

Ahora, permítanme mencionar que la Iglesia de Dios Unida está celebrando seminarios gratuitos de la Biblia en varias ciudades de Estados Unidos y alrededor del mundo. Ahora usted no querrá perderse estos seminarios, donde puedes aprender más sobre el Reino de Dios. Así que vaya a ucg.org/español y busque el enlace Seminarios Bíblicos del Reino de Dios para registrarse. Ahora bien, estos eventos en vivo son completamente gratis.

En el caso de las iglesias cristianas que luchan por conseguir el dominio político y económico con el fin de promover el Reino de Dios en la Tierra. Deberían ser cristianos sin preocupaciones por el dominio de Dios, porque así, las cosas como reino, y el derecho divino, el gobierno de Dios, son sólo un tipo de conceptos difíciles y todo lo que Jesús nos exige es estar motivados por los buenos sentimientos hacia los demás.

¿Alguna de estas creencias, que hemos estado viendo hoy en día, están basadas en las enseñanzas de Jesús?, ¿se descubren en los Evangelios? Para encontrar la respuesta, hay dos cuestiones que debemos abordar. ¿Cuál es la visión del Reino enseñado por Jesús Cristo? Ahora, ¿por qué debemos tener esa visión? y la segunda pregunta, ¿cómo se puede experimentar el Reino de Dios, o el dominio, o la regla en su vida ahora mismo?

Para entender realmente lo que Dios quiere hacer en su vida, usted puede tener una visión del futuro reino y una misión en la vida que abarca, cumplir las directrices del Creador en su vida diaria. Ahora bien, este es el tipo de discípulo de Jesús quiere llenar los asientos en la iglesia donde iba a asistir.

Ahora bien, esta historia ilustra la importancia de la visión y por qué seguir hablando de la visión del Reino. Para mí, una imagen inolvidable de un viaje en barco de 21 millas a la isla Catalina frente a la costa de California. La última vez que tuvo ese viaje había un montón de tiburones tras la estela del barco. Yo le puedo decir que no tenía ningún deseo de entrar en el agua.

Eso hace del intento de Florence Chadwick cuando atravesó a nado el Canal de Catalina, el 4 de julio de 1952, aún más sorprendente. A los 34 años de edad, Chadwick ya había conquistado el Canal Inglés. Ella estaba en perfecto estado. El día que se enfrentó a la prueba el Canal de Catalina estaba muy brumoso. Además, el agua estaba muy fría, y poco después de insertarse se sufre de entumecimiento. Varias veces su tripulación tuvo que ahuyentar a los tiburones con el arma de fuego. Ella se esforzaba por ver la costa, pero la niebla lo hacía imposible.

Después de casi 16 horas, luchando con la sensación de que la distancia era demasiado grande, se dio por vencida y se subió a una barca. Se le rompió el corazón al descubrir que la costa estaba sólo a la mitad de una milla de distancia.

Chadwick dijo a los periodistas que era la niebla que la llevó a desalentarse. Ella podía manejar la fatiga, el frío, la amenaza de los tiburones, pero no ser capaz de ver a su destino era abrumador. Dos meses después, Florence Chadwick volvió a salir a nado al Canal de Catalina. Se enfrentó a todos las mismas condiciones, incluyendo la niebla, pero ella visualizó su meta y completó la natación superando el récord de los hombres en dos horas.

Muchas veces no son los problemas de la vida los que nos derrotan. Es la niebla. La capacidad de visualizar más allá de la incertidumbre de la niebla de la vida, se le llama, visión mental. Para experimentar el dominio de Dios, el Reino de Dios en su vida, ahora mismo, debe tener una visión espiritual de su futuro prometido.

Ahora nuestra visión del Reino de Dios debe surgir de las enseñanzas de Jesucristo y las descripciones dadas por los profetas del Antiguo Testamento. Es esta visión la que determinará la cantidad que usted envíe a la dirección de Dios en su vida ahora mismo. Dependiendo de eso, va a determinar a qué iglesia usted asista en estos momentos.

