El hombre que nadie conoce

Versión para impresora

¿Conoce usted al verdadero Jesucristo? Aprenda más sobre lo que realmente enseñó y qué espera que usted haga. ¡Prepárese para una gran sorpresa!

See video


[Darris McNeely] Él es la víctima de un robo de identidad. Hace más de 2000 años, la verdadera historia de este hombre se ha perdido entre las mortajas oscuras de malentendidos, equivocaciones y mentiras descaradas. Lo vemos retratado en los escritos, fotos y hasta en películas, no como fue, sino como otros lo imaginaban. Un hombre de nombre Bruce Barton pensó que el mal entendido era tan desenfrenado que publicó un libro en 1925 llamado El hombre que nadie conoce. ¿Su tema? Jesús de Nazaret. ¿Sabe usted quién era Jesús? ¿Está seguro de eso? Únase a nosotros en Beyond Today a medida que descubrimos El hombre que nadie conoce.

El 20 de enero de 1804, Thomas Jefferson ordenó dos copias del Nuevo Testamento de la versión King James, de un vendedor de libros de Filadelfia. En medio de todas sus funciones como presidente, Jefferson pasó varias noches en la Casa Blanca con los dos libros y una maquinilla de afeitar eliminando uno por uno todos los pasajes en los evangelios que hablaban de un nacimiento virgen o la divinidad de Cristo, su resurrección y todo lo que él representó como algo más que humano. El producto final de Jefferson titulado, La filosofía de Jesús de Nazaret, contuvo los versos restantes, uno de cada diez de su homólogo bíblico. El libro que llegó a ser conocido como la Biblia de Jefferson retrató a Jesús como nada más que un hombre sabio, que entregó al mundo una filosofía sabia compuesta de historias ilustrativas y frases célebres. Las acciones blasfemas de Jefferson lo convirtieron en el primer estadounidense en una posición pública que trató de moldear a Jesucristo en una forma que él consideraba aceptable.

Muchos otros en el transcurso de los próximos dos siglos siguieron su ejemplo, en cualquier manera que conviniera a sus propósitos. Algunos le describieron como si fuera un hombre de buen corazón, otros describieron a Jesús como un radical, justificando su propia actividad revolucionaria. La Biblioteca del Congreso tiene 17 000 libros en el archivo acerca de Jesús. Como punto de referencia, eso es el doble de lo que posee acerca de Shakespeare. Es obvio que Jesús Cristo es la persona más famosa en toda la historia pero, ¿cómo podemos estar seguros que la historia popular es la verdadera? Hemos soportado siglos y siglos de hombres como Jefferson cortando y agregando los trozos de la historia de Jesús de acuerdo con sus propias ideas y conceptos erróneos.

Pasaba así generación tras generación, inclusive la longitud de su pelo, el color de su piel y la interpretación de las doctrinas fundamentales que enseñó Jesús, añadiendo errores humanos. El Jesús del cual escuchamos hoy es a menudo personalizable, siempre cambiante, adaptable a las necesidades y los deseos de quien resulta estar predicando. Pero la Biblia dice, sin excepción, que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos y si ese es el caso, entonces deja de lado 2000 años de malentendidos y vamos ahora directamente a la fuente.

¿Quién fue Jesús? Detenido y llevado a juicio por una turba de judíos enfurecidos, le hicieron la pregunta a Jesús. El sumo sacerdote, furioso por la negativa de Jesús para responder a las acusaciones dirigidas a él, explotó diciendo: “Te pongo bajo juramento por el Dios vivo que nos digas si eres Cristo, el Hijo de Dios”. La respuesta de Cristo fue suficiente para encolerizar a las autoridades judías: “Usted lo ha dicho” (Mateo 26:63-64). Cristo anunció haber llegado como el Hijo de Dios, el Dios encarnado.

El autor CS Lewis tenía conocimiento que algunos verían esta afirmación y todavía elegirían, como Thomas Jefferson, qué partes de la historia, qué piezas de la filosofía de Cristo querrían seguir. En cuanto a este punto Lewis escribió: “Un hombre que no es más que un hombre quien dijo el tipo de cosas que Jesús dijo no sería un gran maestro moral. El preferiría ser un lunático al nivel de un hombre que dice que es un huevo escalfado o de lo contrario, sería el diablo del infierno. Usted tiene que hacer su elección, o este hombre fue y es el Hijo de Dios o de lo contrario es un loco o algo peor. Usted lo puede tomar como un tonto, usted puede escupir, matarlo como un demonio o puede caer a sus pies y llamarlo Señor y Dios. Pero no vengamos con ninguna tontería condescendiente acerca de que fue un gran maestro humano. Él no nos ha dado ese derecho. ‘Esa no fue su intención’”. ¡Esta es una cita significante de Lewis!

Jesucristo fue o un lunático, un mentiroso o el que hizo el universo. Esas son realmente las únicas opciones que tenemos. La mayoría de sus contemporáneos se quedaron con lo de loco y mentiroso. Cuando le dijo a una multitud que aquellos que creyeron sus palabras nunca saborearían la muerte, los judíos respondieron, “Ahora sabemos que tienes un demonio... ¿Por quién te haces pasar?” (Juan 8:52-53). Su respuesta final causó que los judíos cogieran piedras con la intención de matarlo. Él les dijo, “con toda seguridad os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy” (Juan 8:58). Ahora Jesús no estaba hablando con una gramática incorrecta, él mismo se declaraba Dios, con el mismo título que Dios usó en el Monte. Sinaí hablando con Moisés.

Hace siglos Moisés le había pedido a Dios, “Cuando me acerque a los hijos de Israel y les diga, el Dios de vuestros padres me ha enviado a ustedes, y me pregunten: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les diré?...” ¿Cuál fue la respuesta de Dios? “YO SOY EL QUE SOY, Dios respondió a Moisés. Y esto es lo que tienes que decirles a los Israelitas: YO SOY me ha enviado a ustedes” (Éxodo 3:13-14). Cristo estaba afirmando ser Dios y en contra a la creencia popular en ese entonces lo era.

He aquí por qué, el Antiguo Testamento está lleno de profecías acerca de un Mesías. Los judíos las conocían bien. Lo que no sabían era que no estaban destinadas a ser cumplidas todas al mismo tiempo.

Subyugados por el Imperio Romano la gente leía acerca de un poderoso rey que vendría para liberar a su pueblo de la opresión, mientras ignoraba las profecías acerca de un cordero llevado a la muerte que sería oprimido y humillado.

Cuando vieron los milagros de Cristo, la alimentación de una multitud con unos cuantos panes y peces, por ejemplo, su instinto les llevaba a tomarle y hacerle su gobernante. Pero cuando Jesús percibió que estaban a punto de venir y llevárselo por la fuerza y hacerle rey, otra vez se retiró solo a la montaña.

Convertirse en rey de Israel no era una parte de la misión de Jesús en ese momento. Él claramente dijo a su acusador, cuando fue llevado a juicio antes los romanos, “Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos, pero ahora mi Reino no es de aquí” (Juan 18:32). Pero momento después, confirmó: “Usted dice correctamente que yo soy rey. Para esto he nacido y para esto he venido al mundo” (Juan 18.37).

Cristo es un rey con un Reino que un día establecerá en esta tierra. Sus profecías son tan verdaderas como las que prometió en su primera venida como un sacrificio por los pecados del mundo. Pero los judíos, incapaz de verle a Cristo como un rey, lo crucificaron al que estaban esperando por siglos enteros. Jesús fue malinterpretado entonces y sigue siendo mal entendido hoy en día.

Ahora vamos a pasar el resto de este episodio hablando acerca de algunas de las cosas que hizo Jesús aquí en la tierra, lo que destruyó la idea popular de quién era y lo que hizo, pero sólo tenemos cierto tiempo para la discusión en un episodio.

Para entender realmente quién era Cristo y lo que él vino a hacer aquí, va a tener que mirar en las páginas de su propia Biblia.

Ahora hemos preparado un folleto que pensamos le va a ayudar a hacer precisamente eso. Este folleto se llama La verdadera historia de Jesucristo. Le encaminará, página tras página, a un entendimiento más profundo, de la vida de Jesús, tal como se lo explica en su Biblia, así como su vida, sus milagros, y su propósito. Examinaremos las palabras que dijo Jesús, y sus hechos a la luz de toda la Palabra de Dios. Usted puede obtener una copia gratuita de este folleto en español contactándonos en www.ucg.org/espanol o puede ir en línea y visitarnos en BeyondToday.tv. Así que llame, contáctenos para su copia gratuita de este folleto disponible en español. Ahora, como estamos también muy activos en los medios de comunicación social, se puede ir a Facebook y Twitter. Esperamos que también nos deje algunos comentarios sobre el programa con algunas preguntas que pueda tener.

Déjeme hacerle una pregunta, ¿se acuerdas cuando la sigla WWJD estaba en todas partes? En ingles significa “What Would Jesús do?” (¿Qué haría Jesús?) No se ve tanto ahora como antes, pero la gente en los EEUU llevaba pulseras, camisetas, gorras, y había carteles grandes pidiendo a todos “¿Qué haría Jesús?”

La idea era que podríamos seguir los ejemplos de Cristo de manera más eficaz, si nos detenemos y nos preguntamos lo que haría Jesús en cualquier situación dada. No es un mal método. Es importante entender bien y preguntarnos ¿Qué haría Jesús en tal o cual situación que estoy enfrentando?

Es una pregunta mucho más significante. Pero es importante también otra pregunta, la cual es: ¿Que hizo Jesús? En los próximos minutos vamos a echar un vistazo a algunas de las cosas que hizo que simplemente no encajan con el Jesús de quien nos han contado los demás.

Para empezar, Jesús siempre guardó el sábado. Muchos enseñan que Jesús vino a abolir la ley del Antiguo Testamento, específicamente el séptimo día sábado. Sin embargo, leemos en Lucas 4:16 la Biblia registra: “Y conforme a su costumbre, entró en la sinagoga el día de reposo, y se levantó a leer”.

Usted ve que Jesús tenía una costumbre, que es un hábito repetido de observar el sábado, el día de reposo semanal de Dios.

Gran parte del cristianismo tradicional sostiene que el sábado, día de descanso de Dios, se ha trasladado al domingo pero, ¿qué es lo que dice la Biblia? Usted encontrará que dice algo completamente diferente.

En varias ocasiones, Cristo fue impugnado por los judíos por la forma en que él observó el sábado. Los judíos habían añadido muchas tradiciones y rituales innecesarios a la ley que finalmente se convirtió en una carga pesada para el pueblo. Un día destinado por Dios a mejorar y enriquecer las vidas de aquellos que lo observan, se transformó en una triste y miserable tarea.

Un sábado, caminando Jesús con sus discípulos, estaban arrancando puñados de grano para comer mientras pasaban por un campo. Los fariseos vieron y estaban ansiosos por desacreditar al hombre que había sido un desafío a su autoridad de hierro sobre el pueblo y comenzaron a acusarlo de no guardar el día de reposo…” En ese momento habría sido un momento perfecto para Jesús, explicar que el sábado ya no era un requisito o que él estaba a punto de abolirlo en breve. En cambio, el que estableció el sábado en su momento, le dijo a sus adversarios lo siguiente: “El sábado fue hecho para el hombre, y no el hombre para el sábado, por lo que el Hijo del Hombre es Señor del sábado (Marcos 2:27-28).

Cristo estaba mirando fijamente a los ojos de los fariseos diciéndoles que ustedes no tienen derecho a decirle a la gente cómo mantener la ley de Dios. Yo soy el que dio la ley al hombre, en primer lugar, yo sé por qué se ordenó y cómo debe ser observado. Nada en sus palabras señala el sábado como si fuera obsoleto. El hecho de que vio la necesidad de cuestionar los fariseos acerca de cómo observarlo muestra que el sábado fue y sigue siendo una parte muy importante de la voluntad de Dios para con nosotros. No es una carga sino un don de Dios al hombre porque el sábado fue hecho para el hombre.

Otro aspecto de la historia de Cristo que choca con la imagen tradicional de este mensaje que trajo es el Reino venidero de Dios. Marcos registra el comienzo del ministerio de Jesús como la difusión de la palabra que: “¡El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca, convertíos y creed en el Evangelio!” (Marcos 1:15).

La Biblia enseña que el Reino de Dios será un Reino literal establecido en la tierra. Una profecía famosa y antigua del profeta Isaías dice que muchas personas vendrán y dirán: Venid y subid al monte del Señor a la casa del Dios de Jacob, él nos enseñará sus caminos y caminaremos por sus sendas porque de Sión saldrá la ley y de Jerusalén la Palabra del Señor. Él juzgará entre las naciones y reprenderá a la gente. Convertirán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en hoces. No alzará espada nación contra nación ni se adiestrarán más para la guerra” (Isaías 2:3-4).

Lo que está descrito aquí no es posible si el Reino de Dios es sólo una regla simbólica o un sentido sentimental en los corazones de los pueblos. Se trata de un Reino literal y tangible que Dios se compromete a establecer en esta tierra, gobernada por Cristo y sus santos.

Una de las muchas parábolas de Jesús fue utilizada para ilustrar que su reinado implicaría un Reino literal en el mundo físico, así como en el reino espiritual. Él dijo otra parábola, porque estaba cerca de Jerusalén y porque pensaban que el Reino de Dios se manifestaría inmediatamente.

La gente que vemos aquí conocía las Escrituras y buscaba el establecimiento del Reino de Dios en Jerusalén como el centro del gobierno sobre las naciones, así como los profetas habían predicho. Entonces Jesús explicó de esta manera, y dijo: “Un noble se fue a un país lejano, para recibir un reino y regresó…” (Lucas 19:12). Jesús, representado por el noble en la parábola, enseña que mientras él estaba ausente en el cielo por un período indeterminado de tiempo, que sus sirvientes continuarían donde estaban en la tierra haciendo la Obra del Señor. Entonces cada siervo fiel sería recompensado con un puesto de gobernante sobre muchas cosas. El Reino de Dios fue y sigue estando al alcance de la mano.

El Evangelio es las buenas noticias de este Reino que Cristo predicó en esta tierra y que sigue predicando a través de su iglesia de hoy. Aquellos que se arrepienten y siguen las enseñanzas de Jesús, el verdadero Cristo Jesús, tendrán la oportunidad de servir junto a él cuando se establezca el Reino de Dios en esta tierra.

Son grandiosas noticias, es la historia de la Biblia. Hemos cubierto mucho terreno en el episodio de hoy, pero la historia de Jesucristo es un poco más de lo que puede cubrirse en una media hora. Así que de nuevo me gustaría animarlos a solicitar o descargar el folleto gratuito que estamos ofreciendo hoy, La verdadera historia de Jesucristo. Este folleto le ayudara a entender las escrituras de su propia Biblia. Lo ofrecemos como un acompañamiento para la búsqueda de la verdad en las páginas de su Biblia, la Palabra misma de Dios.

¿Cuáles profecías cumplió Jesús? ¿Realmente tenía el pelo largo? ¿Cuál es el Evangelio que él vino predicando? ¿Abolió la ley del Antiguo Testamento? ¿Era realmente quien decía ser? Y lo más importante, ¿qué significa para usted su nacimiento, su vida y su muerte? Todas estas y otras preguntas son contestadas en las páginas de este folleto.

Vamos a dialogar en detalle con nuestro panel de Beyond Today, pero antes de hacerlo, quiero mostrarle nuestra publicación central, la revista Las Buenas Noticias en español. Esta revista contiene artículos importantes acerca de cómo dar sentido a las noticias del mundo confuso de hoy. Encontrará artículos sobre Jesucristo, su vida y su misión. Es por eso que necesitan su suscripción gratuita a Las Buenas Noticias que le va a ayudar con estas respuestas y muchas más. Contáctenos en www.ucg.org/espanol o puede visitarnos en línea en el sitio web BeyondToday.tv donde se puede ver también decenas de capítulos anteriores de Beyond Today y los comentarios de nuestro semanario Beyond Today.

Vaya en línea a BeyondToday.tv o contáctenos para su suscripción gratuita a la revista Las Buenas Noticias en español y también no se olvide de su copia gratuita de este folleto, La verdadera historia de Jesucristo y mientras estás en línea, no se olvide de seguirnos en Twitter o vaya a nuestra página de Beyond Today en Facebook. Regístrese para las dos cuentas de los medios de comunicación social y déjenos allí una pregunta o un comentario sobre el programa.

Me acompañan ahora con nuestro panel de Beyond Today, Steve Myers y Gary Petty para hablar más sobre este tema tan importante de Jesucristo, el hombre que nadie conoce. Señores, gracias por estar con nosotros en el programa de hoy. ¿Fue Jesús un impostor?

[Gary Petty] Usted sabe Darris, hay un montón de pruebas de que existía como un ser humano. La verdadera cuestión es si ¿él es quien dijo que era? Porque si Jesucristo no es el Cristo, si Jesús de Nazaret no es el Cristo, si él no es quien dijo que era, entonces era un mentiroso, y realmente no importa nada de lo que dijo, y no existe tal cosa llamada cristianismo. Así que, ¿es él quien dijo que era? Sus discípulos, la gente que lo conoció en ese siglo primero después de Cristo le creyeron hasta que murieron para proteger la creencia de que él era verdadero. Fueron testigos dispuestos a morir, y mártires, confesando que Jesús era el Cristo.

[Steve Myers] Sí, de ninguna manera él era un impostor. Si usted ve los aspectos históricos de la vida de Cristo, puede demostrar yendo más allá de una sombra de duda de que él existía y él fue quien dijo que era. Observe, si usted utiliza Google y escribe “Jesucristo y la evidencia histórica” obtendrá página tras página tras página de los historiadores que registraron su vida. Hay recursos adicionales fuera de la Biblia que comprueban eso. Así que hay muchas fuentes que se pueden usar. De hecho una de las enseñanzas de Cristo es que se les conoce por sus frutos. Bueno, ¿cuál fue el fruto de la vida de Cristo? Quiero decir, él tuvo un impacto increíble en el mundo aunque la gente no lo esté siguiendo a él exactamente.

[Darris McNeely] Hay 17 000 libros que se han escrito sobre él.

[Steve Myers] Exactamente. Es un número increíble. Entonces, ¿vivió Cristo? ¿Existió Cristo? ¿Predicó él? Absolutamente, no hay duda. Claro que la gente está haciendo cosas diferentes de acuerdo a sus enseñanzas y esa es una cuestión totalmente diferente, pero lo de que él existe y fue el que dijo que era, absolutamente, no cabe duda.

[Darris McNeely] ¿Sabes, Gary? Tú mencionaste que los del primer siglo fueron y dieron sus vidas por Jesús y lo que él enseñó. Pero, ¿qué pasa con nosotros hoy en el siglo 21? ¿Cómo podemos decir y estar seguros de que Jesús fue lo que dijo que era?

[Gary Petty] Hay un cierto aspecto de fe en ello, pero usted empieza yendo a los Evangelios. Los cuatro Evangelios fueron escritos por testigos, personas que realmente vieron a Jesús, o que registraron los eventos del primer siglo, que conocieron a personas que lo vieron. Vaya allí, lea esa información, le pide a Dios que le ayude a comprender toda la información, y allí es donde descubre la verdadera persona de Jesucristo.

[Steve Myers] Es interesante en la manera que usted lo pone. Cuando se mira a los mismos escritores, la franqueza de su escritura y lo cerca que estaban a los acontecimientos que en realidad sucedieron, se nota que no hubo un lapso largo de tiempo entre el momento en que los apóstoles escribieron los Evangelios y la vida de Cristo. Muchos otros escritores históricos no son así, sino tienen un lapso largo. Están exactamente bien conectados entre sí porque estaban vivos cuando él estaba vivo y eso es una verdad vital. Puede confiar en lo que ellos creían, ellos estaban allí, fueron testigos de la época. Vivieron la historia.

Una de las cosas interesantes es sólo los manuscritos en sí. Algunas personas dicen que no se puede creer la Biblia porque es antigua, que no tenemos registros muy buenos.

Tienen todas estas dudas en cuanto a si es legítima o no. Bueno, pero la mayoría de la gente no se da cuenta el hecho de que el Nuevo Testamento es uno de los documentos más registrados de todos los siglos. Sólo el número de manuscritos del Nuevo Testamento es fenomenal. Hay más de 3000 documentos griegos del Nuevo Testamento. De hecho, 13 000 partes y piezas se han encontrado y se saben que todos corresponden. Las discrepancias en los documentos son menos del 1%. ¡Menos del 1%!

[Darris McNeely] Así que, ¿todos dicen lo mismo?

[Steve Myers] Todos dicen lo mismo. Pero lo que la gente no se da cuenta es que en cuanto a La Ilíada de Homero, como cinco por ciento de la Ilíada se discute, y dicen que no pueden igualar los documentos. O hablando de los escritos de Platón, hay algo así como siete manuscritos. Así que, ¿cuál de ellos podría ser el más confiable: La Ilíada de Homero, Platón o el Nuevo Testamento? Bueno, el Nuevo Testamento es mucho mejor documentado. Usted puede confiar en él.

[Darris McNeely] Así que, ¿tenemos un retrato preciso de Jesús de los Evangelios, los escritos son exactos? ¿Qué pasa con estos llamados “evangelios gnósticos” o los “evangelios perdidos”? que cuentan algunas variaciones de la historia de Jesucristo que han venido a la luz y son más discutidos, me parece, en los últimos años. ¿Tienen validez? ¿Realmente añaden a la historia?

[Gary Petty] Cuando nos fijamos en los cuatro evangelios en el Nuevo Testamento, los expertos coinciden en que fueron escritos por personas que fueron testigos de Jesús o por personas que recibieron historias de los que estaban con Jesús. Usted ve que tenemos una historia que estaba muy cerca de los acontecimientos reales. Los otros “evangelios” contrahechos fueron escritos en el siglo II, incluso hasta en el siglo III. Ellos no fueron escritos por testigos oculares.

[Darris McNeely] Así que, ¿fueron escritos más de 200 años después de su vida?

[Gary Petty] Y la mayoría de ellos son gnósticos, en otras palabras que vienen de una rama, otra rama de la religión llamada los Gnósticos y son muy diferentes en su intención. Por ejemplo, el evangelio de Judas. En ese evangelio, dice que Judas fue un hombre bueno, el que traicionó a Jesús. ¡Imagínese! Así que estos evangelios fueron escritos después, no tienen nada que ver con la exactitud histórica.

[Steve Myers] Si, hablando solamente de la validez, no existe ninguna evidencia para mostrar que estas deben ser una parte de la Biblia misma. Simplemente no existe. Así que por eso están fuera de la Biblia. No se incluyen en la Biblia porque la fiabilidad es muy cuestionable. Así que tienen que escudriñar las pruebas reales en la Biblia, y los manuscritos antiguos y la forma en que todos coinciden para entender que la verdad está en los evangelios bíblicos originales.

[Darris McNeely] Bueno, yo sé que hay un gran interés en el mundo académico y salen en los libros populares que creo que realmente causa confusión entre las personas. Me gusta una frase que utilizó Gary: “tomar un paso para entrar en el evangelio” que realmente nos lleva a un pensamiento. ¿Qué es lo que espera Cristo que hagamos y lo que Dios espera de nosotros una vez que entramos en el Evangelio? Hay suficiente allí para toda la vida. ¿Qué espera de nosotros que hagamos con el Evangelio?

[Gary Petty] Usted sabe que yo digo esto a menudo: El cristianismo tiene suficientes creyentes. Lo que quiere Jesucristo son discípulos dedicados. La idea del discipulado es que tenemos que imitar al maestro. Usted vive su vida tratando de imitar al maestro y tiene que ir a los Evangelios. Lo que encontrará allí, lo que se descubre es exactamente cómo Jesucristo quiere que lo imiten. Así que eso es lo que tenemos que hacer, tenemos que ir a los Evangelios, tenemos que estudiar, tenemos que hacerlos parte de nosotros y seguir a nuestro Maestro.

[Steve Myers] Hay un ejemplo interesante en la Biblia donde Pablo estaba hablando con uno de los líderes y después de este largo debate, finalmente, el líder dijo, “así que casi me convenció de ser cristiano”. Podemos mostrar todas las pruebas, podemos hablar de todos los manuscritos, podríamos hablar de todas estas cosas, pero la gente tiene que interesarse en ello por sí mismo. Tiene que mirar en él por sí mismo y ver las pruebas.

Cristo dijo: sígueme. Es probablemente una de las frases más comunes que dijo una y otra vez. Fue el ejemplo perfecto. Él nos mandó imitarle, a seguir las cosas que dijo y lo que enseñó, y aprender de ellas. Y eso es lo que tenemos que hacer. Así que hay una medida de fe que usted ha mencionado antes, y el aspecto de probarlo por nosotros mismos. Debemos tomarlo en serio y darnos cuenta de la naturaleza imponente de Cristo y las tremendas verdades espirituales que él enseñó.

[Gary Petty] Pero sabe que la mayoría de los cristianos se sorprendieron al ver lo que Jesús enseñó.

[Darris McNeely] Bueno, nos referimos al sábado que es uno de los puntos claves. También una parte fundamental de su mensaje es la enseñanza de que él va a establecer su Reino en esta tierra. ¿Por qué otra cosa podemos estar sorprendidos?

[Gary Petty] Que él no vino a destruir la ley, sino que vino a magnificar la ley del Antiguo Testamento. Las profecías del Mesías dijeron que lo iba a hacer.

[Steve Myers] Bueno el pasaje en el libro de 1 Juan dice que debemos caminar como Cristo caminó. Usted sabe, lo que dijo que haría Jesús y debemos seguir su ejemplo. Entonces, ¿qué hizo él? ¿Cómo vivió su vida?

Es una frase interesante, ya que no dice imaginar a Cristo en su gloria celestial en este momento, sino que nos señala a la época en que caminó sobre la tierra. ¿Cómo lo hizo en vivo?, ¿cuál fue su ejemplo? La mayoría de las personas no se dan cuenta lo que era su ejemplo. Vale la pena estudiarlo, para averiguarlo. ¿Cuál fue la enseñanza de Cristo sobre el sábado? En cuanto a la verdad del mensaje evangélico, ¿cuáles fueron sus enseñanzas? ¿Qué fue todo eso? Mire dentro de la Biblia, y usted puede encontrar algo totalmente diferente de lo que pensó durante su vida entera.

[Darris McNeely] Otras escrituras hablan de Jesús como nuestro hermano mayor, de nuestro sumo sacerdote, nuestro Rey que viene pronto. ¿Cómo podemos realmente llegar a conocer al Jesús de la Biblia? ¿Cómo podemos realmente empezar a caminar con él?

[Steve Myers] Tiene la oportunidad de conocer a Cristo del mismo modo que para conocer cualquier otra persona: pasar tiempo con él, leer su palabra, estudiar sus enseñanzas, y hay que comunicarse con él. Tienes que orar, hay que desarrollar una relación estrecha, no es sólo “conozca al Señor y será salvo”.

[Darris McNeely] Esa es la parte emocional. Tiene que ir más allá, a la parte práctica.

[Steve Myers] Así es, es una relación personal y práctica. No es solo un dicho, sino en realidad es desarrollar un lazo estrecho con su Creador.

[Darris McNeely] Bueno, espero que le hayamos dado a nuestra audiencia algunas medidas para conocer a este Hombre que mucha gente no conoce, pero que puede ser conocido. Déjame preguntarte esto, ¿qué pasaría si las palabras que escribió usted y las instrucciones que dio fueron mal citadas, ignoradas y alteradas por completo? ¿Qué pasaría si el mensaje que trajo y explicó detenidamente fue cambiado y reinterpretado en otro mensaje y otra enseñanza? ¿Qué pasaría si usted no podría reconocer a la organización que fundó para llevar a cabo su trabajo? Piense en ello, y pregúntese cómo cumple con las enseñanzas y mandamientos de Cristo.

¿Está usted entre los que pretenden seguir los pasos de Jesús de Nazaret, pero en realidad siguen las tradiciones humanas y fábulas? Aquellos que dicen predicar y enseñar en el nombre de Jesucristo deben hacer frente a estas preguntas difíciles que hemos presentado hoy en día. ¿Conoce usted al verdadero Jesús? ¿Conoce usted lo que él enseñó, lo que él practicaba, lo que dejó como una comisión a sus seguidores? Si va a ser su discípulo, entonces necesita entender lo que él espera que haga hoy.

En este programa, les hemos propuesto algunos conceptos sorprendentes. Considérelos a la luz de lo que la Biblia dice y decida lo que hará.

Cuando quiera entender más sobre su futuro, recuerde este programa y mire Beyond Today.

Gracias por su atención.

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading