Ser un discípulo - Parte 2

Versión para impresora

¿Cuántos proyectos has comenzado y nunca terminado? Convertirse en discípulo requiere que calculemos los costos.

See video

Opciones de descarga [Para descargar: click derecho/guardar como]
Audio
Audio MP3

[Darris McNeely] ¿Alguna vez has iniciado un proyecto que no has terminado? Hay algo alrededor de tu casa, un proyecto, trabajo que tu esposa, tu esposo quiso terminar pero, ¿no lo han completado? Probablemente sí. Todos nos hemos encontrado a veces con eso en el pasado.

En Beyond Today, he comenzado una serie llamada Ser un discípulo observando lo que la Biblia nos dice a cerca de convertirse en un discípulo de Jesucristo. Es un gran tema. Es un tópico significativo, quizás uno de los más importantes que podríamos dominar en nuestras vidas.

La última vez hablé del hecho de que un discípulo es realmente un estudiante o aprendiz. Lo cubrimos. Y es un proceso permanente llegar a convertirse en un discípulo, pero la palabra realmente no significa nada más difícil que ser un estudiante o aprendiz, sentarse a los pies de un profesor y aprender lo que esa persona tiene que enseñar e impartir acerca de ese tema. Ciertamente sentarse a los pies de Jesús y aprender sobre Dios, la vida eterna, todos los asuntos en los que nos toca vivir hoy en día es un proceso permanente para convertirse en discípulo.

En la enseñanza de Jesús, hay una escritura que él dijo sobre convertirse en discípulo y deberíamos aplicar en nosotros ese proceso y probablemente aprender y pensar. Cristo hablaba de comenzar como un discípulo, pero calculando el costo, asegurándose que tenemos lo suficiente para comenzar.

En Lucas capítulo 14, Jesús lo expresa en detalle y es un pasaje que regularmente recuerdo y también enseña a otros. Jesús se volvió a las multitudes que lo seguían con sus discípulos en el versículo 26 de Lucas 14, y dijo: “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo”. En otras palabras, poner primero a Cristo requiere que todo lo demás, incluso nuestra propia vida, tenga una relación secundaria con el fin de convertirnos en un discípulo. Vuelve a decir, “El que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo”. Segunda vez que lo menciona en este pasaje. La cruz es un símbolo de nuestra carga de responsabilidad en nuestra vida. Si aceptamos esta vida y andamos su camino para convertirnos en discípulo, será un desafío – gratificante – pero será algo en lo que tendremos que pensar – él continúa, “¿Quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar” (Lucas 14:25-30). Como todos los otros proyectos que tal vez hemos iniciado con buenas intenciones, las resoluciones que podríamos haber hecho y que no hemos terminado porque no calculamos el costo.

No consideramos lo que tarda en cumplirse el objetivo de llegar a convertirse en discípulo de Jesucristo. Eso es lo que él está señalando aquí. Eso es lo que él nos anima a recordar y pensar.

Convertirse en un discípulo de Jesucristo es probablemente el punto central en toda nuestra vida y nuestra relación con Dios. Y es un proceso permanente de aprendizaje como un estudiante a los pies de Cristo de lo que se trata la vida eterna. Pero antes de comenzar, tenemos que calcular los costos porque si no consideramos todo lo que se involucra, lo que tendremos que sacrificar, lo que tendremos que comprometer en nuestra vida, nuestro tiempo, nuestra energía, entonces no tendremos suficiente para acabar y podríamos terminar siendo este ejemplo que él utilizó – aquellos que vieron y se burlaron porque realmente no consideran ni calculan los costos.

Ser un discípulo es el negocio más importante. Calcula los costos y considéralos.

Esto es BT Daily. Nos vemos la próxima vez.

© 1995-2017 Iglesia de Dios Unida, una Asociación Internacional | Política Privacidad | Terminos de Uso

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso está prohibida.
Toda la correspondencia y las preguntas deben ser enviadas a info@iduai.org. Envíe preguntas sobre el funcionamiento de este sitio Web a webmaster@iduai.org.

Note que aunque este sitio Web es en español, existen servicios y documentación sobre productos que actualmente no se ofrecen en español. Algunos servicios y correspondencia, incluyendo documentos importantes relacionados con la privacidad, terminos legales, ciertos números de teléfono, páginas del sitio y otras comunicaciones por Internet, pueden estar disponibles solo en inglés.


X
You may login with either your assigned username or your e-mail address.
The password field is case sensitive.
Loading