Jesús les dio estas instrucciones a sus discípulos. Escuchen esto: “…No os afanéis por lo que han de comer o qué habéis de beber, ni os afanéis por ello. Pues todas estas cosas son por lo que las naciones del mundo se afanan, y su Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas, pero buscad primeramente el Reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas” (Lucas 12:29-31)

Parábola tras parábola, Jesús dijo a sus discípulos acerca de un novio o un rico comerciante, que dejaría a sus siervos y al regresar a ellos daría premios o castigos. La famosa profecía del Monte de los Olivos fue entregado en respuesta a la pregunta: “... ¿cuál será la señal de tu venida y del fin del siglo?” (Mateo 24:3).

En un bien citado pasaje, Jesús dijo a sus discípulos: “No se turbe vuestro corazón; creed en Dios, creed también en mí, en la casa de mi Padre muchas moradas hay, y si no fuera así, os lo habría dicho. Voy pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo para que donde yo esté vosotros también estéis” (Juan 14:1-3).

Jesús enseñó que sus seguidores no sólo deben esperar a este evento futuro, sino que deben tratar de anticipar su realidad. Al buscar y anticipar el regreso de Jesucristo para establecer el Reino de Dios, usted experimentará grandes cambios en la forma de vivir como cristiano. Y, su experiencia en la iglesia tendrá un nuevo significado. ¿Cuáles son algunos de esos cambios?

Bueno en primer lugar, usted comenzará a buscar los deseos de Dios y las metas en su vida ahora mismo. Con demasiada frecuencia nos acercamos a Dios como si tuviéramos la regla y el dominio sobre él. Él es como un “el empleado de oficios varios” que se supone cumplirá todos nuestros deseos y metas.

Si usted realmente quiere que su vida cambie, haga lo siguiente: Cada mañana al levantarse y pida a Dios para cumplir sus deseos y metas en su vida. Al buscar su futuro, a su vez, aceptará su dirección para ese futuro.

En segundo lugar, usted comenzará a cambiar sus prioridades. Ahora, ¿qué quiero decir con esto? Bueno en primer lugar, ¿cómo usted pasa su tiempo? El tiempo es el regalo más grande que Dios ha dado a cada uno de nosotros. Cuando permitimos que Dios establezca nuestras prioridades, el dinero y las cosas se sustituyen con una unidad para llegar a ser semejantes a Cristo y su carácter espiritual. La necesidad de que nuestro estado se sustituya por la necesidad de amar a los demás. La búsqueda de la autodeterminación es reemplazada por la búsqueda de la determinación de Dios para su vida. El deseo de entretenimiento constante y la gratificación inmediata es sustituido por un entendimiento pacífico de lo que es realmente valioso en la vida de la familia, en cómo tratamos a los demás y adorando a Dios en una manera que a él agrada.

También comienzan a tener un cambio en la forma en que gasta su energía mental y emocional. Se pierde gran parte de nuestras vidas en el resentimiento, el egoísmo, la envidia y otros pensamientos destructivos y las emociones. Dios quiere producir en su vida, ahora aquí hay una lista que el apóstol Pablo dio de lo que él quiere hacer en su vida: “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre y dominio propio” (Gálatas 5:22-23).

Usted sabe que esto sólo puede suceder cuando usted reconoce que necesita el gobierno de Dios en su vida y acepta su absoluta incapacidad para satisfacer el hambre espiritual que rige su vida por sí mismo. Cuando vas a la iglesia, ¡es muy importante! ¿Es a la que Jesús asistiría? ¿Está su iglesia verdaderamente siguiendo las enseñanzas de la Biblia en todos sus aspectos?

Una de las cosas que sucede cuando dejas que Dios comienza a tener dominio sobre su vida, es empezar a querer a obedecer los mandamientos de Dios ahora. Usted debe aceptar el derecho del Creador de la vida para tener dominio sobre su creación. Así como hay leyes físicas como la gravedad que gobiernan el universo, hay leyes divinas que rigen nuestra relación con Dios y nuestras relaciones con los demás.

Isaías, uno de los profetas más elocuente del Antiguo Testamento, se inspiró para escribir muchas profecías sobre el futuro reino mesiánico. En un pasaje que describe el reinado de Cristo de esta manera, “Él nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley, y la palabra del Señor de Jerusalén” (Isaías 2:3).

Jesucristo no está llegando a crear la anarquía mediante la supresión de toda ley. Su Reino se funda en la ley de Dios. Así que aquí está la pregunta importante: ¿Está usted dispuesto a aceptar el dominio de Dios en su vida, obedeciendo sus mandamientos?

Ahora, otra cosa, y esto es realmente importante. Con el fin de entender realmente la visión del Reino de Dios y el cambio que va a suceder en su vida ahora mismo, va a tener que empezar a renunciar a su necesidad de control. Esto puede ser la cosa más difícil para los seres humanos. Me refiero a que todos nosotros queremos ser dueños de nuestro propio destino. Queremos controlar nuestro entorno inmediato y realmente controlar a todos los demás, ¿por qué? puede sentirse seguro y feliz.

El fundamento de la fe consiste en ceder el control sobre su vida y darlo a Dios como un Padre amoroso. Usted puede renunciar a la necesidad de controlarse sólo si confía en el futuro prometido por Dios, usted tiene una visión de ese futuro, y acepta su participación en su vida ahora. Las dos cosas que hemos estado hablando.

Entonces, ¿qué quiere Dios de usted? ¡Todo! Él quiere que ceda el control y permita a su creador tener dominio sobre todo pensamiento y acción.

Así que este es el desafío de Dios para usted: ¿Jesús asistiría a una iglesia donde las sillas están llenas de personas cuyas vidas tienen los mismos objetivos, la misma envidia, la misma codicia, las mismas prioridades egoístas de la sociedad secular? Donde se cantan alabanzas a Dios pero, ¿él tiene poca influencia real en sus decisiones diarias? ¿Dónde se ve a Jesús como Salvador, pero no como maestro? Donde el dominio de Dios y las leyes son reemplazadas por la aceptación que cada persona determina lo que es correcto o incorrecto en su propia vida. O bien, ¿Jesús está buscando una iglesia donde la gente está tratando de someterse a la soberanía de Dios y a la búsqueda de su Reino? ¿Jesús asistiría a su iglesia?

Ahora nuestra oferta del folleto gratis hoy en día hace que este tema sea muy claro. Y también lo hace nuestra revista mensual gratuita, Las Buenas Noticias. Cuando usted solicita nuestro folleto de hoy, le enviaremos una suscripción gratuita a esta revista muy singular. Usted recibirá seis números al año. Cada edición incluye temas sobre la profecía, la vida cristiana y la enseñanza bíblica. Su conocimiento de la Biblia, de Dios y de su gran plan para su vida, crecerá con cada edición.

Usted puede recibir esta revista gratuita contactándonos en ucg.org/español.

Ahora estoy acompañado por Darris McNeely y Steve Myers para reflexionar más a fondo esta cuestión de lo que hemos estado hablando hoy.

Ahora, en realidad sólo tenemos tiempo para una pregunta, así que es muy importante. Hemos estado hablando, ¿a qué tipo de iglesia Jesús asistiría? ¿Cuáles serían algunos de los aspectos más importantes, de una iglesia a la que Jesús asistiría?

[Darris McNeely] Bueno Gary, creo que el número uno sería el aceptar a Jesucristo como la cabeza de la Iglesia.

[Gary Petty] Obviamente.

[Darris McNeely] El libro de Efesios establece muy claramente que Cristo es la cabeza de la Iglesia. Él usa la analogía de un matrimonio y todo pero él dice que Cristo es la cabeza de la Iglesia y por lo tanto, la idea de presentarnos a nosotros mismos en virtud de dicha norma sería una cosa que, obviamente, Cristo estaría buscando.

Cuando usted va a todas las referencias, especialmente en el libro de Apocalipsis, cuando Cristo está en medio de la Iglesia, tiene que ser uno que lo acepta como la cabeza y mira a él, no a un hombre.

[Gary Petty] Por lo tanto, estaría aceptando que vino como el Hijo de Dios para morir por nuestros pecados. La aceptación de su papel ahora y aceptar su papel en el futuro.

[Steve Myers] Tienes que saber por dónde empezar. Las personas pueden tener todo tipo de ideas sobre lo que su iglesia debe ser, pero si no se inicia en la Biblia, si no se inician con la Palabra de Dios, usted está en la base equivocada, para empezar. Por lo tanto, tiene que ser una iglesia basada en la Biblia. Se oye hablar mucho acerca de estar basada en el amor de Jesús, y eso no es algo malo, siempre y cuando usted sepa definir eso.

[Gary Petty] ¿Qué quiere decir con eso...?

[Steve Myers] ¿Cuál es la definición de eso? Bueno, si usted mira la Biblia, Cristo dijo que inspiró a Juan para escribir el mensaje desde el principio que era el amor. Bueno, ¿qué es el amor y cómo se supone que voy a amar? Bueno Juan también dijo que se sabe que amamos a los hermanos si amas a Dios. Y nos dice un poco más, pero él lo define más allá al decir que amar a Dios es guardar sus mandamientos. Es la obediencia. Se dirige hacia aquel que tiene dominio sobre su vida y eso es a Dios. Y si no está sumiso a Dios y a su forma, usted no está cumpliendo sus mandamientos.

[Gary Petty] Lo que estamos diciendo, entonces, es que tenemos que entender que la aceptación de Jesús y la presentación de Jesús son dos cosas diferentes.

[Darris McNeely] Oh, absolutamente. Uno puede profesan conocer a Cristo, y de hecho hacer algunas obras muy buenas en su nombre, pero Cristo dijo que habrían ocasiones, habrían aquellas circunstancias en que él puede enfrentar a alguien y decirle: “apartaos de mí, nunca os conocí”. Y haciendo buenas obras es importante, pero tiene que haber más que eso. Se reduce a una cuestión de la verdad.

Creo que, a su vez la pregunta del programa, el título del programa le pregunta, ¿asistiría Jesús a su iglesia? Creo que cada uno de nosotros debe preguntarse si la iglesia en la que nos encontramos, ¿es una iglesia que está buscando a Jesucristo? No sólo como la cabeza como ya he dicho, sino también por las respuestas de este mundo, a las soluciones de los problemas de este mundo, en lugar de tratar de crear las respuestas a nosotros mismos por nuestras buenas obras, sino el reconocimiento de nuestra dependencia total en Jesús Cristo y sus promesas para lograr las soluciones que este mundo necesita.

[Gary Petty] Supongo que la pregunta real no es ¿a cuál iglesia asistiría Jesús?, sino ¿estamos asistiendo a la iglesia donde está Jesús?

Para entender realmente quién era Cristo y lo que él vino a hacer aquí, va a tener que mirar en las páginas de su Biblia. ¿A cuál iglesia asistiría Jesús? Encuéntrela hoy en día, y aproveche nuestra ayuda gratuita el estudio de la Biblia, La verdadera historia de Jesucristo.

Y no se olvide de su suscripción a la revista Las Buenas Noticias. Esta revista servirá de ayuda para entender el propósito de Dios con todo tipo de artículos que son relevantes para su vida. Recuerde, todas nuestras publicaciones se proporcionan libres de cargo como un servicio educativo de interés público. Usted puede contactarnos en ucg.org/español o puede escribir también para solicitar su suscripción gratuita.

Entonces, ¿a qué iglesia asistirá Jesús?

Ahora vemos en los Evangelios que Jesús enseñó a las personas religiosas y a las prostitutas, a ricos y pobres, a hombres poderosos y gente común. A una iglesia en donde asistirían los miembros de todos los ámbitos de la vida. Él dijo que era un médico, un médico espiritual, por lo que sería un hospital para los que están espiritualmente enfermos.

Pero, lo más importante, las enseñanzas se basan en la Biblia y estando preocupados con la primera venida de Cristo Jesús para salvar a la humanidad y su segunda venida para establecer el Reino de Dios aquí en la Tierra. Sería una iglesia que hace hincapié en el amor de Dios y su señorío. Los Diez Mandamientos serían fuertemente enseñados como fundamento de la ley divina. El regreso de Cristo sería una visión clara y de gran alcance más allá de la niebla de la incertidumbre y la ansiedad.

Acompáñenos la próxima semana en Beyond Today a medida que seguimos explorando para descubrir el evangelio del Reino de Dios. También le invitamos a unirse a nosotros en la oración constante, “venga tu reino”.

Esto es Beyond Today. Soy Gary Petty. Gracias por su atención.

Compartir Compartir Compartir

Folletos relacionados

La verdadera historia de Jesucristo

La verdadera historia de Jesucristo

¿Quién fue Jesús? Pocos se atreverían a negar que hace 2000 años existió un hombre llamado Jesús, y que fue un gran maestro que ha causado un gran impacto en el mundo desde entonces.

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading